.

Cualquiera que haya visto una batería probablemente habrá visto pedales como estos de la compañía escocesa Duallist Drums:

Sin embargo, me da a mí que otros de los productos de este fabricante son menos comunes, a pesar de no ser especialmente recientes. Por ejemplo, está el pedal D4 Dual, que puede ser usado como un pedal sencillo o, pisando una palanca, tener un golpe con una segunda maza a la subida del pedal. Algo así tiene el siguiente aspecto:

Y como los hay que no tienen suficiente, se pueden poner dos de estos pedales en una batería de doble bombo para lograr… muchos golpes [03m41s].

Claro que tampoco se iban a olvidar de los que les gustan los números impares, para los que han fraguado el D3 Triple:

Si ya me cuesta hacer tripletes normales con las manos no quiero ni pensar lo que sufriría mi neurona al intentar usar uno de estos pedales. En lugar de imaginar lo que se puede hacer con esto creo que lo mejor es dejar que Kevin Mackie, inventor del pedal, lo explique y demuestre: Duallist Triple Drum Pedal @ NAMM [05m08s].

.

Leo en vimeo:

An interactive art piece consisting of a grid of 96 guitar effects pedals that are wired together, as well as a guitar and an amplifier. As people step on the different pedals they activate various effects, which multiply over one another, creating a dynamic sonic experience.

davidbyrne.com/art/guitar_pedals

.

La foto anterior muestra la obra de 2007 de Yoshihiko Satoh titulada «positive tone» y forma parte de la colección MXR (Misunderstanding X Realizing). De sus trabajos también me llama la atención la serie «Present Arms», cuya última muestra me gustaría ver en acción.

.

No, no se trata de emborracharse, viciosos.

Leía hace unos días en Harmony Central:

According to Brian Wampler, owner of Wampler Pedals, «A close friend of mine has breast cancer and has no insurance, no family, and the government will not pay any medical costs for her to get the treatment she needs. Now, I’m not rich by any means, but I had to do something to help her. My wife and I came up with the idea of creating a pink pedal that is rich, dynamic, and very tweakable, and donate ALL the profits to her. […]»

Aparte del gesto, que honra al fabricante, el pedal tiene bastante buena pinta. Parece orientado sobre todo a obtener unos sonidos sólidos y cálidos de blues y rock, y el acabado en rosa con purpurina lo hace bastante llamativo. Como señalan en la página del Underdog Overdrive, originalmente sólo construyeron 100 unidades (que era para lo que tenían provisión de materiales) pero ahora han vuelto a producir más. Lo que no se sabe es cuántos harán. Así que los interesados mejor que se den prisa.