.
The United States Of Metal, según Kerrang! (marzo de 2018).

.

Cada vez que veo algún análisis de datos, como el de la posible influencia de los servicios de streaming en la duración de las canciones, me entran ganas de profundizar en Python o aprender R. Ian Chainey, una persona claramente más determinada que yo, decidió que sólo necesitaba Excel para realizar su estudio informal publicado en Stereogum sobre el volumen de álbumes que se ponen a la venta cada mes, tomando como fuente de datos la Encyclopaedia Metallum.

Es curioso observar la preferencia por el mes de octubre, como señala el autor y se observa en casi todas ilustraciones de Michael Teal que acompañan al texto. Hablando de las ilustraciones, me ha encantado el toque de escribir los meses en el estilo de logos de grupos con alguna inicial igual en inglés, a pesar de la dificultad para identificar correctamente a algunos: Judas Priest → January, Mercyful Fate → February, Metallica → March, Atheist → April, Mayhem → May, Jorn → June, Judicator → July, Amorphis → August, Sleep → September, Obituary → October, Napalm Death → November, Deicide → December.

Número de veces que cada mes ha sido el que ha tenido mayor y menor número de LPs publicados en un año.
Fuente: Encyclopaedia Metallum. Análisis: Ian Chainey. Ilustración: Michael Teal. Publicación: Stereogum.

El artículo desglosa y agrupa estos datos en distintos agregados, además de ofrecer opiniones que expliquen las cifas observadas. También resulta interesante ver el número de LPs registrados en la fuente de datos, contados por año. Según el recuento de Chainey, se han registrado tantos álbumes de 2017 como la suma de todos los registrados para los años 1980 a 1993.

.

Yo escribo mal. Me atrevería a decir que escribo MUY mal. Siendo consciente de este hecho, procuro utilizar los recursos que tengo a mano para asegurar que no estoy soltando palabros a diestro y siniestro.

Una de estas referencias es el diccionario de la RAE que tiene una «palabra del día», como se puede comprobar con el enlace anterior. La de ayer, día 22 de enero de 2018, fue reguetón y así lo atestigua esta captura de pantalla. Tenía que ser lunes. Claro que el DRAE reconoce también el anglicismo heavy como adjetivo y sustantivo.

Lo que me lleva a esta reseña de la semana pasada en Merriam-Webster sobre el uso creciente de «metal» como adjetivo. Es anecdótico que su primer uso —que hayan podido establecer hasta la fecha, al menos— se dio en un comentario de 1998 sobre el disco «Volume 8: The Threat Is Real» de Anthrax, igual que el hecho que treinta años antes Barry Gifford había usado la expresión heavy metal para describir el tipo de rock del disco «A Long Time Comin’» de The Electric Flag.

Y esta es la chorrada del día. Ya volveremos en otra ocasión con contenidos mas heavy.

.

Puedo dar fe de la cantidad de tiempo que se puede perder poniendo nombre a un grupo de música. Afortunadamente, el aprendizaje automático viene a nuestro rescate, dando lo que será sin duda el mayor paso en el progreso de la inteligencia artificial: el generador de nombres de grupos de metal de Janelle Shane.

La pregunta del día: ¿puede un ordenador aprender a sonar metálico?

Gracias a HellBlazer de http://www.metal-archives.com/, quien proporcionó un conjunto de datos de más de 100,000 bandas, sub-géneros y países de origen, tuve la oportunidad de averiguarlo.

Pasé el conjuto de datos a un entorno de trabajo de código abierto de redes neuronales que había entrenado previamente para generar recetas de cocina, Pokemon, chistes de toc-toc, frases para ligar y hechizos de D&D. Como de costumbre, las instrucciones eran sólo aprender cómo es el conjunto de datos e intentar crear más de lo mismo. Con más de 100,000 entradas a las que hincar el diente la red neuronal consiguió producir resultados que eran… bueno, sorprendentemente metálicos.

Os presento: Nombres de grupos, de momento sin pedir, generados por red neuronal

Dragonred of Blood – Death Metal – Indonesia
Deathhouse – Melodic Death Metal – Brazil
Vultrum – Folk/Black Metal – Germany
Stäggabash – Black Metal – Canada
Deathcrack – Death Metal – Mexico
Stormgarden – Black Metal – Germany
Vermit – Thrash Metal/Crossover,/Deathcore – United States
Swiil – Progressive Metal/Shred – United States
Inbumblious – Doom/Gothic Metal – Germany
Inhuman Sand – Melodic Death Metal – Russia
ChaosWorge le Plague – Doom Metal – Brazil
Inhum the Thorg – Black Metal – Slovenia
Chaosrug – Black Metal – Mexico
Jazzy – Heavy Metal – United States
Sux – Heavy Metal/Hard Rock – Chile
Dragonsulla and Steelgosh – Heavy Metal – Tuera
Verking of the Beats – Thrash Metal/Crossover Thrashcore – Netherlands
Squeen – Doom Metal – Colombia
Death from the Trend – Black Metal – Croatia
Shuck – Death Metal – Israel
Dragorhast – Heavy Metal/Hard Rock – Germany
Verb – Black Metal – Norway
Black Clonic Sky – Black Metal – Greece
Snapersten – Folk/Melodic Black Metal – Italy
Verk – Melodic Death Metal – Sweden
Snee – Thrash/Death Metal – Brazil
Vomberdean – Melodic Black Metal – United States
Suffer the Blue – Death/Thrash Metal – Germany
Sespessstion Sanicilevus – Melodic Death Metal – United States
Sköpprag – Black Metal – Norway
Sht – Symphonic/Heavy Metal – United States
Sun Damage Omen – Symphonic Progressive Metal – France

Hace un par de años mencionaba el trabajo de Karpathy en relación con la composición de música con RNNs y el año pasado por estas fechas dejaba un apunte sobre la generación de pistas de batería con redes LSTM aprendiendo de Metallica.

Yo, por mi parte, doy la bienvenida a nuestros nuevos amos algorítmicos. Podrán diferenciarme de otras formas de vida orgánica porque estaré escuchando cualquiera de los grupos anteriores mientras llevo puesta la siguiente camiseta:

.
Visto en BunnyFood.
Visto en TINIESTSHORTS™.