.
Glenn Hughes "Long Time Gone" (Official Music Video) [00:04:21]

.

Cartel visto en Brawewords.com. Ya estoy ahorrando y reservando la fecha…

.

Hace ya unos meses leía la anécdota contada por Glenn Hughes de cómo su nuevo grupo tuvo que desechar su propuesta inicial de nombre, Black Country, por ser el de un grupo que ya existía. Para evitar mayores problemas, añadieron “Communion” al nombre y como Black Country Communion sacaron un disco el mes pasado.

Esto me recordó a otra anécdota, que no recuerdo bien si me la contó alguien o simplemente la escuché en algún lugar. Quizás lo viese en alguna entrevista a Sebastian Bach, en la que contaría como él y sus compañeros de grupo tuvieron que pagar una cantidad de dinero considerable a Gary Moore, que tenía la propiedad intelectual del nombre que querían. Así que, en 1987, reunieron $35000, pagaron al guitarrista británico y el resto es historia para Skid Row.

Y después de esta pequeña pérdida de tiempo, un poco de música para animar el lunes:


Skid Row – Wasted Time [05m26s]

.

Aprovechando que ya está restaurado el servicio en el servidor donde tengo alojado este humilde blog, tengo que pedir perdón a Glenn Hughes por cometer el terrible crimen de perderme su actuación el pasado 26 de septiembre en Madrid. Desaprovechar una oportunidad así tras su concierto del año pasado por estos lares es una falta imperdonable.

To add insult to injury, que diría un anglófono, unos amigotes y servidor pretendemos tocar algunos temillas en la próxima edición del festival November Rain del Club Musical Delta, entre los que se encontraría “Burn” [07m35s] de Deep Purple.

Todavía nos faltan un par de valientes que se atrevan a cantar y tocar la batería. Ya puestos, tampoco estaría mal tener a alguien que supiese manejarse con los teclados. Visto como vamos de tiempo, me estoy viendo tras la batería nuevamente, en esta ocasión para tener un momento a lo Ford Fairlane: “Ian Paice se revolvería en su tumba si no fuese porque el muy mamón aún no se ha muerto”.

.

Antes de empezar, tengo que aclarar que no soy un seguidor de la carrera de Hughes [wiki]. Sé que ha participado en muchísimos proyectos con lo que, pudiendo reconocer fundamentalmente sus trabajos en Deep Purple [wiki] y poco más, tampoco se puede decir que hable con mucho conocimiento de causa. Y ahora la crónica.

Por ser un poco original, voy a empezar diciendo las cosas malas del concierto. Lo primero, la entrada es horrible. Ah, y había mucho humo por culpa de los fumadores. Y poco más en este apartado. Empecemos con las buenas.

A destacar, la puntualidad. Habiendo llegado muy justo de tiempo, entré sobre las 20:10 pasadas y al poco rato los teloneros Adrenaline 101 ya estaban tocando. Después supe que, aunque en las entradas pone que la apertura de puertas iba a ser a las 20:00, la sala lo tenía previsto para las 19:30.

Quizás fuese esa atípica puntualidad, o el hecho de que la gente no tenía mucho interés por ver la actuación del grupo suizo, lo que causó una asistencia un tanto escasa al espectáculo. Los chavales se lo tomaron con filosofía ya que, según dijo el cantante en un español muy pulido, en días anteriores había habido menos gente todavía. Aunque se les veía poner interés el público no se mostró excesivamente activo. Eso sí, cuando el cantante sacó una cámara digital de vídeo para capturar el momento se notó algo más de entusiasmo entre los asistentes. El cantante intentó ser agradecido y halagador y, junto con el resto del grupo, consiguieron una puesta en escena entretenida.

En cuanto a los musical, tampoco puedo opinar mucho. Con un estilo de música que no entra dentro de mis preferencias (un “hard rock” modernillo y no tan hard como me gustaría), supongo que es meritorio el no haberme aburrido. El cantante no tiene una mala voz y el batería es sólido. A mi gusto, el bajo y las guitarras suenan algo “genéricas”, sin riffs o construcciones distintivas. Quizás es por eso que no tenga un recuerdo claro de ninguna melodía concreta. De todas formas, probablemente sea mi falta de costumbre y conocimiento de esta clase de música. En su página de MySpace tienen unas cuantas canciones, para quien le pique la curiosidad.

Sobre las 20:50 terminaría el concierto de Adrenaline 101, tras el que empezó al preparación del escenario para el evento principal de la noche. Hubo cuatro hechos que me llamaron la atención.

  1. La batería tenía un único timbal sobre el bombo, complementado con un ride, a lo Ian Paice. Acostumbrado a ver y usar al menos dos toms sobre el bombo, la imagen me resultó curiosa. Los que no sepan muy bien qué es cada cosa siempre pueden consultar la Wikipedia.
  2. A juzgar por sus caras, los técnicos tuvieron algunas dificultades con el equipo.
  3. No mucho antes del comienzo del concierto de Hughes, un asistente salió para pedir a los que estaban en las primeras filas que por favor no fumasen. Dada la concentración habitual de humo de tabaco, dudo que sirviese de algo.
  4. El trabajo quedó hecho en relativamente poco tiempo.

De hecho, Huges y sus acompañantes salieron sobre las 21:15, con una ovación que provocó la primera sonrisa de La Voz del Rock. Y salieron a por todas. “The Valiant Denial” inició el concierto, no sin ciertas dificultades con el sonido. Los problemas y ajustes se alargarían durante las primeras canciones. La guitarra de JJ Marsh tenía un buen nivel comparado con el bajo de Hughes, y ambos conseguían que sus instrumentos no fuesen comidos por la batería. Para ser sincero, tampoco me fijé demasiado en el sonido (ni siquiera me di cuenta de que había un teclado) ya que estaba prestando toda mi atención a la actuación de Glenn.

