.

La crónica para cuando haya dormido un poco (por favor) pero aquí va un pequeño adelanto:


Setlist de Paul Gilbert para el 30 de octubre de 2008, en Madrid

Por otro lado, diré que hoy no voy a ver a Extreme. Aunque sabía hace tiempo que tocarán en la Riviera no les tengo tanta afición. Sin embargo, por enlazar con el concierto del que sali hará como hora y media, aquí dejo un vídeo relevante, que no revelante:


Gary Cherone, Nuno Bettencourt & Paul Gilbert – More Than Words [05m46s]

Dos pedazo de guitarristas y no se marcan una sección de sólo de 5 minutos cada uno. Es que no hay quien los entienda.

.

Para celebrar la entrada número 210 esta tarde-noche me voy al concierto de Paul Gilbert en la sala Live!. A diferencia de la ocasión anterior, esta vez irá precedido por un artista invitado, José de Castro.

Mi entrada está comprada en Monster Guitars aunque creo que también estaban disponibles en Snapo.

.

Si antes le toco a Slayer y a Iron Maiden (por partida doble), ahora parece que son los grupos de los 70 los que se llevan… en los pies:

Black Sabbath

The Doors

Grateful Dead

Todo el material anterior está sacado de estos dos enlaces:

.

En Guitar Noize apuntaban hace unos días hacia la siguiente serie de Johnson Guitars U.S.A.:

Por señalar una de las cinco, me quedo con el detalle de la “death mask” y la ubicación del tremolo en la guitarra Anubis (la primera por la izquierda). Y ya puestos, éste es un momento tan bueno como cualquier otro para poner un vídeo de Nile:


Nile – Execration Text [02m46s]

.

Hay días en los que te levantas y ves el careto cubierto de electródos de un nipón apunto de auto-electrocutarse al ritmo de una pequeña pieza de música electrónica y te preguntas si merece la pena siquiera buscarle sentido a ciertas cosas:


electric stimulus to face -test3 [02m40s]

El personaje en cuestión es Daito Manabe y yo lo he conocido a través de MAKE.

.

A finales de la semana pasada leía la siguiente noticia en Kotaku:

The European delay of LittleBigPlanet we mentioned earlier has blossomed into a worldwide recall of the game due to passages from the Islamic holy text Qur’an being included in the background music in one of the levels.


Imagen sacada de aquí

Para los que no estén al día, la Wikipedia provee suficiente información sobre LittleBigPlanet. También es bastante curioso este vídeo [02m13s] que puse hace tiempo en mis elementos compartidos de Google Reader y permite hacerse una idea de lo que el juego en cuestión puede llegar a hacer. La cuestión es que todo este asunto viene motivado por una carta a Sony en la que se exponía el siguiente enunciado:

We Muslims consider the mixing of music and words from our Holy Quran deeply offending. We hope you would remove that track from the game immediately via an online update, and make sure that all future shipments of the game disk do not contain it.

Sin pretender entrar de pleno en ningún debate o polémica (que dejo para los que tengan más tiempo libre y ganas de no llegar a ninguna parte), me resultó interesante saber que mezclar versos del Corán con música está mal visto en el mundo musulmán. Aparentemente, ciertas interpretaciones del Corán son bastante contrarias a tocar instrumentos y cantar, con lo que es de sentido común que no esté bien visto mezclar el texto sagrado con música. El compositor de la polémica pieza, que se define como musulmán, lo ve de otra manera:

It’s quite normal to play music and be inspired by the words of the Prophet Mohammed. It’s my way to attract and inspire people towards Islam.

Por tocar otra posición del espectro de opiniones dentro de la comunidad musulmana, los hay que se muestran en contra de esta forma de censura:

[…] M. Zuhdi Jasser, M.D., president of the non-profit American Islamic Forum for Democracy told Edge on Monday, “Muslims cannot benefit from freedom of expression and religion and then turn around and ask that anytime their sensibilities are offended that the freedom of others be restricted.

“The free market allows for expression of disfavor by simply not purchasing a game that may be offensive.”

