.

Aprovechando que ya está restaurado el servicio en el servidor donde tengo alojado este humilde blog, tengo que pedir perdón a Glenn Hughes por cometer el terrible crimen de perderme su actuación el pasado 26 de septiembre en Madrid. Desaprovechar una oportunidad así tras su concierto del año pasado por estos lares es una falta imperdonable.

To add insult to injury, que diría un anglófono, unos amigotes y servidor pretendemos tocar algunos temillas en la próxima edición del festival November Rain del Club Musical Delta, entre los que se encontraría “Burn” [07m35s] de Deep Purple.

Todavía nos faltan un par de valientes que se atrevan a cantar y tocar la batería. Ya puestos, tampoco estaría mal tener a alguien que supiese manejarse con los teclados. Visto como vamos de tiempo, me estoy viendo tras la batería nuevamente, en esta ocasión para tener un momento a lo Ford Fairlane: “Ian Paice se revolvería en su tumba si no fuese porque el muy mamón aún no se ha muerto”.