.

La semana pasada hablaba de un sintetizador neuronal paramétrico de canto y ahora me topo con NSynth, un proyecto de síntesis de audio utilizando Magenta con un modelo basado en WaveNet:

Uno de los objetivos de Magenta es aplicar aprendizaje automático al desarrollo de nuevas formas de expresión humana. Así que hoy estamos orgullosos de anunciar NSynth (Neural Synthesizer), una aproximación novedosa a la síntesis de música diseñada para asistir en el proceso creativo.

A diferencia de sintetizadores tradicionales que generan audio a partir de componentes hechos a mano, como osciladores y tables de ondas, NSynth utiliza redes neuronales profundas para generar sonidos al nivel de muestras individuales. Aprendiendo directamente de los datos, NSynth ofrece a los artistas un control intuitivo sobre el timbre y la dinámica, y la habilidad de explorar nuevos sonidos que sería difícil o imposible de producir con un sintetizador afinado a mano.

Las cualidades acústicas del instrumento aprendido dependen tanto del modelo usado como los datos de entrenamiento disponibles, así que estamos encantados de publicar mejoras de ambos:

Un descripción completa del conjunto de datos y el algoritmo se puede encontrar en nuestra publicación en arXiv.

Visión general del autocodificador WaveNet de NSynth

Aunque no he tenido oportunidad de cacharrear con TensorFlow no es la primera vez que aparece Magenta por aquí: hace unos meses mencionaba unos experimentos musicales con inteligencia artificial que me tentaban a echar un ojo a las herramientas de aprendizaje automático que utilizan. De momento me lo apunto como otra referencia.

.
Little Eva The Locomotion [00:01:17]

.

A pesar de las recomendaciones de mi hermano, todavía no he jugado al Alan Wake. Teniendo que de un tiempo a estar parte gestiono bastante mal mi tiempo para jugar no creo que esto vaya a cambiar en un futuro inmediato. Mirándolo por el lado positivo, dado que mi ordenador lo compré años antes de que el juego saliera al mercado, cuando llegue a probarlo probablemente me parecerá espectacular.

Y si llego a hacerlo será porque lo compré hace una temporada, seguramente en algún paquete de juegos a precio reducido. O más bien, compré una licencia de Steam para jugar a este juego, cosa que ya no se puede hacer como informaban en Kotaku hace unos días: Alan Wake Is Disappearing From Steam And Xbox Live Because The Future Is Weird.

Los creadores del juego de terror Alan Wake han dicho hoy [N. del T.: 12 de mayo de 2017] que van a sacar el juego de Steam y Xbox Live por un problema con las licencias musicales. Aunque puedas quedarte con el juego si ya lo has comprado, no podrás comprar Alan Wake a partir del 15 de mayo.

Remedy, el estudio tras Alan Wake, ha dicho que está estudiando volver a licenciar la música para Alan Wake pero que no sabe cuando ocurrirá, si es que ocurre. El estudio no ha dado detalles pero Alan Wake contaba con una seria de canciones bajo licencia de artistas como David Bowie o Depeche Mode, que probablemente cuestan un montón de dinero. Alan Wake debutó en Europa el 14 de mayo de 2010 —quizás los desarrolladores pensaron que un acuerdo de licencia de siete años sería suficiente.

Imagen promocional del vídeojuego «Alan Wake» (2010).

La nota que el estudio puso en Twitter da la misma información, en menos palabras:

No es la primera vez que pasa algo así. Hace años pasó lo mismo «Grand Theft Auto: Vice City», asunto que se solucionó volviendo a publicar el juego con las canciones de licencia expirada sacadas de la banda sonora.

Y este mismo problema se le presenta a los consumidores. Muchas plataformas que manejan productos digitales no los venden, los licencian. Eso quiere decir que esa copia del juego, película o disco no pasa a ser propiedad del que lo paga, ya que lo que se adquiere realmente es una licencia de uso bajo determinados términos y condiciones. Parte de esos términos pueden incluir cortar el acceso a esos productos digitales sin opción de reclamación.

No quiero que esto suene a alegato ludita. Puedo tener mi opinión acerca de este tipo de acuerdos de licencia u otros mecanismos asociados a la distribución de bienes digitales (como el DRM) pero, como he mencionado al principio y por poner un ejemplo, uso Steam para casi todo lo que juego. Eso no quita que, en la medida de mis posibilidades, siga comprando libros, discos, películas, cómics y vídeojuegos como bienes físicos.

.
Robert Miles - Children [00:04:04]

.

Ayer le enviaba un mensaje Chema al que me permito, por un lado, llamarle por ese hipocorístico aunque hará fácil 10 años que no le veo y, por otro, mandarle una cantidad de información que ni había requerido ni seguramente le sirva de mucho más que para perder el tiempo. El motivo de esta acción es el último contenido que ha publicado en su blog, en el que hace un repaso de un sonado suceso de la crónica criminal canadiense. La historia está en el enlace anterior, así que si tienen curiosidad no me sean vagos y léanla.

Unas horas después de haber enviado el mensaje —así soy yo, rápido como un Bradypus tridactylus— me di cuenta que seguramente hubiera sido más pertinente dejar la cita a su contenido por aquí y no molestar con mensajes no solicitados, especialmente cuando el contenido se puede llevar a la temática general de este espacio. Así que voy a repetir, con alguna modificación, lo que le envié.

Existe un podcast de Kevin Smith y Scott Mosier (director/escritor y productor, respectivamente, de Clerks, entre otras películas) llamado SModcast, que he mencionado en otras ocasiones. Tienen algunos episodios gloriosos, al menos para mi gusto, y uno en particular se centra durante un buen rato en el suceso que Chema cita. En concreto, el número 237, titulado «Guy LaPointe Hunts the Maple Syrup Gang» , en el que empiezan a hablar del tema a partir de los 29 minutos y 36 segundos.

La historia fascinó tanto a Smith que creó un personaje para sus últimas películas inspirado “libremente” en el detective a cargo de la investigación, Guy LaPointe, mencionado y caricaturizado también en el podcast anterior. En las películas es interpretado por Johnny Depp, quien hace de un ex-inspector de la Sûreté du Québec un tanto particular.

Este personaje aparece por primera vez en «Tusk» y puedo decir, sin revelar mucho, que está siguiendo la pista del personaje interpretado por Michael Parks, actor fallecido hace un par de días. La película en sí se germinó en una ida de olla de otro episodio de su podcast, «The Walrus and the Carpenter», y cuenta con la participación también de Génesis Rodríguez, a la que no pretendo hacer menos como actriz pero que para mí es la hija de “El Puma“.

Podría aprovechar la mención a José Luis Rodríguez para poner algo más a Martes y Trece pero me lo reservo para otra ocasión. De momento voy a seguir con la perspectiva de Smith y Mosier sobre Canadá y el crimen. En concreto, con su comentario recurrente sobre los sucesos capturados de las comunicaciones por radio de la policía en la Columbia Británica. Esta afición comenzó sobre el minuto doce del SModcast 293, «CoCanada» y continúa a día de hoy, teniendo episodios monográficos como el último hasta la fecha, el «Scan B.C.-ing Ya’!».

De hecho, saltando hacia la mitad del minuto 54 de dicha entrega se puede oír el comentario sobre la perla con la que voy a despedir este post:

Scott Mosier y Kevin Smith en una imagen promocional de SModcast.