.

Este fin de semana tuve la brillante idea de actualizar mi Ubuntu 9.10 a una 10.04 Lucid Lynx, en contra de mi filosofía habitual de «si no está roto no hay que tocarlo». Es más, no tenía ninguna necesidad de actualizar, ya que todo me iba bastante bien. Arrancaba rápidamente, tenía todo configurado más o menos a mi gusto, con todo actualizado correctamente y no echaba en falta nada en particular.

Como Murphy no falla, acabé pagando las consecuencias.

Para empezar, el proceso de descarga y configuración de paquetes se llevó por delante buena parte de la tarde del sábado. Aunque el proceso es automático tuve que estar echándole un ojo de vez en cuando, porque hubo un par de fallos menores. En segundo, al finalizar el proceso de actualización y reiniciarse el ordenador me dio la sensación de que tardaba algo más en arrancarse. Además, el nuevo aspecto aspecto no me convencía. Por último, que fue lo que se llevó la palma, el sonido se oía mal, compiz no arrancaba y el plugin de flash había desaparecido.

Al final tuve que sustituir la versión 10.3 del driver Catalyst de ATI por la 10.5, publicada hace unas dos semanas, para solucionar un problema con el soporte OpenGL, reinstalar el plugin nonfree de flash de Adoble para plataformas de 64 bits y tocar la configuración de PulseAudio. Ahora vuelve a estar todo en su lugar, con la salvedad de que no soy capaz de volver a poner el applet de control de volumen en la barra de gnome. A sugerencia de Fer me instalé el ubuntu-tweak pero no he querido cacharrear demasiado con las distintas opciones.

La próxima vez que vaya a actualizar procuraré informarme sobre qué hay de nuevo y/o conflictivo para evitarme unas horitas de trabajo.

En cualquier caso, entre los cambios que incorpora la 10.04 LTS viene el soporte nativo para iPhone y iPod Touch sin necesidad de tener que hacer un jailbreak:

Lucid natively supports both iPhone and iPod Touch 1G, 2G, 3G and 3GS models (iPad should also work) running up to firmware 3.1.3 without the need to jailbreak. This is due to GNOME 2.30 libimobiledevice support. For a video demo see http://www.youtube.com/watch?v=WGf4i_kxqRU&feature=player_embedded#!.

No lo he probado extensivamente pero lo poco que he visto funciona bastante bien. De momento no me voy a deshacer del Windows XP en VirtualBox que utilizo para correr algunos programas, incluido iTunes, pero seguro que esto hace que lo tenga que utilizar menos.

.

Mientras que yo me limito a escuchar música en mi iPod otros piensan que es una buena idea programar una aplicación para este dispositivo que ayude en los cálculos de los francotiradores. Aparentemente no es el primer programa destinado a tal efecto para esa plataforma (véase iSnipe) y, si el invento tiene éxito, seguro que no será el último.

Entretanto, un amante de las armas como es Ted Nugent cuenta desde hace una temporada con una guitarra hecha a su imagen y semejanza por Ed Roman, ya que en el cuerpo de la misma se puede almacenar una Derringer (a lo «Perro Rabioso» Tannen, de Regreso al Futuro III):

En las fotografías se puede ver la parte trasera de la guitarra y una vista en detalle del compartimento para el arma. Pinchando en cada imagen se pueden ver en mayor tamaño, y la parte frontal se puede ver aquí, por si alguien tiene interés.

De todas formas, si hay que elegir, yo me quedo con la guitarra de Kane Roberts, por mucho que se burlen en Metal Inquisition. Pinchad sobre la imagen para ver al ex-guitarrista de Alice Cooper en todo su esplendor:

Hoy en día, el mismo fabricante que hace las guitarras-avión y las guitarras de inspiración egipcia tiene una serie de guitarras con formas de armas. Así que sólo tengo que gastarme un potosí en un instrumento que tiene que ser incómodo de narices de tocar y aumentar en unos 20kg mi masa muscular. Voy a elllo. En seguida. En cuanto termine esto. Vamos, ya mismo. Eso…