Si alguien tiene curiosidad, la canción en cuestión es “Tapha Niang” de Toumani Diabaté [06m51s] y todavía no ha sido eliminada con las actualizaciones del juego.

<ACTUALIZACiÓN> Parece ser que ya hay un segundo parche que sustituye la canción en cuestión. </ACTUALIZACiÓN>

.

Eso es lo que ofrece este artículo de Royal HeHe2-ness!

Aunque carezco de la habilidad o el criterio para estimar si la información que contiene resulta realmente útil, me parece una lectura interesante. Además, me resultaron simpáticos los gustos del autor y mencionaba hydrogen, un programa que señalé hace una temporada en un post sobre software musical gratuito.

De paso, no viene mal volver a enlazar con Making Music, para los que esteis interesados en la materia.

.

Aprovechando el post de ayer y que hoy toca House (y no precisamente en la televisión), aquí va la siguiente pregunta: ¿Soy sólo yo o Steve Vai y Robert Sean Leonard cada vez se parecen más?

En las fotos la similitud me parece menos evidente. Será la forma de gesticular.

.

Tras dejar para la posteridad uno de los duelos más memorables de la historia del celuloide contra el mismísimo Karate Kid, Steve Vai volverá a aparecer en un largometraje. En esta ocasión hará un cameo como Hank Williams en “Crazy“, un biopic sobre Hank Garland.

La película está co-producida por el propio Vai y está protagonizada por Waylon Payne (que hizo de Jerry Lee Lewis en Walk The Line) y Ali Larter (que se morreó con la mujer de Kevin Smith en Jay And Silent Bob Strike Back).

.

Y yo que pensaba que Dehumanizer sólo era un gran disco de Black Sabbath:

El anuncio está sacado de Criggo, una brillante página que recopila todo tipo de material impreso con titulares y textos curiosos. Altamente recomendable.

.

Antes de nada, quiero agradecer, como hacía la señorita gosma1, a los chavales de eurielec el trabajo que están haciendo con la migración del servidor y el curro que echan para hacer que todo funcione correctamente. Por desgracia, éste humilde blog ha sufrido algún que otro pequeño percance durante el traspaso de datos que ahora estoy intentando subsanar (volviendo a poner todas las imágenes del mes de octubre, solucionando los problemas con al codificación de caracteres, averiguando por qué algunos plugins no me funcionan, etcétera). Por lo tanto, si veis alguna cosilla rara en los próximos días ignoradla. Como, por ejemplo, un post programado para un viernes que acaba saliendo el sábado. 😛

Ahora a por el tema del título.

Creo haber visto hace no demasiado alguna entrada en algún blog conocido (y no es ninguna indirecta estilo “alguien ha matado a alguien…” [10m03s], es que me falla la memoria) una referencia a “Can I Get An Amen?” de Nate Harrison. Si alguien todavía no lo ha oído, en YouTube [18m08s] se puede escuchar entero. Es curioso lo que dan de sí 6 segundos de batería.

La cuestión es que los padres de la criaturita conocida como el break Amen son un conjunto de los 60 que hacían funk y soul, llamado The Winstons. El jueves descubría que estos personajes, que han pasado a la posteridad más por ésta anécdota que por sus otros méritos musicales, aparentemente tienen un disco de tributo a los Rolling Stones:


Menudos a-tributos (bada bum chassss)

La imagen está sacada de LP Cover Lover, que sigue siendo una fuente inigualable de material suculento.

.

Este artículo de GameSetWatch predica que “the best music game ever made is Civilization IV“, pasando a explicar de forma más sentimental que objetiva la aseveración anterior.

Puestos a subjetivizar, yo establezco el siguiente postulado: “Las dos primeras partes de Monkey Island son los mejores juegos musicales del mundo mundial y parte del extranjero.” La música de estos juegos constituye el ápice del trabajo musical entre la brillante colección de bandas sonoras de LucasArts, y se integra perfectamente en una narrativa que hace tiempo que no veo en los videojuegos. También es cierto que hace tiempo que no estoy metido en el mundillo (no he jugado al Civilization IV, por ejemplo) pero esa es otra cuestión.

Y es que no hace falta tener tecnologías de sonido de última generación para hacer obras maestras.