.

El fin de semana pasado me llegó por más de un canal el enlace a este vídeo de un Alien tocando Iron Maiden [38s]. Aunque no es la primera vez que veo xenomorfos tocando la guitarra me quedé con la curiosidad de saber si el instrumento de dos cuerdas que estaba “tocando” era un cordófono funcional, ya que parece tener una pastilla y un potenciómetro reales. Mi pequeña búsqueda no aclaró mi duda pero sí me mostró un par de ejemplos más de guitarras inspiradas por los diseños de Giger para Alien, en este caso pertenecientes al catálogo de Devil & Sons, una compañía que hace, y cito, guitarras por las que venderás tu alma:

Devil & Sons Xenomorph I.

La Xenomorph I es una Ibanez RG420FBZ a la que se le han añadido un facehugger y un chestbuster esculpidos de resina, vinilo y masilla epoxy y pintados a mano con laca nitrocelulósica. La selección de una Ibanez para este trabajo parece bastante adecuada, aunque sólo sea por ser la compañía que comercializó la RGHRG1 y los dos modelos previos de la serie H. R. Giger.

Devil & Sons Xenomorph II.

A primera vista, la Xenomorph II que fabricaron el año pasado me recordó a este otro modelo aunque el diseño es bastante distinto. De esta variante no dan un modelo de partida, y sólo indican que se trata de un cuerpo tipo Stratocaster y un cuello con una escala de 25.5″ y 24 trastes.

.

Cuando murió Prince el año pasado hubo más de un medio de comunicación que se interesó por la misma historia: la de la última guitarra fabricada para el artista de Minneapolis. Se trata de la G1 Purple Special de Gus Guitars fabricada por Simon Farmer en 2007 (mismo año que la KS-336 que mencionaba hace unos días; como siempre, estoy al filo de la actualidad informativa), a quien entrevistaban en abril del año pasado para la sección de cultura de The Guardian [03m28s].

Como señalan en el resumen en Cool Hunting a partir de un artículo de Vanity Fair, la guitarra llegó a Prince a través de Kirk Johnson, batería del artista, que había conocido de la existencia de este instrumento a través de la comunidad de fans de The Purple One. Aunque el fabricante no llegó a hablar con Prince, se sabe que utilizó la guitarra en su último concierto y que un mes antes le encargó otro instrumento, un bajo, de características similares.

Viendo las fotos del instrumento en SWNS no cabe duda que era de su estilo:

Gus Guitars G1 Purple Special y maletín, fabricados por Simon Farmer.
Fotografía de Jobby Sessions de la G1 Purple Special.

La guitarra se puede ver en acción en este vídeo en Facebook para Guitar Collector Magazine [05m2ss].

.

Con diez años de retraso me entero de la existencia de las Gibson KS-336, modelo de guitarra inspirado por Kiefer Sutherland y basado en la CS-336, tal y como recogen en un correo electrónico de 2007:

[…] La Kiefer 336 tiene un cuerpo con trasera y laterales ahuecados hecho de una pieza sólida de caoba. El frontal es arce en dos piezas tallado [con un acabado] basado en el aspecto único de una Goldtop envejecida al que nos gusta llamar Kiefer Gold. El diapasón es de ébano con decoraciones al estilo de una Super 400. El enchapado es de níquel envejecido y la guitarra tiene una cejilla de hueso. Las pastillas son unas humbuckers Gibson 57 Classic Plus.

Aparte de estos datos, la ficha de la guitarra precisa que el cuello tiene un perfil estilo 1960s slim-taper, con 22 trastes, una escala de 24¾″ y está unido al cuerpo a la altura del traste decimosexto. El puente es un ABR-1, y tiene cuerdas estilo vintage de nueva fabricación con diámetro a partir de .010 y clavijas Grover Tulip.

Imagen de una KS-336 vista en dolphin music.

Aunque la guitarra tiene muy buena pinta, parece que en la actualidad usa una Telecaster como la que se ve en el vídeo de «Can’t Stay Away» [03m29s].

.

Recuerdo que hace años dejé por aquí una mención a una NES Paul. Ahora llego a través de DudeIWantThat.com a la Guitar Boy, creación de uno de los administradores de los foros de BitFixGaming.

Se trata de una guitarra con un cuerpo reminiscente de una Game Boy, hecho a mano, que alberga una Raspberry Pi B+ corriendo RetroPie v2.3 y conectada a una pantalla LCD de 5″ y a botones de madera a medida. Los botones A y B funcionan también como controles de volumen y el cuerpo está protegido por una carcasa de polimetilmetacrilato. El proyecto le llevó unos tres meses y fue dejando constancia de su progreso en los foros que administra.

El resultado final es este:

Para los que quieran saber cómo suena este invento, hay un vídeo demostrativo del instrumento [05m28s].

.

Veo (de nuevo) en GearGods algo que me llama la atención. En esta ocasión se trata de una reseña a un artículo en UPROXX titulado This Guy Turns Skateboards Into Guitars que es una transcripción/comentario sobre un vídeo centrado en Nick Pourfard [06m15s]. Este caballero se dedica a utilizar la madera de los monopatines para fabricar tanto cuerpos como mástiles de guitarras.

El vídeo y el artículo acompañante son de finales de octubre pero a mediados de febrero del año pasado dejó una reseña en su página sobre el bajo que hizo para Steve Harris de Iron Maiden. Tomó como referencia el bajo habitual de Harris —un Fender Precision Bass blanco con dos rayas negras en el borde del cuerpo y cuello de arce, puente Leo Quan Badass II, pastillas Seymour Duncan SPB-1, golpeador reflectante y una pegatina del West Ham en el cuerpo— y creó el siguiente bajo que equipó con unas cuerdas de la línea custom del bajista (¿las RotoSound SH77?) y pastillas Seymour Duncan: