.

Según este artículo aprobado en PNAS en 2014 al que llego ahora vía hypebot:

El entorno auditorio contiene normalmente varias fuentes de sonido que se solapan en el tiempo y el sistema auditorio analiza la onda de sonido completa como flujos o voces que representan las distintas fuentes. Curiosamente, la melodía principal (información espectral/tonal) la acarrea habitualmente la voz más aguda, mientras que el ritmo (base temporal) se suele llevar con la voz más grave.

Trabajos anteriores que utlizaron electroencefalografía (EEG) demostraron que la corteza auditiva registra el tono con más robustez en la más aguda de dos tonos o melodías simultáneas, y el trabajo de modelado indicó que esta superioridad de la voz aguda para el tono tiene su origen en la periferia sensorial. Aquí, hemos investigado la base neural de acarrear información de sincronización rítmica en las voces de tonos graves.

Presentamos tonos agudos y graves simultáneamente en un flujo isócrono, presentando a veces el tono agudo o el tono grave 50 ms antes de lo esperado y manteniendo el otro tono en el tiempo esperado. Grabaciones EEG revelaron que las respuestas negativas a la discrepancia era mayor en las desviaciones de sincronía en los tonos graves, indicando mejor registro de sincronía de tonos graves frente a tonos agudos a nivel de la corteza auditiva.

Una tarea de comportamiento motriz reveló que la sincronización percusiva [siguiendo el ritmo con la mano] estaba más influenciada por el flujo de tono más grave. Resultados de un modelo biológico plausible de la periferia auditoria sugieren que las dinámicas cocleares no lineales contribuyen al efecto observado. El efecto de superioridad de la voz grave para registrar la sincronía explica la práctica musical habitual de llevar el ritmo con instrumentos con rangos en los graves, y complementa los efectos de superioridad de las voces agudas para tono y melodía previamente establecidos.

Representación de las dos condiciones experimentales EEG. En la versión de la condición desviada de dos voces, el estándar (80% de los casos) consistían en tonos de piano agudos y graves simultáneos [frecuencias fundamentales de 196 Hz (Sol3) and 466.2 Hz (Si♭4)]; las desviaciones consistían en presentar aleatoriamente uno de los tonos 50 ms antes de lo esperado (un 10% de los casos el tono agudo y un 10% el tono grave). En la condición de control de dos voces, sólo se presentaban los estímulos con tono agudo prematuro y tono grave prematuro, ocurriendo cada caso un 50% de las veces.

.

Leo en un artículo en Skynet & Ebert descubierto vía Hacker News:

Tras sesenta años de estudio llegamos al sentido común: a medida que la gente se hace mayor deja de mantenerse al día de la música popular. Ya sea porque las obligaciones de paternidad y carreras dejan menos tiempo a la cultura popular, o simplemente porque han sucumbido al “congelamiento del gusto”, a partir de una cierta edad los fans de la música aparentemente llegan a un punto donde sus gustos han “madurado”.

En el artículo describen cómo, utilizando datos usuarios estadounidenses de Spotify y enriqueciéndolos con la información de Echo Nest, llegaron a datos representables de la siguiente manera:

The Coolness Spiral of Death: Currently-popular artists lie in the center of a circle, with decreasing popularity represented by each larger ring. As users get older, they “age out” of mainstream music.

Los datos obtenidos son curiosos, aunque no sorprendentes, y merece la pena echarles un ojo.

.

Hablando de patrones, aquí un estudio que tiene su gracia: “I analyzed the chords of 1300 popular songs for patterns. This is what I found.

In this article, we’ll look at the statistics gathered from 1300 choruses, verses, etc. of popular songs to discover the answer to a few basic questions. First we’ll look at the relative popularity of different chords based on the frequency that they appear in the chord progressions of popular music. Then we’ll begin to look at the relationship that different chords have with one another. For example, if a chord is found in a song, what can we say about the probability for what the next chord will be that comes after it?

El artículo tiene una segunda parte y se puede complementar con una introducción de teoría musical.