.

Poco después de dejar por aquí el apunte sobre la tipografía de Iron Maiden, donde mencionaba la disputa de los derechos de «Hallowed Be Thy Name», me enteraba que a partir de octubre de este año y durante cuatro meses estará a la venta la próxima cerveza de la familia Trooper, de nombre «Hallowed».

Según el anuncio oficial, esta nueva cerveza seguirá los pasos de la Trooper 666 y la Trooper Red ‘N’ Black, elaborándose con un estilo distinto a la Trooper habitual. En este caso, la cerveza fermentará con levadura belga, hecho que han querido reflejar en el etiquetado donde se ve a Eddie ataviado con la vestimenta tradicional de un monje: un guiño a la tradición monacal trapense belga de elaboración de cerveza.

Tiene su gracia que haya similitudes accidentales entre la etiqueta, que se puede ver con algo más de detalle en esta página, y el diseño original de Steve Harris para su grupo, en particular con el uso de letra gótica y la presencia de una figura encapuchada con una túnica.

.

Recuerdo que hace un par de meses leí que Iron Maiden había dejado de tocar «Hallowed Be Thy Name» por una disputa legal. La historia resumida es la siguiente: existe una canción de 1973 del grupo Beckett titulada «Life’s Shadow», escrita por Robert Barton y Brian Quinn (bajo el nombre Brian Ingham). Steve Harris era un fan de este grupo y, años más tarde, compuso «Hallowed Be Thy Name» incluyendo seis frases de la canción de Barton y Quinn. De acuerdo con los representantes de Iron Maiden, este hecho quedó cubierto hace años en un acuerdo con Robert Barton. El problema surge cuando el antiguo representante de Beckett, Barry McKay, denuncia hace unos meses esta copia en nombre de Brian Quinn. La consecuencia inmediata es que, como medida preventiva, Iron Maiden ha dejado de tocar de directo su canción probablemente más emblemática.

Desconozco como terminará este asunto, igual que no conocía la existencia del grupo Beckett y su canción, pero me ha recordado otra historia de “copia” relacionada con Iron Maiden que me descubrió hace poco Alfil, en este caso referente a su tipografía.

La fuente que decora todos los álbumes de Iron Maiden es a estas alturas tan distintiva como Eddie, protagonista del cómic de Legacy of the Beast que mencionaba el otro día, pero su uso no es tan exclusivo como puede parecer hoy en día. De hecho, existen diseños que pre-datan los primeros usos por parte del grupo británico. El que a mí me enseñaron es este:

Póster de «El hombre que vino de las estrellas» de 1976.

Después de haberlo visto, esta mezcla [03m37s] resulta aún más interesante. Ahora sólo falta la mezcla de alguna canción de Iron Maiden con otra de Bruce Springsteen para acompañar la portada británica de 1975 de «Green Eyed God» de Steel Mill.

Al principio el grupo utilizaba un logotipo realizado por Steve Harris en letra gótica, como se ve en este montaje sacado de aquí, pero el diseño final se elaboró a partir de la fuente que ya existía, de acuerdo con Ray Hollingsworth:

El diseño original del logo para Iron Maiden fue creado por Dennis Wilcocks con mi ayuda en el Crowes Art Studio de Rathbone Place, Londres W1, por septiembre de 1977.

La fuente original era similar a Metal Lord pero, si mi memoria no falla, unimos las letras tanto en “Iron” como en “Maiden”. Recuerdo claramente el rotulado “apagado” llegando en una tira de foto para cortar y posicionar y así formar el nombre. Recuerdo incluso a Dennis encargando el tipo y trayéndolo a mi mesa. […]

Dennis fue el segundo cantante de Iron Maiden hasta donde yo sé y, de hecho, yo era su empleado porque él era el responsable del estudio en Crowes. Yo ensamblé y retoqué la rotulación que formó el logo.

La tipografía fue reconstruida en versión digital por Ray Larabie en 1996, más de veinte años después de los primeros usos que comentaba antes. Y, hablando del paso del tiempo, hace más de doce años (que se dice pronto) señalaba un caso parecido con dos grupos musicales que, además de compartir diseños similares en sus logotipos, comparten iniciales: B.G.

.

A principios de julio del año pasado se lanzó Iron Maiden: Legacy of the Beast, un juego gratuito para móviles. Aunque me di de alta seis meses antes y recibo notificaciones periódicas, el juego llegó en un mal momento y, por razones diversas, no lo he llegado a probar.

Ahora, tal y como comentan en Twitter, han anunciado en Nerdist un cómic basado en ese mismo universo en el que el alma inmortal de Eddie se ha hecho trizas, desperdigadas a lo largo del cosmos. Ahora, Eddie deberá viajar a través del espacio y el tiempo para combatir a las retorcidas legiones de La Bestia, buscar los fragmentos perdidos de su alma y traer el orden a los reinos.

Se publicará a través de Heavy Metal, cuyo director general, Jeff Krelitz, decía: Como fan de toda la vida de Iron Maiden, es un privilegio publicar el primer cómic que otorga una narrativa a su emblemática mascota, Eddie. Cuando discutimos el potencial de juntarnos en este proyecto fue inmediatamente claro que no había mejor hogar para Iron Maiden que Heavy Metal. La historia de casi medio siglo de Heavy Metal bien trabajando, bien lanzando carreras exclusivamente de artistas consumados continúa aquí con el increíble equipo que Iron Maiden tiene trabajando en esta serie.

Escrita por Llexi Leon e Ian Edginton, y dibujado por Kevin J. West, el cómic se estrenará en el Heavy Metal de julio, el número 287.

Lo que no sabía es que Grant Morrison es el redactor jefe de la revista. Ahora mismo no recuerdo haber leído ningún número de la publicación estadounidense, aunque hace tiempo sí curioseé algo del material de la germinal Métal Hurlant.

.

Después de probar la cerveza Trooper, tanto en su variante normal como la Trooper 666 y la Trooper Red ‘N’ Black, puedo decir que no está nada mal. Desde luego, no es una bebida especialmente barata (y no creo que su precio mejore en el corto plazo tras el Brexit) pero es un capricho por el momento asequible.

En cualquier caso, me entero ahora que hace un par de días anunciaron un nuevo diseño de etiqueta:

Para comparar, aquí se puede ver la etiqueta original y la variante sueca:

No especifican si este cambio estético se extiende a la chapa. La original inicialmente no llevaba ningún tipo de decoración, mientras que las últimas que me regalaron tenían la cara de Eddie con el aspecto que tiene en «The Book of Souls».

.

Veo (de nuevo) en GearGods algo que me llama la atención. En esta ocasión se trata de una reseña a un artículo en UPROXX titulado This Guy Turns Skateboards Into Guitars que es una transcripción/comentario sobre un vídeo centrado en Nick Pourfard [06m15s]. Este caballero se dedica a utilizar la madera de los monopatines para fabricar tanto cuerpos como mástiles de guitarras.

El vídeo y el artículo acompañante son de finales de octubre pero a mediados de febrero del año pasado dejó una reseña en su página sobre el bajo que hizo para Steve Harris de Iron Maiden. Tomó como referencia el bajo habitual de Harris —un Fender Precision Bass blanco con dos rayas negras en el borde del cuerpo y cuello de arce, puente Leo Quan Badass II, pastillas Seymour Duncan SPB-1, golpeador reflectante y una pegatina del West Ham en el cuerpo— y creó el siguiente bajo que equipó con unas cuerdas de la línea custom del bajista (¿las RotoSound SH77?) y pastillas Seymour Duncan: