.

Acabo de ver las imágenes de los graves incidentes ocurridos durante el Festimad. ¿Cómo explicar mis sensaciones en pocas palabras al contemplar lo acaecido? ¿Asco? ¿Vergüenza ajena?

No quiero explayarme sobre este asunto. En primer lugar, quisiera entender cómo no se les puede caer la cara de vergüenza a los organizadores de Festimad y a todos los que los apoyan, es particular todos los periodistas de la prensa especializada que han elogiado la organización (pasada y presente) del festival por la entrada gratis y el acceso a zonas restringidas (privilegios que sólo disfrutan ellos). Desde hace bastante da risa comparar los comentarios de muchos “expertos”, invitados por la organización de Festimad, con los de las personas de a pie, que, a través de otros medios, expresan su opinión sobre la forma de organizarse el festival. Y el ejemplo perfecto de la filosofía de los responsables del evento lo tenéis en lo ocurrido. Dicho esto, igual de bochornoso es el comportamiento de las personas partícipes en los disturbios. Qué bonito, ¿verdad? Deberíamos tomar todos ejemplo, y cada vez que nos cabreásemos, optar por la solución más destructiva posible. Hay una diferencia entre dar un golpe de rabia a una puerta y el vandalismo. Aunque siendo sinceros lo que más me fastidia es la hipocresía de la gente. Toda esa actitud neo-hippie de “buen rollito” y diversión, que no dudan en mandar a hacer puñetas en cuanto las cosas no son como esperan. Muy maduro todo ello. Eso, y el tufillo que va a empezar a desprender España (y Madrid en particular), que estoy convencido atraerá a muchos más artistas (insertar sarcasmo aquí).

Bueno, esa es la sensación que me deja. Cabreo generalizado. Con todos. Supongo que tendré que salir a destrozar algo, que es lo moderno.

1 comentarios.

Añadir un comentario

  1. 1.

    Festi-Mad
    Un par de enlaces a ese curioso experimento cient?fico llevado a cabo el fin de semana pasado, donde un pu?ado de m?rtires de la ciencia buscaron la correlaci?n entre apedrear coches y acelerar el normal paso del tiempo: Por JJ y galdecoa.