.

A continuación, un banner visto en Guitar World:

Cuando lo vi me chocó un poco. Y no es por el mensaje en sí: aprender a tocar un instrumento para bajar bragas me parece una motivación tan válida como cualquier otra. Personalmente, veo más razonable que eso sea una consecuencia colateral, y no la finalidad en sí, pero bueno, cada cual con sus razones.

En todo caso, lo que me incomoda es el hecho de que el mundo de la guitarra esté tan fuertemente estereotipado. Y eso que yo estoy en lado “beneficiado”. Sea este otro ejemplo, también de Guitar World. A mí el contenido no me molesta en absoluto (más bien lo contrario), pero sí que me fastidia que parezca que, para que te gusten las guitarras, tengas que tener un nivel de testosterona considerable. Yo preferiría ver a más mujeres tocando la guitarra sin que sea necesariamente porque la lencería les quede muy bien.

Hace tiempo ya hice una pequeña mención al tema, es algo a lo que no me acostumbro, y siempre me sorprenderá un poco. De todas formas, siendo un aficionado a los comics, los ordenadores y ciertos tipos de música, tengo todas las papeletas para que en los sitios por los que me muevo haya, como mucho, una mujer por cada cinco hombres.

En fin, mi conclusión es: quiero más mujeres en mi entorno y con mis aficiones. Llamadme raro, pero así son las cosas, me gustan las mujeres. Qué se le va a hacer.

4 comentarios.

Añadir un comentario

  1. 1.

    ¡Hola!

    Gracias por el post, me hace ilusión que alguien se queje de los estereotipos a los que tiene que enfrentarse en su entorno. No te lo digo sólo por una reivindicación feminista (que también, a mí me jode que los del marketing asuman directamente que los interesados en tocar la guitarra tienen que ser hombres), sino porque yo vivo en el lado contrario al tuyo y me siento igual de incómoda. Esta semana he tenido que ir a dos presentaciones, una de HP y otra de la Caixa. En las dos las mujeres éramos menos del 10% del público (es decir, en una éramos 2 y en la otra, 3). Curiosamente, en ambas las conferenciantes eran mujeres, pero no creas que eso ayuda. Yo estoy acostumbrada a moverme en un mundo de hombres, pero me gustaría que fuera distinto.

    Sólo por ser mujer, cuando hablo de mi profesión o de música, no me suelen clasificar, pero sé que si fuera un hombre sí me pasaría (me imagino la cara de “ah, tú debes de ser un friki de ésos”). Me dicen que soy rara, eso sí, pero sin más concreciones. Queda mucho camino por recorrer para eliminar estereotipos, lo digo en todos los sentidos, pero no creo que sea fácil cuando son cosas tan asentadas en la sociedad. Por eso tu entrada se agradece aún más.

    Y te diré que si no fuera musicalmente inútil a todos los efectos de interpretación, me pondría ahora mismo a aprender a tocar la guitarra. 😀

    Besos.

  2. 2.

    La “excusa” para no tocar la guitarra no cuela, que yo tampoco tengo ningún talento y a base de práctica algo sé hacer ya ;P.

    De todas formas, es una situación triste la de la discriminación (en el sentido de diferenciación: esto es de chicos, esto de chicas), porque salimos perdiendo todos. Pero como tú dices, el asunto no es trivial de solucionar. Habrá que tener empeño y paciencia.

    En fins, esperemos que las cosas cambien a mejor cuanto antes.

  3. 3.

    bueno yo soy una gran prostituta malnacida que mi novio escribo y se llama didi es una mujer que me la e cojido 20 veces con un pico postiso y una vez llamamos a un gigolo para que se la chimara y que dijieran que yo la habia dejado embarazada y ahorita le estoy agarrando lan vagina te amo.

  4. 4.

    […] como guitarrista representan lo que hecho en falta en el mundo de la guitarra eléctrica desde hace tiempo. Por lo menos parece que de un tiempo a esta parte las mujeres al frente de grupos jebis y […]