.

A recent experiment in Japan tested the power of music to send us into a deep slumber.

Será por el comienzo de la jornada intensiva y la inevitable falta de sueño hasta que me ajusto al nuevo horario, pero el artículo me pareció curioso. Curioso porque es otro de esos artículos con experimentos sin resultados claros (“Two elderly men did not stir for two hours”) y opiniones de experto que no van más allá del sentido común. Véase:

The secret is to find anything that gives your brain peace of mind.

¿Cuál será el próximo experimento y que inesperados resultados nos traerá?

0 comentarios.

Añadir un comentario