.

Al final de algunos programas de televisión, cuando ya han pasado los créditos, algunas veces se puede ver durante unos segundos el logotipo o la marca de la productora y/o los creadores del programa en cuestión. A eso se le llama también “vanity card”.

Chuck Lorre es el creador de The Big Bang Theory y, como tal, incluye su vanity card al final de cada episodio de la serie. Lo particular es que en este caso (y en otras series suyas) aprovecha dicho espacio para poner algún texto en el que suelta lo que se le ocurra. En más de una ocasión dichas vanity cards han sido censuradas por la cadena que emite sus series pero se pueden leer todas en la página del señor Lorre.

Todo esto viene a colación de la vanity card número 243, donde habla un poco de su experiencia en el mundo de la música:

Trying to get a break as a song writer I find out where Harry Nilsson lives and bring him a box of reel-to-reel tapes of my original songs. He threatens to kill me if I ever come to his house again.

Not funny then, funny now.

While working at Marvel Animation I’m told I don’t have what it takes to write for the Muppet Babies. Sadly, it’s true.

Not funny then, funny now.

Write French Kissin’ in the USA which is covered by Debbie Harry and released as the first single for her debut solo album. It effectively ends her solo career.

Not funny then, funny now.

Co-write theme song for new animated series called Teenage Mutant Ninja Turtles. The show is a massive international success. The music publisher tells my partner and I that we will not be paid music royalties for the millions of video games and video cassettes being sold. The reason we are given is that they’d rather not pay us.

Not funny then, still not funny.

Por si acaso alguien no acaba de reconocer alguno de los nombres mencionados, Harry Nilsson es el intérprete de la versión más conocida de “Everybody’s Talkin'” [02m39s] y Debbie Harry quizás sea más conocida por ser la cantante de Blondie. El vídeo de “French Kissin” [04m06s] sólo lo recomiendo a nostálgicos de los ochenta y los que quieran ver cosas como una mujer “lamiendo” un dinosaurio hinchable.