.

Ojeando las noticias de Blabbermouth del último mes me encuentro la siguiente declaración de Mille Petrozza (Kreator [wiki]), tomada a su vez de The Metal Forge:

On the digital age of music downloads and file-sharing programs:

“I don’t know, really. I mean, we never really had to experience any major? all the ‘downloading kills the music,’ which I think is total bullshit because people are just checking out music online and if they want it they buy the album, y’know? It’s almost like listening to the radio but you can control the radio. Of course there are a couple of people that’ll never buy an album anyway that will download and steal the music. I doubt that those people would’ve have bought an album anyways. Back in the early days, they probably would have recorded it to a tape or something. I don’t really think it hurts anything. If anything, it just helps the music to become more popular.”

Uno de los argumentos más usados/abusados por los que “defienden los intereses de los músicos y la industria discográfica” es la pérdida de ganancias. Es incuestionable que habrá gente que dejará de comprar discos, igual que algunos dejamos los vinilos de lado frente a los CDs. Eso supone una reducción de los beneficios, en un proceso que irá a más, dado que los cambios tecnológicos forzarán el cambio de modelo de negocio.

Sin embargo, decir que cuando alguien se descarga una canción/un disco sin comprarlo se ha producido una pérdida es, a mi entender, falso en la mayoría de los casos. El ejemplo que pone el señor Petrozza me parece muy válido para ilustrarlo.

Pero supongo que aquí cada uno argumenta lo que le conviene. Entre tanto, tendremos que seguir soportando a toda clase de engendros de la industria musical mientras clamamos al cielo:

Chuck Norris… ¿por qué nos has abandonado?

2 comentarios.

Añadir un comentario

  1. 1.

    Cuanta razón tiene el de Kreator!

    Venga Gonzo, nos vemos en breve por el Delta, hastaluego!

  2. 2.

    te dejo por akí una curiosidad que si bien no la has visto… muy curiosa es!

    jhonny b. goode versioneada por los suaves y canturreada por el Yosi, el José Carlos Molina de Ñu, el Fortu de Obús y aparece el Rosendo al principio del vídeo que sale despavorido a ver lo que se avecinaba. Hasta ahí todo puede ser normal y no especialmente llamativo, si no fuese porque también está cantando (sale durante toda la canción)… el Bruce Dickinson!!!!! y previsiblemente con un buen pedo, aunque no el único, que en esa fiesta lleva el personal una buena cogorza!

    hastalué!