.

Hace un tiempo conocí a un chaval que insistía en tener su colección de música extraída a FLAC. Yo ya me consideraba un “extremista” guardando mi música a 320kbps, incluso cuando la mayor parte del tiempo la escuchaba con cascos, en tránsito y, por eso de aprovechar el espacio, a 128kbps.

Supongo que habrá músicas y piezas en las que quizás, por los datos codificados y el sonido que representan, la tasa de bits sea un factor significativo pero, teniendo en cuenta que mi oído no está nada fino, probablemente no sería capaz de notar la diferencia.

Por si alguien tiene curiosidad por comprobar si nota la diferencia, aquí hay una pequeña prueba: Do 320kbps mp3 files really sound better? Take the test!

¿Habrá algún estudio serio al respecto?

0 comentarios.

Añadir un comentario