.

Armada con un par de lenguajes de programación, un editor de audio, una impresora 3D y un tanto de tesón, Amanda Ghassaei ha encontrado una manera de convertir grabaciones digitalizadas en discos de 33rpm caseros. La calidad sonora de los resultados es algo escasa, a pesar de lo cual la pista de sonido sigue siendo identificable.

[…], the records have a sampling rate of 11kHz (a quarter of typical mp3 audio) and 5-6 bit resolution (less than one thousandth of typical 16 bit resolution). […]

Con todo, tanto la idea como el proceso me parecen interesantes. Usa Audacity para aumentar el volumen del audio y compensar posteriores pérdidas de nivel. Con ayuda de Python extrae la información que necesita desde ficheros WAV y la conforma, guardando el resultado en un fichero de texto. Tras esto, con un script en Processing, genera un fichero STL para poder pasárselo a la impresora 3D.

Los detalles, con algunos ejemplos, se pueden ver y oír en el artículo 3D Printed Record de Instructables.

0 comentarios.

Añadir un comentario