.

Esta semana toca empezarla recapitulando el concierto del viernes pasado.

Como era de esperar, la hora de adelanto con la que llegué a La Riviera no me proporcionó ningún sitio privilegiado en la cola, pero podría haber sido peor. Sobre todo si se tiene en cuenta que a la hora de apertura de puertas la cola se extendía a lo largo del paseo de la Virgen del Puerto, y resultaba difícil distinguir su final. Hasta donde yo sé, sólo se habilitaron dos puertas para dejar pasar a todo el mundo, con lo que no sé si todos los que estaban esperando llegaron a ver la actuación de los teloneros desde el principio.

De los suecos Astral Doors [info] no había escuchado nada previamente, pero después de concierto me aseguraré de escuchar más de su material. Aunque, según dicen, las comparaciones son odiosas, creo que no les hago ningún desprecio si digo que su música me recuerda mucho a la de Dio [wiki], fundamentalmente por el estilo de heavy melódico y, sobre todo, la voz del cantante.

Con todo, sí sería una falta de respeto darles crédito únicamente por sus reminiscencias a uno de los grandes. Astral Doors dieron un buen espectáculo musical por méritos propios, con un repertorio que a mí me resultó muy adecuado. Valga para respaldar esta opinión el hecho de que, sin conocer su música, recuerdo la mayor parte de las canciones que tocaron, y que me he molestado en buscar en su discografía. Su actuación comenzó con “Black Rain”, seguida de “Bride Of Christ” y “Tears Of The Titan”. Un sólo de teclado entre canciones precedió, si no recuero mal, a “Time To Rock”, una de las canciones que a mí más me recordaron a la música de la carrera en solitario de Dio. Después tocaron el tema homónimo al disco al que pertenece la canción anterior, “Evil Is Forever”, antes de pasar a “London Caves”, un tema de su último disco, y “Of The Son And The Father”. Su concierto terminaría con “Hungry People” y “Cloudbreaker” (una canción con clarísimas infuencias de Rainbow), dos temas excelentes para cerrar una buena actuación.

Normalmente, antes de mencionar las canciones me hubiese molestado en comentar el sonido del grupo, pero en esta ocasión, salvo que los niveles de guitarras y bajo estaban un poco bajos para mi gusto, no tengo mucho que decir. En conjunto el grupo sonó bien, y consiguió una buena participación del público. Mi recomendación personal es que, los que vayan a ver a Blind Guardian [wiki] intenten no perderse su actuación, porque realmente merece la pena. Si en un futuro próximo hacen su propia gira haré lo posible por verles otra vez en directo.

En esta ocasión no hubo que sufrir retrasos en el comienzo de la actuación principal. Aunque hubo gente que se impacientó, poco después de las 21:00 empezó a sonar el corte “War of Wrath”, acompañado por un público que se veía estaba dispuesto a dar guerra. A su vez, comenzar el concierto con “Into The Storm” me pareció toda una declaración de principios.

El sonido del grupo fue bastante bueno, y permitió el lucimiento de los “actores” principales (sin desmerecer las labores de Oliver Holzwarth y Michael Schüren), entre los que destacó Frederik Ehmke, el nuevo batería. Tenía mucho que demostrar (teniendo en cuenta a su predecesor en el grupo) y creo que probó que es la persona adecuada para el trabajo. Las guitarras de André y Marcus tuvieron un sonido perfecto, y resultó impresionante ver la precisión en la ejecución de todos los temas. A Hansi se le notó algo más forzado, y aprovechó cada momento de descanso para calmar su garganta con algo de beber, y utilizó su voz más suave en algunas partes especialmente exigentes para poder mantener el tono. A nivel técnico hay que destacar también el juego de luces y la proyección de imágenes que acompañaron a varios temas, que supusieron una gran adición al espectáculo.

Las dos horas de concierto cubrieron un repertorio espectacular, que sólo es posible teniendo un catálogo de canciones de alta calidad y tan extenso como es el de Blind Guardian. Los temas más antiguos, como “Valhalla” o “Majesty” (este último fue solicitado por el público y tocado a la perfección por el grupo) tuvieron una acogida magnífica, y fueron disfrutados plenamente. “Welcome To Dying”, un tema que tenía grabado en cinta y no podía dejar de escuchar antes de saber incluso quienes eran Blind Guardian, fue otro de los temas clásicos incluidos en el repertorio.

Tengo que decir que la participación del público fue otro de los puntos más positivos de la noche. Todos los temas contaron con los coros de los asistentes y el grupo parecía muy satisfecho con esta ayuda. Incluso los tres temas que tocaron de su último disco (“Fly”, “This Will Never End” y “Another Stranger Me”) fueron acompañados por el público con entusiasmo. Evidentemente, las palabras de Hansi entre canciones (alguna de ellas en un castellano muy “popular”) ayudaron mucho a crear ese ambiente.

Del “Imaginations From The Other Side” pudimos disfrutar varios temas: “Born In A Mourning Hall”, “The Script For My Requiem”, “A Past And Future Secret”, “Bright Eyes” e “Imaginations From The Other Side”. Impresionantes todas. El tema del nombre del disco cerró por segunda vez el grueso del concierto, en el que se habían oido otros dos temas del “Nightfall in Middle-Earth”: “Nightfall” y “Time Stands Still (At The Iron Hill)”. También pudimos disfrutar del impresionante “And Then There Was Silence”, único tema de la noche de “A Night At The Opera”.

Evidentemente el concierto no podía terminar sin dos temas ineludibles en los conciertos de Blind Guardian. “Bard’s Song (In The Forest)” fue la única canción del “Somewhere Far Beyond”, y en ella Hansi pudo descansar su voz, ya que el público se encargó de cantarla. Finamente, como era de esperar, “Mirror Mirror” cerró el concierto del grupo, terminando así a las 23:00 pasadas.

Tras dos horas de concierto, yo hubiese aguantado dos horas más, de no ser porque la sala (que, aparentemente, copó el aforo) estaba hasta arriba de gente y, a pesar de lo cómodo de mi lugar, ya empezaba a ser algo molesto. Como ya me he quejado en ocasiones anteriores del tema de las salas en Madrid, esta vez voy a arremeter contra otra cosa: el precio de las mercaderías. No sé de quién sería la decisión de poner camisetas a 30 y 40 euros, pero no me parecen precios muy accesibles. Si ya me costaba entender como se venden camisetas a 25?, estos precios ya me parecieron descabellados. Pero bueno, supongo que habrá gente que pueda permitirse comprárselas. En todo caso, como yo sabía de antemano que no iba a comprar esa clase de artículos, realmente no tengo nada de que quejarme.

Y eso es todo. Un concierto realmente satisfactorio.


Blind Guardian – Mirror Mirror (Live @ Blind Guardian Festival) [05m14s]

0 comentarios.

Añadir un comentario