La mejor manera de describirlo es como un chaval de 55 años: con muchas energías, en movimiento contínuo, y con un dominio increíble de la voz. Si ya resulta difícil cantar y tocar a la vez, hacerlo con tal maestría es talento en estado puro. Y no fue el único que se lució. Tras “Orion” y “Land of the Livin'” hubo un sólo de guitarra que, bajo mi punto de vista, no fue tan apreciado como debería haberlo sido. Claro que es posible que no tuviesemos tiempo suficiente para aplaudir ya que la siguiente canción fue “Mistreated”.

Hughes arrasó. Sus gestos reflejaban todo lo que ponía en cada palabra de la canción y el público estaba totalmente entregado. No contento con ofrecer una interpretación igual o mejor que las podría haber hecho en el 74, Glenn se dedicó a subir cada vez más el listón, extendiendo la canción con una demostración de talento vocal que me dejó con la boca abierta. Los aplausos que recibió volvieron a hacerle sonreir.

Durante el concierto estuvo muy comunicativo, tanto por sus movimientos y gestos como por lo que dijo. Antes de empezar con “You Got Soul”, la siguiente canción del concierto, quiso hablar un poco con el público. Explicó que había estado algo ansioso y asustado por este concierto porque la última vez que estuvo en Madrid tuvo que acortar su actuación por un ataque de ansiedad. También contó que se encontró muy mal, llegando a pensar que se moría, y que tuvo que ser atendido por los servicios de urgencias. A causa de este incidente sentía que tenía una cuenta pendiente con el público de Madrid que, según dijo, le había tratado tan bien. Aclaró que ese sentimiento fue el que le llevó a escribir esa canción, incluyendo además una referencia explícita al público que lo había apoyado, con la línea “So nice to meet you, when I was in Spain” (el resto de las letras de la canción se pueden encontrar fácilmente). Durante la explicación Hughes pareció emocionarse y tuvo que secarse los ojos, aunque eso podría ser por el humo que había en el recinto, ya que pediría la toalla varias veces durante la actuación. Los asistentes agradecieron el gesto con un aplauso que precedió a la canción.

Unos temas más adelante y tras un sólo de batería, Hughes explicó que el ataque de ansiedad había estado motivado por los sentimientos que la siguiente canción que iba a interpretar, “Don’t Let Me Bleed”, le provocó en su anterior visita. Hace 30 años una novia que tuvo le dejó por uno buen amigo suyo, lo que provocó que compusiese uno de sus mejores temas. Contó también que hace poco habló con ella por primera vez para agradecerla esa inspiración (a pesar del dolor que le causó) y porque, según dijo, ni ella era la mujer adecuada para él ni él era bueno para ella. En esta ocasión la canción debió provocarle únicamente satisfacción, ya que fue interpretada con una gran intensidad.

Esa energía del “hombre blanco más funky del mundo”, como se describió a sí mismo Hughes, no disminuyó en ningún momento del concierto, ni en los momentos más tranquilos ni cuando atacó un tema tan potente como “Steppin’ On”. Ya quisieran Rage Against The Machine hacer un tema como ese. Tras dejarme con el cuello dolorido de tanto sacudir mi cabeza, fueron rematando el concierto con “You Keep On Moving”, más una sesión de improvisación cantando. Impresionante. Todo: el rango, el control, el sentimiento. Puede que sea fácil compararlo con Stevie Wonder, pero desde mi perspectiva es hacerle poca justicia a La Voz del Rock.

Durante el concierto explicó que, para él, ser capaz de cantar era una bendición que quería compartir y que le proporcinaba una sensación mejor que “ya-sabéis… o quizás no”. También tuvo palabras de cariño para amigos como Jon Lord o Tommy Bolin, aunque de este útimo no estoy seguro ya que mientras hablaba de él estaba haciendo de traductor improvisado para otro de los asistentes. En todo caso pillé que hablaba de alguien que había vivido con el durante meses, con gran talento y que ahora estaba muerto, así que deduzco que sería el guitarrista fallecido.

Hughes y cía. abandonaron el escenario para volver al poco tiempo y terminar el concierto. Dijo que si por él fuese estaría horas tocando pero que la sala tenía que abrir como discoteca más tarde así que no podía extenderse. Esto es algo que siempre me ha parecido horrible, pero así es España.

Los encores fueron “Soul Mover”, para la que pidió la colaboración de los asistentes, y, por supuesto, “Burn”. Cualquier intento de describir el dominio con el que ejecutó el tema clásico sería inútil, así que lo mejor que puede hacer quienquiera que esté leyendo esto (¿de verdad habéis llegado hasta aquí?) es que la próxima vez que puedan ir a ver Glenn Hughes se aseguren de que lo hacen. A las 22:50 pasadillas terminó un concierto que por mí podría haber durado un par de horas más, pero que me dejó con un excelente sabor de boca.

A estas alturas ya hay incluso algún que otro vídeo en YouTube de sus actuaciones por España pero yo prefiero señalar aquí el vídeo de “Soul Mover” [04m21s], canción en la que toca con Chad Smith de los Red Hot Chili Peppers [wiki] y un ex-compañero de éste último, Dave Navarro [wiki] de Jane’s Addiction [wiki].