.

Music Machinery es “un blog sobre tecnología musical por Paul Lamere” muy interesante, al menos para mí. Tiene una buena cantidad de artículos de análisis musical con datos empíricos, material gráfico para acompañar y, en algunos casos, hasta herramientas para replicar el trabajo.

Uno de dichos artículos, escrito en 2009, lo tituló In search of the click track y lo continuó casi un año más tarde con Revisiting the click track. En ellos desarrolla una aproximación sistemática para medir las desviaciones respecto al tempo “teórico” de una grabación, estableciendo una puntuación que indica el grado de probabilidad de que el percusionista estuviese siguiendo una pista de click o que incluso se tratase de una pista programada. Además, reporta el resultado en forma de gráfica:

En el primer caso la variación irregular del tempo se podría atribuir al énfasis y sentimiento imbuídos por Stewart Copeland, mientras que la segunda gráfica podría estar mostrando la precisión aséptica de una pista programada.

Con la información obtenida ha elaborado una base de datos catalogada por artista y tema donde se puede buscar el resultado gráfico de dichos análisis. Los que quieran obtener sus propios resultados pueden utilizar The Echo Nest BPM Explorer, una aplicación web que cumple este cometido.

Claro que este estudio lo que pretende es cuantificar algo que se puede apreciar de forma cualitativa. Para los que estén interesados en hacer música y vayan a utilizar ayudas programadas, pero quieran evitar este efecto, les puede interesar el artículo Programming Realistic Drum Parts en Sound on Sound. Más allá de usar un metrónomo o crear un ritmo sencillo sobre el que practicar alguna vez con la guitarra mis conocimientos de este tipo de programación son nulos, pero no deja de resultarme interesante.

0 comentarios.

Añadir un comentario