.

Hace mucho tiempo, en un instituto no tan lejano… tuve la suerte de hacerme amigo de uno de los mayores fanáticos, entre otras cosas, de «La guerra de las galaxias» que he tenido el placer de conocer: Miguel Ferrer, excelente persona que se ha convertido en un actor y cantante a la altura.

Ahora que se estrena la película de Han Solo es imposible no recordar las parodias de «de wanna wanga», una de las frases de Bib Fortuna, que acababan degenerando en juegos de palabras con «Gunga Din» — protagonista del poema de 1892 de Rudyard Kipling que inspiró una película homónima de 1939 de la que, a su vez, se puede ver alguna que otra influencia directa en «Indiana Jones y el templo maldito», noventa años después de la publicación de la obra de Kipling. A ver si hay oportunidad de verse, que esto de rememorar y divagar tiene más gracia en compañía.

De Miguel heredé un interés por el cine como forma de trabajo creativo y técnico. Por desgracia, no se me pegó nada de su talento musical. Me hubiera venido de perlas cuando, una década después, me propuse aprender a tocar la guitarra.

De eso ya han pasado años y yo sigo interesado por Star Wars y por el instrumento, de ahí que se me ocurriera buscar más guitarras con el cuerpo del Halcón Milenario. Al final me topé en Laughing Squid de nuevo con trabajos de Tom Bingham, uno de los cuales había mencionado por aquí hace casi siete años:

Las guitarras de Star Wars hechas por Tom Bingham. Fotografía de Adam Gerrard / News Team International.

Por lo que contaba el señor Bingham en 2012, cada una le llevó unos tres meses y están fabricadas con artículos de segunda mano.

.

No sé cómo llegué exactamente a esta reseña en ALARM de hace cinco años, en la que hablan sobre una guitarra que unos amigos regalaron Ben Moody, ex-guitarrista de Evanescence y aficionado a Star Wars. Concretamente esta:

El autor, Travis Stevens, muestra unas cuantas fotos más en su blog y en una entrada anterior da algún detalle más del proyecto, que empezó como piezas de arce, caoba y tilo.

.

Me topé de casualidad con Covet, el grupo del vídeo de ayer, al descubrir que hace unos años estuvieron de gira con otro par de grupos de los que he puesto vídeos por aquí. En concreto, «Waterslide» de Chon y «40oz» de Polyphia.

Me llamó la atención la Strandberg que utilizaba la guitarrista y me sorprendió saber que el diseño de la decoración lo hizo ella misma:

En la web del fabricante de guitarras hay una foto de la guitarrista con su instrumento, donde señalan que la pintó ella, pero no he encontrado imágenes de la guitarra en alta resolución, para poder apreciar mejor el trabajo.

La Strandberg Boden 7 de Yvette Young.

.

Ride the Lightning y Master of Puppets fueron escritos en el garaje de la antigua casa de Lars Ulrich, en el 3132 de Carlson Boulevard. En ese garaje también ensayarían lo que sería el primer disco que grabarían con Jason Newsted tras la muerte de Cliff Burton, The $5.98 E.P.: Garage Days Re-Revisited. El garaje ya no existe pero uno de los amigos del grupo conservó alguno de sus tablones, que acabaron en las manos de Ken Lawrence para que le hiciera una guitarra a James Hetfield.

El propio Hetfield presenta la guitarra, a la que llama Carl, y cuenta la historia en este vídeo [07m58s], de donde salen las siguientes capturas:

La historia me recuerda un poco a la de los bancos del Hollywood Bowl aunque, por la forma, la guitarra me ha hecho pensar en una de las guitarras vikingas de Hutchinson. Como se ve, parece haberla usado en directo, pero no creo que la sacase en el concierto de Metallica de hace un par de meses.

.

La Courtney Cox a la que mencionaba hace unos años tiene una nueva guitarra con su firma. Si hace no tanto su otrora compañera en The Iron Maidens Nita Strauss presentaba su Ibanez JIVA, la nativa de Filadelfia cuenta ahora con una variante de la Caparison Horus-M3 denominada Horus-M3 CC.

Al no estar familiarizado con estas guitarras puede que se me escape algo pero diría que los cambios fundamentales, además del acabado, están en los materiales del puente y del cuello. El modelo base tiene un trémolo flotante Schaller S-FRT II mientras que el modelo de Cox ha sido modificado con un FU-Tone Big Brass Block emparejado con bloques de inserción de cuerdas fabricados en titanio, también de FU-Tone, y tornillos de acero inoxidable para montar la selleta. Igualmente, el mástil de arce con diapasón de caoba/arce se ha sustituido por un mástil de 5 piezas de arce/nogal con diapasón de arce. Las únicas otras diferencias que veo son que la pastilla de la posición del puente es una Caparison PH-bc, en lugar de una PH-R, y que las cuerdas que lleva de fábrica son unas DR Veritas, en lugar de unas RotoSound R9, de .009 a .042.

Horus-M3 Couterney Cox Signature.

Por lo demás, las características sobre el papel son idénticas. El cuerpo tiene tres piezas, dos de caoba y una central de arce a la que va atornillado el cuello, con una escala de 628mm (24¾″). El diapasón va unido al cuello con una juntura de marfil, tiene un radio de 350mm a 400mm, veintisiete (sí, veintisiete) trastes jumbo de alpaca y decoraciones en forma de reloj. La cejuela Schaller R2 Locking tiene un ancho de 42mm y el grosor del cuello es de unos 21mm a la altura del primer traste y de unos 22mm a la altura del décimo segundo. La forma del cuerpo es la segunda versión del diseño Horus y el clavijero tiene forma de cola de diablo y lleva clavijas Gotoh SG381-07 H.A.P. El acabado del clavijero va a juego con el cuerpo, y el ojo de Uadyet que lo decora en el modelo de referencia ha sido sustituido por dos ces con la tipografía Metal Lord en el modelo de Cox.

Según el artículo en Premier Guitar, que es donde vi la noticia, se puede reservar esta guitarra por 2799€ con entrega en agosto, aunque Cox ya está practicando con la suya. A pesar de no ser tan excesiva como alguna de las guitarras de Uli Jon Roth de treinta y cuatro trastes, yo no sabría sacar provecho de la mayor parte de sus características. Me alegra que ella sí tenga esa capacidad y los demás podamos disfrutarlo.