.

Gran concierto al que asistí el pasado viernes en la sala Caracol. Y eso que, habiendo llegado con media hora de adelanto sobre el comienzo de la actuación, parecía que iba a ser un poco embarazoso, ya que en la sala no había a esas horas ni veinte personas. Sin embargo, cuando rozaban las diez de la noche, la sala parecía haber cubierto su aforo.

Se abre el telón (no, no es un chiste) y aparece Hayseed Dixie, un cuarteto vestido de redneck que empieza a tocar “Breaking The Law”. La velada promete.

El sonido fue bastante decente, aunque a lo largo del concierto el bajo de Jake “Bakesnake” Byers tuvo algunos acoples indeseados y “Deacon” Dale Reno necesitó que se corrigiese el volumen del monitor de su mandolina hacia el principio. Aparte de eso, todos los micrófonos e instrumentos estaban muy bien mezclados. La voz de Barley Scotch (John Wheeler) se oía claramente, al igual que su guitarra y el violín que sacaba cuando la canción lo requería. Igualmente, podía oír el banyo de “Reverend” Don Wayne Reno sin ningún problema, con los tapones puestos.

La primera “no-versión” del concierto fue “Kirby Hill”, que fue seguida de “You Shook Me All Night Long”. John le imprimió un buen tono al concierto en los momentos en los que hablaba al público y se disculpó por no saber decir nada en español. “Trickle Down” fue la primera canción del “No Covers” que tocaron y resultó tan graciosa como los comentarios de “Barney” sobre la homosexualidad de los alienígenas, dada la aparente afición de estos a realizar sondas anales. Este comentario venía a cuento de “Alien Abduction Probe”, la siguiente canción que, según este foro, es una composición de Lonnie Wayne Flemmer.

Las presentaciones de las canciones las hacían aún más divertidas, como cuando el cantante introdujo “I Don’t Feel Like Dancin'” como una canción de Elton John para George Michael. John hizo que sufría un pequeño percance con sus partes pudendas al intentar cantar en el mismo registro que los interpretes originales del tema, diciendo que creía que esas personas no tenían lo mismo que él. El concierto continuó con “Walk This Way” y “Ace Of Spades”, siendo este segundo tema uno de los más aclamados de la noche.

Aunque todavía no he dicho nada la respecto, tengo que destacar el enorme talento musical que hay en Hayseed Dixie. Teniendo en cuenta el origen del grupo y que en su repertorio toquen canciones como “Hell’s Bells” cambiando las campanadas por toques en una botella de cerveza, es normal que muchos se queden con la impresión equivocada de que el grupo no pasa de ser una banda de versiones divertidas. Yo quiero dar testimonio de un grupo al que le sobra maestría con sus instrumentos y entienden lo suficiente de música como para coger una canción y convertirla en una nueva obra sin perder la esencia de la original. Sobre eso, además, son capaces de echar humor y dar un recital de buen rollo.

Y si alguien que todo es es fácil que pruebe a tocar su versión de “Black Dog” en directo y conseguir que el público acompañe entusiasmado. O a interpretar un pedazo de tema instrumental como “Blind Beggar Breakdown”. O, a continuación, emular la demostración la “prueba de fraternidad” entre Doyle y Don Wayne Reno, atacando el comienzo acelerado de “Foggy Mountain Breakdown” con la mano izquierda de Dale haciendo la digitación sobre el banyo de Don Wayne mientras este se encargaba de la mano derecha. Más tarde llegarían a tocar los cuatro de forma cruzada. Atrévanse y luego me cuentan.

“Detroit Rock City” fue la única canción de Kiss que tocaron, presentándola sobre la historia de un conductor borracho que acaba recibiendo su merecido. John habló de su vil abuelo, que fabricaba el mejor brebaje que él conocía, para dar paso a “Corn Liquor”, igual que explicó, en medio de “She Was Skinny When I Met Her”, que estar mejor “equipado” le habría venido bien para superar los excesos de la entrepierna de la mujer sobre la que cantaban 😛 . Siguiendo con la temática, “Fat Bottom Girls” fue el siguiente tema de la velada y a mí me gusto tanto o más que “War Pigs”.

La última “no-versión” fue “I’m Keeping Your Poop”, sobre la que John nos contó la historia de desamor que inspiró la canción. También rememoró como le cantó la canción a la mujer que le había roto el corazón… a las cuatro de la mañana, antes de acabar tirándose a la hermana de esta. “Holidays” sería la primera de las tres “últimas” canciones.

La preferencia de Dale por las mujeres con exceso de voluptuosidad fue el asunto expuesto por John que dio paso a “Whole Lotta Rosie” para, a renglón seguido, “cerrar” el concierto con “Highway To Hell”, canción en la que a John le saltó una cuerda de la guitarra. Tras esta canción, los cuatro músicos se retiraron rápidamente.

Al rato reaparecieron sobre el escenario, explicando que les parecía estúpido dejar al público esperando hasta que empezasen a pedir “one more song”, a lo que los asistentes respondieron coreando exactamente esa frase. La respuesta de John fue empezar a corear “TWO more songs”.

La primera de las propinas fue “Duelling Banjos”, un tributo al mítico Don Reno. Don, padre de Dale y Don Wayne, grabó con Arthur “Guitar Boogie” Smith el tema de este “Feudin’ Banjos” que más tarde aparecería con su nuevo nombre en la película “Deliverance” (conocida en estos lares como “Defensa”). El concierto terminó con “Will The Circle Be Unbroken”, no sin que antes John dijese que bajarían a pasar el rato con la gente y que había mercaderías que nadie estaba obligado a comprar pero cuya venta les reportarían algo de dinero para cervezas.

A pesar de que estuve tentado a quedarme para agradecerles el buen rato pasado supuse que ya habría suficiente gente que lo haría y me volví a casa, a escribir otra parrafada. Si es que no aprendo.

2 comentarios.

Añadir un comentario

  1. 1.

    Tienen pinta de ser muy, muy grandes 😀 No los conocía y ahora me he quedado con ganas de verlos en directo – para la próxima.