.

Desde ayer tengo en mi posesión un instrumento como el que presumiblemente ven sobre estas líneas. Se trata de un Cort Action-A, comprado en Thomann (otro día relataré el proceso) junto con un amplificador Harley Benton HB-40B y algún complemento más.

Es un capricho que, como más de uno sabe, llevaba pensando darme hace ya una temporada larga y que finalmente he decido concederme.

Muchísimas gracias a Alfil por animarme, a Fer por asesorarme, al señor Mora por soportar mis interminables preguntas, a Chema de Clima Limón por los consejos, A Xristo por ofrecerse a ayudar y a la gente del curro por dejarme usar la oficina para mis asuntos personales. Si me olvido de alguien, pido disculpas.

Siguiente paso: encontrar una tablatura para la línea de bajo de la versión de “Don’t Leave Me This Way” de Thelma Houston [02m31s].

7 comentarios.

Añadir un comentario

  1. 1.

    Oooooleeeeeé!

    ¡Ya llegó! Bienvenido al club del Action-A! Ya somos tres, Mery tú y nosotros. El nuestro, en color rojo vino (o algo así).

    Espero que le saques partido pronto. Yo lamento no cogerlo más a menudo. El lunes me puse con él a hacer unas progresiones de estas para hacer cayo. Madre de Dios, qué mal lo pasé, y eso que las progresiones las estaba improvisando yo…

    Bueno… ¡ya veremos tus progresos!

    Y muchas de nadas, porque para eso estamos, que no te podría asesorar en muchas cosas en esta vida, pero al meno en esta…

    Eso sí, nada de capricho. ¿Qué hay de malo en tener un instrumento de cada? Lo que no entiendo es que te lo hayas pensado tanto tanto tanto…

    Keep On Rockin’

  2. 2.

    Y los cascos y las baquetas!
    Hoy en delta no habrá siesta!!!!!!!!!!!!!

  3. 5.

    Totalmente falimusical.
    Por cierto, no sé mucho de bajos, pero este en negro lo veo de malote; esos cuernos!!
    muy chulo, si señor.

  4. 7.

    Pues sí que mola el bajo. Mi primer bajo que me pillé (el anterior y el primero vaya) es un Cort y salió de lujo, que le he metido cera y me aguantó el tipo agusto. Ahora está jubilao pero agusto.

    Venga, hastaluego!