.

Según este artículo aprobado en PNAS en 2014 al que llego ahora vía hypebot:

El entorno auditorio contiene normalmente varias fuentes de sonido que se solapan en el tiempo y el sistema auditorio analiza la onda de sonido completa como flujos o voces que representan las distintas fuentes. Curiosamente, la melodía principal (información espectral/tonal) la acarrea habitualmente la voz más aguda, mientras que el ritmo (base temporal) se suele llevar con la voz más grave.

Trabajos anteriores que utlizaron electroencefalografía (EEG) demostraron que la corteza auditiva registra el tono con más robustez en la más aguda de dos tonos o melodías simultáneas, y el trabajo de modelado indicó que esta superioridad de la voz aguda para el tono tiene su origen en la periferia sensorial. Aquí, hemos investigado la base neural de acarrear información de sincronización rítmica en las voces de tonos graves.

Presentamos tonos agudos y graves simultáneamente en un flujo isócrono, presentando a veces el tono agudo o el tono grave 50 ms antes de lo esperado y manteniendo el otro tono en el tiempo esperado. Grabaciones EEG revelaron que las respuestas negativas a la discrepancia era mayor en las desviaciones de sincronía en los tonos graves, indicando mejor registro de sincronía de tonos graves frente a tonos agudos a nivel de la corteza auditiva.

Una tarea de comportamiento motriz reveló que la sincronización percusiva [siguiendo el ritmo con la mano] estaba más influenciada por el flujo de tono más grave. Resultados de un modelo biológico plausible de la periferia auditoria sugieren que las dinámicas cocleares no lineales contribuyen al efecto observado. El efecto de superioridad de la voz grave para registrar la sincronía explica la práctica musical habitual de llevar el ritmo con instrumentos con rangos en los graves, y complementa los efectos de superioridad de las voces agudas para tono y melodía previamente establecidos.

Representación de las dos condiciones experimentales EEG. En la versión de la condición desviada de dos voces, el estándar (80% de los casos) consistían en tonos de piano agudos y graves simultáneos [frecuencias fundamentales de 196 Hz (Sol3) and 466.2 Hz (Si♭4)]; las desviaciones consistían en presentar aleatoriamente uno de los tonos 50 ms antes de lo esperado (un 10% de los casos el tono agudo y un 10% el tono grave). En la condición de control de dos voces, sólo se presentaban los estímulos con tono agudo prematuro y tono grave prematuro, ocurriendo cada caso un 50% de las veces.

.

Veo (de nuevo) en GearGods algo que me llama la atención. En esta ocasión se trata de una reseña a un artículo en UPROXX titulado This Guy Turns Skateboards Into Guitars que es una transcripción/comentario sobre un vídeo centrado en Nick Pourfard [06m15s]. Este caballero se dedica a utilizar la madera de los monopatines para fabricar tanto cuerpos como mástiles de guitarras.

El vídeo y el artículo acompañante son de finales de octubre pero a mediados de febrero del año pasado dejó una reseña en su página sobre el bajo que hizo para Steve Harris de Iron Maiden. Tomó como referencia el bajo habitual de Harris —un Fender Precision Bass blanco con dos rayas negras en el borde del cuerpo y cuello de arce, puente Leo Quan Badass II, pastillas Seymour Duncan SPB-1, golpeador reflectante y una pegatina del West Ham en el cuerpo— y creó el siguiente bajo que equipó con unas cuerdas de la línea custom del bajista (¿las RotoSound SH77?) y pastillas Seymour Duncan:

.

Me topo con que Epiphone acaba de sacar tres modelos de edición limitada en korina.

El primero está basado en la Flying V con un acabado Antique Natural. Tiene un cuello de perfil en forma de “D” estilo “1960’s” SlimTaper, con una escala de 24.75″ y clavijero en forma de “V”. Lleva un humbucker Alnico Classic en la posición del cuello y un Alnico Classic Plus en la posición de puente. Según la página de Epiphone, estas pastillas son similares en tono a las PAF de las Flying V y Les Paul Standard vintage, y están hechas con imanes Álnico-V para conseguir una potencia de salida más alta con frecuencias medias y altas mejoradas. El puente es un LockTone Tune-o-matic y el cuerpo tiene una decoración metálica en forma de V atravesada por las cuerdas:

El segundo está tiene un diseño tipo Explorer con el mismo acabado. Tiene controles individuales para el volumen de cada pastilla y un control maestro del tono, todos con perillas de estilo clásico “Top Hat” en negro. El hardware dorado incluye clavijas 14:1 Grover Mini-Rotomatic:

Por último, está el bajo complementario al modelo anterior, que utiliza pastillas Epiphone XR y XT:

Las dos variantes me gustan, aunque no sé si el golpeador blanco le da un aire más clásico, como la Explorer de Collins que, supuestamente, era originalmente de Clapton.

.
Visto en The ‘Spill.

.

Mientras procuro enterarme de lo menos posible del Episodio VII hasta que salga la película y pueda verla, me entretengo curioseando cosas como este Bajo Rebelde visto en DudeIWantThat:

El artesano tras este instrumento pergeña el cuerpo a partir de juguetes del Halcón Milenario fabricados entre 1979 y 2004, garantizando que todos están en buena o perfecta condición, y afirma que produce un tono maravilloso y con un amplificador medio decente podrías impresionar a todo el mundo conquistando todo tipo de riffs en menos de 12 parsecs. Para mejorar la presentación, instala una serie de LEDs azules que se alimentan por una pila oculta.

Hacía poco más de dos años que no sacaba por aquí uno de estos inventos, así que ya iba siendo hora.