.

Lo mejor de los conciertos de Faux Filet no es el páramo adolescente del señor O’Riley, ni que se atrevan a quebrantar la ley con Judas Sacerdote. Tampoco es por verles arder bajo los focos de Chill Bill, ni por el olor húmedo y podrido que alguien desprendía, ni por ver que e definitiva son humanos pero precavidos, y por ello algunos siguen sin saberse la letra pero la llevan preparada para el momento oportuno. No son estas ni otras 12 o 13 cosas de fabricación casera, importadas de los momentos de pánico, o tomadas de otros grupos que ocurrieron entre las 23:00 y las 00:15. Ni siquiera, y fijaos lo que os digo, es por tener el placer de volver ver a toda esa gente encantadora con la que no suelo tener contacto por mi vida ermitaña.

No señor.

Lo mejor de los conciertos es aprender que una mandolina no es una bandurria.

Y me voy a la cama a soñar con mandolinas.

2 comentarios.

Añadir un comentario

  1. 1.

    Muchas gracias por tu presencia y comentarios, Mr. Sandman.

    Me alegra que el concierto haya cumplido, con creces, con su cometido, y ejecutar todas esas canciones han sido todo un placer para nosotros. También nuestras expectativas se cumplieron con una sala pequeña, pero bien repleta 🙂

    Creo que tienes a Faux Filet bien cubierto y me alegra que, dentro de lo ermitaño que te consideres, aproveches nuestros conciertos para reencontrarte con la misma gente cojonuda con la que nos reencontramos nosotros.

    A seguir así!!!