.

Pinchar en cada una de las imágenes para verla en grande. La primera está sacada de Humor tonto para gente inteligente mientras que la segunda la vi en el rollo del pollo.

.

Hace casi dos meses leí la noticia del robo en casa de Robb Flynn, guitarrista, cantante y motor de Machine Head. Aparte de dinero y joyas, los ladrones se llevaron la guitarra Ibanez con la que grabó “Burn My Eyes”, un prototipo de Washburn Dimebolt que el propio Dimebag Darrell le había regalado y la guitarra de su hijo de seis años Zander. Según Flynn, el robo estaba planificado y todo el suceso ha dejado traumatizado a su hijo.

Otra persona que se quedó conmocionada fue Desmadre, uno de los miembros de los foros de la página de Machine Head:

Robb,

When I heard what happened to you and your family on the 7th of September I was disgusted… Then when I heard that they stole your son’s flying V, I was absolutely fuckin’ pissed.. To come home at such a young age and see the shit that happened is traumatizing… asking if the robbers would return at night to kill him… I didn’t know what to say, but I knew what I could do…

Organizó una colecta entre la gente del foro y con el dinero recogido compró dos guitarras, una para remplazar a la sustraída y otra para el hijo menor de Robb, Wyatt, de tres años. Aparte de emocionar al guitarrista y a su mujer, los fans desde luego le alegraron el día al chaval:

Lo dije hace años y hoy lo vuelvo a repetir: los jebis también tienen su corazoncito.

.

Richard Grayson es un compositor y pianista que no duda en usar estilos diferentes para crear variaciones sobre temas como este:


Richard Grayson – Imperial March a la Beethoven [07m08s]

Quizás su talento no le valga para ser ayudante de Batman pero con esta composición y su variación sobre el tema principal de Star Wars a modo de gavota barroca [02m54s] se ha convertido en mi nuevo héroe. Hay muchos vídeos más del señor Grayson, así que a quien le guste esto tiene entretenimiento para rato.

.

Александр Николаевич Скрябин fue un compositor y pianista ruso del que apenas sé nada pero para eso está la Wikipedia. Nacido de una familia acomodada, plasmó su interés por la mecánica de los pianos en una afición a construirlos. Su interés lo llevó a estudiar en el Conservatorio de Moscú donde llegó a lesionarse gravemente la mano derecha. Aparentemente tenía manos muy pequeñas y la forzó practicando piezas de Liszt y Balakirev.

Anécdotas biográficas aparte, lo interesante de este personaje es lo que se le ocurrió plantear:

Though these works are often considered to be influenced by Scriabin’s synesthesia, a condition wherein one experiences sensation in one sense in response to stimulus in another, it is doubted that Alexander Scriabin actually experienced this. His colour system, unlike most synesthetic experience, lines up with the circle of fifths: it was a thought-out system based on Sir Isaac Newton‘s Opticks. Note that Scriabin did not, as far as his theory is concerned, recognize a difference between a major and a minor tonality of the same name (for example: c-minor and C-Major). Indeed, influenced also by the doctrines of theosophy, he developed his system of synesthesia toward what would have been a pioneering multimedia performance: his unrealized magnum opus Mysterium was to have been a grand week-long performance including music, scent, dance, and light in the foothills of the Himalayas that was to bring about the dissolution of the world in bliss.

¿Curioso, verdad?

.

Hace ya unos meses leía la anécdota contada por Glenn Hughes de cómo su nuevo grupo tuvo que desechar su propuesta inicial de nombre, Black Country, por ser el de un grupo que ya existía. Para evitar mayores problemas, añadieron “Communion” al nombre y como Black Country Communion sacaron un disco el mes pasado.

Esto me recordó a otra anécdota, que no recuerdo bien si me la contó alguien o simplemente la escuché en algún lugar. Quizás lo viese en alguna entrevista a Sebastian Bach, en la que contaría como él y sus compañeros de grupo tuvieron que pagar una cantidad de dinero considerable a Gary Moore, que tenía la propiedad intelectual del nombre que querían. Así que, en 1987, reunieron $35000, pagaron al guitarrista británico y el resto es historia para Skid Row.

Y después de esta pequeña pérdida de tiempo, un poco de música para animar el lunes:


Skid Row – Wasted Time [05m26s]