.

Después de hacer una pequeña anotación en la entrada del jueves pasado sobre portadas de cómics inspiradas en cubiertas de discos me vino a la cabeza el mítico vídeo de «Take on Me» de a-ha. Mira que he visto este vídeo veces y nunca me había molestado en intentar saber algo más sobre cómo se hizo.

En el poco tiempo que le he dedicado a buscar información de este tema he encontrado más bien poco, siendo esta serie de entrevistas de Ben Beaumont-Thomas para The Guardian la que recoge la historia desde el punto de vista del animador del vídeo musical, Michael Patterson:

Había hecho un corto llamado Commuter [04m43s] que fue pionero en el uso del estilo de animación de boceto a lápiz que posteriormente usario en el vídeo de Take on Me. Estaba experimentando con la manera de crear impresiones fugaces. Si observas a un cuadro de Turner puedes mirar dentro: el estilo puede que sea impresionista pero todavía se puede ver la realidad. Quería hacer animación que tuviera esa cualidad.

Rodaje del vídeo para Take on Me. Fotografía de Michael Patterson.

Mi compañera Candace [Reckinger] y yo recibimos una llamada de nuestro distribuidor. “Este hombre en Hollywood quiere una copia gratuita de Commuter,” dijo. “Le he dicho que se vaya al infierno pero, si le queréis llamar, este es su número.” Lo anoté en un trozo de papel y lo guardé en mi cartera. Diez meses más tarde estábamos en Los Ángeles y se nos agotaba el dinero, así que llamé al número y el tipo dijo: “Eh, ¿estáis interesados en hacer un vídeo musical?”

Lo siguiente fue conocer a Jeff Ayeroff en la Warner, el Diáguilev de los vídeos musicales. Tenía un felpudo en la puerta de su oficina que decía: “Amo del Universo.” Dijo: “Tengo una idea — un personaje de cómic cobra vida y se enamora de una chica.” Durante 16 semanas todo lo que hicimos fue dormir y trabajar en el vídeo, yo viviendo en el salón, Candace en la cocina. Hicimos unos 2,000 dibujos.

Nadie había visto nunca algo así. Vimos a mucha gente plagiarlo, año tras año. Una vez paramos a repostar y el expendedor estaba sentado ahí dibujando fotogramas de animación. Yo dije: “¿Qué estás haciendo?” Él dijo: “Oh, estamos copiando el trabajo de este tío — ya sabes, ¿el vídeo de A-ha?”

Encontré algún detalle técnico adicional en la página del proyecto relacionado con otro vídeo musical hecho con rotoscopio, «Tom Waits for No One»:

[…] Michael Patterson hacía rotoscopia en CalArts en 1981, [así que no preguntamos] si Patterson usó el Lyon Lamb Video Rotoscope para “Commuter“. […] CalArts fue uno de los primeros clientes de Lyon Lamb, comprando el LL Video Animation System (VAS) para su programa de animación for their animation program. […]

Resulta que Patterson no había oído hablar del rotoscopio de Lyon Lamb pero había usado el VAS en CalArts. Así que, ¿cómo hizo Patterson “Commuter“? […] ¡Construyó su propio rotoscopio! Menos de dos años después de que el rotoscopio de vídeo fuera inventado, Patterson había construido su propio rotoscopio de película.

Patterson abordó Commuter sabiendo lo que quería conseguir, así que construyó una tabla de dibujo que tenía un espejo en la superficie frontal. Con un proyector de fotogramas individuales bajo la mesa, utilizó un controlador para avanzar la película fotograma a fotograma. Para compensar el reflejo del espejo, que invertía la imagen, pasaba la película en el proyector al revés. […] Era una configuración ingeniosa y él, junto a Candace Reckinger, utilizaría ese mismo rotoscopio para hacer “Take On Me“. […]

Patterson ha tenido la amabilidad de reenviarme fotografías de su rotoscopio en acción — esto durante la producción de “Take On Me” (¡observad los dibujos de prueba en la pared!).

0 comentarios.

Añadir un comentario