.

El otro día vi uno calcetines de «Thriller» a la venta en Stance, vía Boing Boing. También los venden por separado, por un lado los de la transformación y por otro lado los de la versión zombi:

Pero ahí no acababa la cosa. Curioseando un poco más me topé con calcetines de Motörhead, de Iron Maiden y de Slayer:

También vi que tienen cuatro diseños de calcetines de los Bad Brains: uno de la portada de su disco homónimo, otro similar inspirado por «Supertouch», un tercero en la misma línea llamado «Take Over» y un cuarto basado en su último disco, «Into The Future».

Además tienen diseños inspirados por otros grupos punk; dos con la imagen de «Milo Goes to College» de los Descendents, uno negro y uno blanco; y uno de los Dead Kennedys:

El único que no soy capaz de agrupar es este diseño con la foto del arresto de Johnny Cash:

No sé si llevaría calcetines así pero eso no quita que tengan su gracia.

.

Cuando estuve curioseando el diseño de la identidad visual de la Orquesta Sinfónica de Londres conocí WPP, un conglomerado empresarial de servicios de marketing y comunicaciones. Una de las unidades de este grupo es Grey, una agencia creativa con sedes por todo el mundo. En la de Kuala Lumpur trabaja el artista malasio Vince Low, autor de unas retratos ilustrados para una campaña de concienciación sobre la dislexia de hace unos años. Low ha realizado, además, varias ilustraciones de músicos, tanto para su serie de trabajos Music Legend como para una exposición que hizo en Singapúr en 2014:

He encontrado además un par de vídeos del ilustrador, uno dibujando a Elvis [01m25s] y otro garabateando a Bob Marley [01m31s].

.

Veo en MusicRadar una anécdota que no recuerdo haber oído antes. Al parecer, cuando Quincy Jones escuchó la demo del tema de Michael Jackson decidió contactar con el guitarrista. El problema es que Van Halen pensó que era una broma, como él mismo contó hace más de dos décadas:

Tenía este viejo sistema de telefonía en el estudio. Sóno el teléfono, lo cogí y [oí] una voz que decía: ‘Eh, ¿Eddie? ¿Ese Eddie?’ Había mucho chisporroteo y ruido. Y dije, ‘sí, ¿quién es?’ Pero evidentemente no me oía. Así que colgué, suponiendo que era un fan. El teléfono vuelve a sonar y la misma voz que dice: ‘Ey, Eddie.’ Así que esta vez grito ‘¡Capullo!’ y cuelgo. El teléfono suena por tercera vez. ‘Ey, Eddie, Eddie, soy Quincy Jones.’ Qué pequeño me sentí.

A algunas personas en la banda por aquel entonces no les gustaba que hiciera cosas fuera del grupo. Pero se daba la circunstancia que Roth estaba en el Amazonas o en alguna parte, y Mike estaba en Disenyland y Al estaba en Canadá o algo, y yo estaba solo en casa. Así que pensé, bueno, nunca lo sabrán. En serio: ¿quién iba a saber que he tocado en el disco de un tío negro? Michael dijo ‘me gusta eso de alta velocidad que haces.’ Así que toqué dos solos sobre [el tema] y dije ‘elegid el que queráis.’ Fueron 20 minutos de mi día. Lo hice gratis y más tarde todo el mundo me decía [que] podía haber sacado un punto de regalía. Pero no importaba porque Quincy me escribió una carta de agradecimiento y la firmó como ‘El Capullo’. La emarqué. Clásica.’

Michael Jackson y Eddie Van Halen, visto en VHND.com.

.

Busqué la animación anterior tras toparme con otra de treinta segundos, esta hecha con piezas de LEGO en stop motion, realizada por Annette Jung, del estudio de animación berlinés Talking Animals, que se puede ver en Vimeo [00m29s]. Encontrada finalmente en Brother Brain, me vuelve a dar ganas de echarle otro tiento, igual que cuando lo mencioné por aquí el año pasado.

.
Michael Jackson - Thriller [00:13:03]