.

El otro día me topé con lo que parece un harpa sobre un diseño de guitarra que Gibson produjo en 1993. El instrumento un clavijero de algo más de 60 centímetros para 18 cuerdas y una pastilla Seymour Duncan Zebra extendida:

Esta no es una idea novedosa, ni siquiera para este fabricante. A principios del siglo pasado se podían ver cosas como la guitarra harpa Gibson Style U de 1917:

Este tipo de híbridos todavía se pueden ver hoy en día, como en este vídeo de Andy Wahlberg tocando un arreglo instrumental de “Bohemian Rhapsody” de Queen [05m54s] en lo que entonces era Holloway Harp Guitars y ahora se llama Dyer Harp Guitars:

Me recuerda a la Synergy de Emerald Guitars que veía el año pasado curioseando el catálogo de instrumentos de fibra de carbono de ese fabricante:

.

La imagen anterior muestra tres esculturas de Augusto Esquivel compuestas fundamentalmente por botones suspendidos de monofilamentos. Se pueden encontrar más fotografías de estas y otras obras del autor tanto en su página como en Fuck Yeah Craft! o en en Fubiz Media, por ejemplo. Y de muestra, un botón (o, más bien, muchos):

.

No es al primera vez que menciono a Emerald Guitars, habiendo echo nota de su guitarra dragón hace seis años. Sin embargo, hasta la fecha no había visto el resto de su catálogo principal:

Principalmente son guitarras y bajos, y el híbrido de harpa los saca de la categoría de sólo fabricantes de guitarras sin más. De precio no me parecen especialmente baratas y, de poder permitírmelo, probablemente me hubiese decantado antes por una The Blade de Composite Electronics, aunque no es acústica y parece que ya no se fabrica. Con todo, puestos a comprar una guitarra acústica sí que estaría bien que fuera de fibra de carbono.