.

Llegó la noche del sábado y servidor se vio por los madriles, camino al concierto de Yebouna Kogorza.

Más que deberles yo una visita, me debía yo a mí mismo ir a verles en concierto otra vez. Todos los Yebouna son buena gente y las personas que atraen a sus conciertos son del mismo palo. Aparte de los artistas, me encantó ver y saludar a, Fer y Rebe, el Langas (quien, aunque tuvo que dejar el grupo hace ya una temporada, ahí estaba para disfrutar en primera fila), Jesús y Vicky, Juan, Edu y Mery, y unos cuántos más (incluido uno de mis profesores de la eskuela).

La media hora de “retraso” del concierto la pasé charlando entre bromas con la concurrencia, hasta que pasadas las 10:00 los chavales de Yebouna subieron al escenario de Jimmy Jazz. Aunque la sala no es muy grande, yo, que ya voy siendo viejo, me situé pegado a la barra para dejar espacio y disfrutar tranquilamente del concierto molestando lo menos posible.

Desde donde yo estaba el sonido era bastante bueno. La batería estaba perfecta y las guitarras muy equilibradas, a pesar de que en los sólos habrían ganado con un poco más de volumen. Las voces estaban bien, sin saturar pero sin perderse en la mezcla, aunque yo habría bajado un pelín el micrófono del batería. Claro que, teniendo en cuenta que el público coreaba todas las canciones era difícil no oirlas.

Uno tras otro, los temas de Yebouna tuvieron a sus fieles brincando y bailando, hasta el punto de hacer peligrar en más de una ocasión el micrófono del Mítico. Desde “Jódete” hasta “La Curva de la Felicidad”, los Yebouna dieron un buen repaso a un repertorio que trajo alguna que otra sorpresa (para mí) en forma de arreglos o efectos para darle una vuelta de tuerca más a sus creaciones.

A pesar de los nervios previos al concierto, los cuatro lo hicieron muy bien. Mítico se sale siempre por los cuatro costados, tocando y cantando como un campeón. Ángel y Paco están muy compenetrados y los dos tuvieron actuaciones muy buenas, sin incidentes que reportar. Viti, a quien no había visto todavía, tuvo una gran noche. El chaval, con 19 años, ya tiene la técnica para acompañar y lucirse en un grupo de gente con mucho talento.

A pesar de que a los bises alguno llegó con la camiseta puesta, al final de la actuación los cuatro rockeros estaban haciendo el riguroso top-less que exige el protocolo en estos conciertos. Aunque me tuve que retirar al poco rato de terminar el concierto, al filo de la media noche, me lo pasé muy bien y espero estar en el Hebe en la presentación oficial de “Batacazo”.

Así que ahí nos vemos. 🙂

4 comentarios.

Añadir un comentario

  1. 1.

    Todo un conciertazo. Disfruté como un enano viéndolos actuar, y sobre todo saltando, como siempre!

  2. 2.

    yo estuve allí!!

  3. 3.

    Joder! Yo tenía entradas para Aviador Dro, pero me hubiera encantado arrejuntarme con todos vosotros!

    Argh!

    Felices fiestas, on the other hand!

  4. 4.

    joder, la verdad es que me lo pasé de puta madre en el concierto y ya apetecía! siempre un gustazo juntarnos unos cuantos míticos en estas ocasiones.

    En el del Hebe habrá que liarla como es debido… antes a ver si os gustan las nuevas canciones!

    Un saludo gente!