.

Anteayer hablaba de carcasas a medida y ayer mencionaba baterías y contenidos de más de diez años. La entrada de hoy aúna todos esos conceptos en uno: carcasas para ordenadores hechas con baterías, vistas por ahí hace más de diez años pero que yo acabo de encontrar.

Carcasas de ordenador diseñadas y fabricadas por Spotswood Computer Cases.

Son la obra de Rich Chomiczewski, alias Spotswood, tanto el diseño como la fabricación.

.

Me encuentro en la indeseada situación de tener que plantearme actualizar mi ordenador. Aunque “sólo” se ha estropeado la tarjeta gráfica, la máquina ya tiene casi 10 años y pocas posibilidades de mejora eficientes, con lo que estoy planteandome comprar uno nuevo.

Los precios actuales de las memorias y de las GPUs me van a dejar con un sistema de características inferiores a las que me gustaría, pero no creo que haya mucho que se pueda hacer al respecto. Salvo que me tope con una ganga irresistible lo compraré por piezas aunque, por primera vez en muchos años, creo que no lo montaré yo mismo. Lo que no puedo delegar es el trabajo de puesta al día del estado de los distintos componentes de los ordenadores actuales, si quiero maximizar mi limitado presupuesto.

Eso incluye informarme y buscar una carcasa con un buen equilibrio a priori entre atenuación del ruido y buena ventilación. Si tuviera que elegir ahora mismo, que no es el caso, probablemente me permitiría el capricho de una Fractal Design Define R6 aunque creo que me sobra con una Meshify C, del mismo fabricante.

Claro que, si el presupuesto no fuese un problema, quizás otros prefiriesen encargar un trabajo a medida como los que realiza Jeffrey Stephenson. El último hasta la fecha, de nombre Clean Slate, estaba inspirado en los amplificadores de válvulas:

«Clean Slate», Jeffrey Stephenson Design.

Para los que tengan curiosidad, el autor detalla el proceso de construcción en los foros de su página web. En años pasados ha hecho otras carcasas inspiradas por equipamiento musical:

Me gustan más otras que se inspiran en estilos arquitectónicos —seguramente me he hecho viejo de la manera que describe Dylan Moran en «Off The Hook»— pero, de todas formas, creo que seguiré buscando algo lo más funcional y versátil posible para mi próximo ordenador. Se aceptan sugerencias, por cierto.