.

Hace unos días mencionaba el estudio del CSIC sobre la música popular actual donde se señalaba, entre otras cosas, “el aumento paulatino del volumen intrínseco al que se graban las canciones”. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, enlacé a una reseña ya entrada en años en este mismo blog que, como debería haber comprobado antes, tiene un enlace roto.

Ya que hace un par de días cantaba alabanzas de Music Machinery, hoy voy a señalar otro de sus artículos para cubrir el hueco del que ahora no es alcanzable: The Loudness War Analyzed. Observen las dos gráficas siguientes:

Cierto es que la comparación puede ser algo injusta. Por un lado el sonido de “Death Magnetic” es un caso un tanto extremo. Por otro, comparar la música de Brubeck con la de Metallica, aunque sólo sea por el volumen “normal” que se le puede atribuir a cada una, es poco coherente. Este punto lo señala el propio autor del análisis, igual que las posibles inconsistencias en los datos de partida de su estudio, ya que algunos de los temas procesados podrían proceder de remezclas o remasterizaciones donde se alterase significativamente el volumen respecto a la grabación original.

En cualquiera de los casos, la compresión del rango dinámico parece un hecho contrastable. El artículo mencionado incluye unos cuantos ejemplos más, junto a una clasificación de los artistas de mayor y menor volumen.

It is interesting to see that Avril Lavigne is louder than Metallica and Katy Perry is louder than Megadeth.

Apañados estamos.

0 comentarios.

Añadir un comentario