.

Según dicen en Colossal, parece que con los componentes adecuados puedes sumergir un tocadiscos y conseguir una reproducción casi perfecta, como demuestra la instalación Submerged Turntable” del artista Evan Holm [01m04s].

En la página del artista hay un documental de poco más de ocho minutos sobre cómo preparó esta instalación en el SFMOMA hace ya un par de años.

Por suerte para mi economía, nunca me he dejado atrapar por el apasionante mundo del vinilo. Viendo como hay gente que cobra/paga miles de dólares por estos artículos temo que mi afán coleccionista y mis limitaciones presupuestarias sólo me generasen frustraciones.

Con todo, no deja de resultarme interesante, especialmente cuando se presenta de una manera original o menos convencional. Recuerdo haber visto hace un par de años la reseña del premio a la campaña “Back To Vinyl – The Office Turntable” en el festival Cannes Lions o la gran invitación de boda que puse por aquí hace cinco años, que me llamaron la atención.

También me resulta interesante cómo las compañías que todavía fabrican vinilos siguen operando y tienen incluso una demanda creciente, según un artículo en The Quietus al que llegaba vía Hacker News. No creo que sea por la edición del último recopilatorio del Wu-Tang Clan, The Wu – Once Upon A Time In Shaolin, del que sólo produjeron una copia.

Y hasta aquí lo que tenía apuntado. Que no todo van a ser mujeres desnudas sujetando unos vinilos o posando junto a un gramófono cada vez que hablo de discos :P.

0 comentarios.

Añadir un comentario