.


No es tan elegante como el concepto del post anterior pero es igualmente ingenioso. Una idea digna de Les Luthiers. A las pruebas me remito.

0 comentarios.

Añadir un comentario