.

Después de escuchar la canción que dejé anotada por aquí ayer musitaba que, a pesar de que en general el stoner doom me gusta, apenas conozco nada y tampoco he visto muchos grupos de este estilo en directo. Los últimos en esta vena que recuerdo son Monolord, como teloneros de Black Label Society. Estaba yo en esta reflexión tan trascendente cuando mi neurona debió verse afectada por el campo magnético constante de gran intensidad en el que estaba inmerso mi cuerpo, y pegó un salto a un comentario de Greg Capullo y su afición por BLS.

La cuestión es que decidí volver a mirar si había algún vídeo de Capullo tocando la guitarra. En esta ocasión, encontré que el propio dibujante había publicado hace un par de años en Twitter un vídeo tocando una Warhammer Pelham Blue Vertigo con Floyd Rose:

Greg Capullo y sus guitarras de Wylde Audio.

Colgadas de la pared se ven una Odin y una Viking con Floyd Rose. También aparece en algún vídeo en Instagram con lo que parece una Odin Grail, entre otras guitarras. Lo que no he podido identificar es el amplificador Marshall que utiliza, pero no tiene una mala colección de instrumentos el chaval.

.

Después de encontrar las guitarras de las galaxias de Tom Bingham estuve echándole un ojo a sus otras creaciones y me llamó la atención su guitarra de discos de vinilo.

Por lo que cuenta en un breve vídeo de presentación del instrumento [01m21s], las decoraciones de vinilo del cuerpo y el clavijero se hicieron con discos de 33⅓ rpm que moldeó tras calentarlos en una cocina eléctrica. Usó uno en el clavijero y otro en la parte trasera del cuerpo, mientras que el frontal lleva unos «cuatro o cinco». El golpeador lo fabricó a partir de uno que tenía disponible y no aclara de dónde sacó el cabezal de aguja que usó como embellecedor del trémolo, aunque sí señala que el cuello es de Strato.

El resultado es estéticamente agradable:

Imagino que sería complicado de tocar cómodamente a partir del decimosexto traste pero habría que verla en acción.

.

Hace mucho tiempo, en un instituto no tan lejano… tuve la suerte de hacerme amigo de uno de los mayores fanáticos, entre otras cosas, de «La guerra de las galaxias» que he tenido el placer de conocer: Miguel Ferrer, excelente persona que se ha convertido en un actor y cantante a la altura.

Ahora que se estrena la película de Han Solo es imposible no recordar las parodias de «de wanna wanga», una de las frases de Bib Fortuna, que acababan degenerando en juegos de palabras con «Gunga Din» — protagonista del poema de 1892 de Rudyard Kipling que inspiró una película homónima de 1939 de la que, a su vez, se puede ver alguna que otra influencia directa en «Indiana Jones y el templo maldito», noventa años después de la publicación de la obra de Kipling. A ver si hay oportunidad de verse, que esto de rememorar y divagar tiene más gracia en compañía.

De Miguel heredé un interés por el cine como forma de trabajo creativo y técnico. Por desgracia, no se me pegó nada de su talento musical. Me hubiera venido de perlas cuando, una década después, me propuse aprender a tocar la guitarra.

De eso ya han pasado años y yo sigo interesado por Star Wars y por el instrumento, de ahí que se me ocurriera buscar más guitarras con el cuerpo del Halcón Milenario. Al final me topé en Laughing Squid de nuevo con trabajos de Tom Bingham, uno de los cuales había mencionado por aquí hace casi siete años:

Las guitarras de Star Wars hechas por Tom Bingham. Fotografía de Adam Gerrard / News Team International.

Por lo que contaba el señor Bingham en 2012, cada una le llevó unos tres meses y están fabricadas con artículos de segunda mano.

.

No sé cómo llegué exactamente a esta reseña en ALARM de hace cinco años, en la que hablan sobre una guitarra que unos amigos regalaron Ben Moody, ex-guitarrista de Evanescence y aficionado a Star Wars. Concretamente esta:

El autor, Travis Stevens, muestra unas cuantas fotos más en su blog y en una entrada anterior da algún detalle más del proyecto, que empezó como piezas de arce, caoba y tilo.

.

Me topé de casualidad con Covet, el grupo del vídeo de ayer, al descubrir que hace unos años estuvieron de gira con otro par de grupos de los que he puesto vídeos por aquí. En concreto, «Waterslide» de Chon y «40oz» de Polyphia.

Me llamó la atención la Strandberg que utilizaba la guitarrista y me sorprendió saber que el diseño de la decoración lo hizo ella misma:

En la web del fabricante de guitarras hay una foto de la guitarrista con su instrumento, donde señalan que la pintó ella, pero no he encontrado imágenes de la guitarra en alta resolución, para poder apreciar mejor el trabajo.

La Strandberg Boden 7 de Yvette Young.