.

Recuerdo haber visto tanto en el club musical Delta como en Eurielec a personas diseñando y fabricando sus propios pedales para guitarra y bajo. Lo que no recuerdo haber visto es una PCB de un circuito de distorsión en una tarjeta de visita, que es justo lo que ha hecho Kurt Ballou. El guitarrista y productor dice en Facebook:

Hagamos algo juntos. Si me veis en un concierto, o en la calle o donde sea (no enviaré esto por correo), pídeme mi tarjeta de visita PCB. Es gratis. Si tienes algo de habilidad soldando, unos $40 o $50 para gastar en componentes y sabes seguir instrucciones, ¡puede utilizarse para hacer un increíble pedal de distorsión! Este circuito, llamado Brutalist Jr. es una versión simplificada, pero no menos brutal, de Brutalist, un pedal basado en el Providence Stampede [N. del T.: no especifica si el SDT-2 o el SOV-2] que pondré a la venta en 2017 bajo el sello GCI.

Tarjeta de visita PCB de Kurt Ballou.

Aparentemente para desarrollarlo tuvo ayuda de S&K y Dunwich, aunque no sé en qué medida ni si se refiere a la tarjeta o al pedal.

.

Un poco de rebote, me entero de la campaña en Kickstarter para financiar Freedrum, un proyecto del estudio malmoguiense Block Zero. Cortando, pegando y traduciendo:

Freedrum es una batería virtual que cabe en tu bolsillo. […]

[Se trata de unas pastillas en cuyo interior] hay una PCB con un giroscópio que detecta movimientos y los interpreta como si fueran golpes en una batería. [… Estos] se traducen a [una señal] MIDI [que] se envía por Bluetooth a [una] aplicación que pueda reproducir los sonidos. […] Utiliza el estándar Bluetooth LE MIDI, que ofrece una latencia muy baja.

[…]

Simplemente ajusta los sensores en tus baquetas, sincronízalos con tu teléfono y llévalos donde quieras. […] Freedrum está alimentado por una pequeña batería LiPo de alta capacidad, que puede cargarse por completo en poco menos de una hora y ofrece suficiente potencia para mantener [el dispositivo] funcionando durante siete horas de [uso continuo].

[…]

[Está diseñado] con un único botón que enciende el dispositivo y lo calibra para que puedas empezar a tocar lo antes posible. Incopora un LED sobre el botón que indica los niveles de conexión y batería.

Un dispositivo Freedrum en una baqueta Vic Firth.

El proyecto ha superado el 200% de su objetivo de financiación, aunque la campaña todavía durará catorce días más. Las recompensas para los inversores tempranos hace tiempo que se agotaron, pero siguen estando disponibles las opciones de invertir en un paquete normal de dos sensores por $89 o uno doble con cuatro sensores por $169, que se recibirían en agosto de 2017. Los que busquen cacharrear con le invento pueden invertir $199 en un kit de prototipado que incluye sólo el circuito impreso y un contacto con los ingenieros software del proyecto, con una fecha tentativa de entrega de marzo de 2017.

A pesar de resultar interesante y curioso, creo que seguiré ahorrando para comprarme una batería electrónica para uso casero, como ya dije cuando mencioné Aerodrums.