.

Al menos eso dice su madre, Jane Schuldiner, en Empty Words:

What are Chuck s favorite books, especially in music and philosophy? [Mahyar]

Hello Mahyar. I looked at Chuck’s collection of books and here are some of the authors, he had a wide range of interest, I found. Maurice Sendak (Chuck’s all time favorite from childhood on) Joseph Murphy, Leo Buscaglia, James Herriot, official biographies of bands he liked, such as Iron Maiden and Kiss, among others, Caroline Knapp, Aristole, Socrates, Nietzsche, and Steven Baker. I have to look further for his books on music. There are still rooms in his house I have not gone through.

Ilustración de “Where the Wild Things Are” vista en Trazos de Tinta.

Fíjate que hace casi diez años que conozco de la existencia de esa web y nunca había reparado en ese detalle.

.
Cannibal Corpse - Frantic Disembowelment [00:02:54]

.

Tras ver la versión de “War Ensemble” de Slayer al ukelele me puse a cotillear en el canal secundario del autor, Rob Scallon, en YouTube. En él se encuentra un vídeo donde habla de las púas que usa [05m4ss], con especial énfasis en las que en la que se ve a la derecha en el siguiente fotograma:

Como él mismo cuenta, se las regalaron en NAMM y son fabricadas por Purple Plectrums. El diseño está inspirado en el de Patrick Hufschmid, un lutier suizo, quien asegura que ofrecen “a better bio-mechanical grip to the player who finds his picking hand to be more relaxed while enjoying an overall improved playing sensation”. No podido probar ninguna de estas púas y las más gordas que suelo usar son de 3.00mm, así que desconozco si los efectos que supuestamente tienen son tan ostensibles. Con todo, si tuviera la oportunidad sí que probaría alguno de estos plectros.

.
ADAM - Go to Go [00:02:40]

Versión con chicos [00m24s].

.

Un mes atrás apuntaba para leer el artículo “Vinyl’s great, but it’s not better than CDs“. El título resume eficientemente el contenido del texto pero le ocurre algo similar a lo que me pasó con mi pequeña entrada reciente sobre φ: explicar algo que parece de sentido común o que se puede sintetizar de forma reducida no produce necesariamente en un texto corto.

Lo que me gusta del artículo es que ofrece argumentos con una lógica —a mi entender— sólida y hechos contrastables en lugar de opiniones, expertas o no. Tampoco pretende argumentar en contra de los vinilos pero sí aclarar o desmentir el origen de ciertos mitos respecto al sonido de los mismos:

Ya que los CDs se apoyan en el muestreo de una señal analógica original siendo grabada, tienen algunas limitaciones de frecuencia. Mientras que los vinilos, en teoría, codifican una onda de sonido suave, los CDs muestran esa sonido de audio en diversos puntos y luego juntan esas muestras. “Por muy alta que sea la frecuencia de muestreo”, escribió en su día Eliot Van Buskirk de Wired, “nunca podrá contener toda la información presente en la surco analógico.”

Eso es cierto. Los CDs funcionan cogiendo un montón de muestras de una onda de sonido fuente y concatenándolas. Pero esta crítica es engañosa por dos razones. Por un lado, la impresión sobre vinilo no está libre de errores y [por lo tanto] el surco analógico de un disco determinado [tampoco] es una replica precisa de la onda de sonido registrada en el master, y en mucha medida debido a fuertes limitaciones en las frecuencias altas y bajas. Es verdad que los CDs no pueden replicar la onda completa en un master en todos los casos (actualización: en muchos casos, el teorema de Nyquist-Shannon implica que sí pueden) — pero tampoco pueden los vinilos.

Recomiendo leer el resto del artículo. Me recordó un poco también al argumentario sobre las descargas musicales a 24/192, que disfruté bastante.