.

Según este artículo aprobado en PNAS en 2014 al que llego ahora vía hypebot:

El entorno auditorio contiene normalmente varias fuentes de sonido que se solapan en el tiempo y el sistema auditorio analiza la onda de sonido completa como flujos o voces que representan las distintas fuentes. Curiosamente, la melodía principal (información espectral/tonal) la acarrea habitualmente la voz más aguda, mientras que el ritmo (base temporal) se suele llevar con la voz más grave.

Trabajos anteriores que utlizaron electroencefalografía (EEG) demostraron que la corteza auditiva registra el tono con más robustez en la más aguda de dos tonos o melodías simultáneas, y el trabajo de modelado indicó que esta superioridad de la voz aguda para el tono tiene su origen en la periferia sensorial. Aquí, hemos investigado la base neural de acarrear información de sincronización rítmica en las voces de tonos graves.

Presentamos tonos agudos y graves simultáneamente en un flujo isócrono, presentando a veces el tono agudo o el tono grave 50 ms antes de lo esperado y manteniendo el otro tono en el tiempo esperado. Grabaciones EEG revelaron que las respuestas negativas a la discrepancia era mayor en las desviaciones de sincronía en los tonos graves, indicando mejor registro de sincronía de tonos graves frente a tonos agudos a nivel de la corteza auditiva.

Una tarea de comportamiento motriz reveló que la sincronización percusiva [siguiendo el ritmo con la mano] estaba más influenciada por el flujo de tono más grave. Resultados de un modelo biológico plausible de la periferia auditoria sugieren que las dinámicas cocleares no lineales contribuyen al efecto observado. El efecto de superioridad de la voz grave para registrar la sincronía explica la práctica musical habitual de llevar el ritmo con instrumentos con rangos en los graves, y complementa los efectos de superioridad de las voces agudas para tono y melodía previamente establecidos.

Representación de las dos condiciones experimentales EEG. En la versión de la condición desviada de dos voces, el estándar (80% de los casos) consistían en tonos de piano agudos y graves simultáneos [frecuencias fundamentales de 196 Hz (Sol3) and 466.2 Hz (Si♭4)]; las desviaciones consistían en presentar aleatoriamente uno de los tonos 50 ms antes de lo esperado (un 10% de los casos el tono agudo y un 10% el tono grave). En la condición de control de dos voces, sólo se presentaban los estímulos con tono agudo prematuro y tono grave prematuro, ocurriendo cada caso un 50% de las veces.

.

A la hora de percibir música, el cerebro humano es más afín a ciertos tipos de ritmos frente a otros, de acuerdo con un estudio del MIT publicitado en “How the brain perceives rhythm” por Anne Trafton.

Un equipo de neurocientíficos ha observado que la gente tiene tendencia a la hora de oír y producir ritmos compuestos por ratios de enteros simples. Por ejemplo, una serie de cuatro compases separados por intervalos de tiempo iguales que, en este ejemplo, se representarían por un ratio de 1:1:1. Han hecho su estudio con músicos y no-músicos estadounidenses, al igual que con los miembros de la tribu Tsimane’ de Bolivia con poca exposición a la música occidental. En ambos casos llegaron a la misma conclusión, encontrando diferencias en los ratios preferidos en uno y otro grupo.

Para este estudio, el equipo del MIT desarrolló una forma de descubrir tendencias en la interpretación del cerebro de estímulos sensoriales. Se piensa que estas tendencias, denominadas “antecedentes”, están basadas en experiencias anteriores y ayudan a resolver estímulos cuando estos pueden ser interpretados de diversas maneras. Por ejemplo, en una habitación ruidosa los antecedentes ayudan a extraer una conversación influenciando la interpretación hacia sonidos, palabras o formas linguísticas familiares.

Para descubrir estas preferencias, los investigadores generaron aleatoriamente series de cuatro compases que los sujetos tenían que escuchar y repetir posteriormente. En cada caso, se grababa lo que el sujeto repetía y se lo volvían a poner, que tenía que volver a repetirlo, y así un número suficiente de veces. En cada iteración el ritmo se iba alterando ligeramente hasta que las secuencias que reproducía el sujeto mostraban la dominancia de sus tendencias.

Gráfica que muestras las diferencias en las distribuciones de las respuestas entre los participantes Tsimane’ y estadounidenses.

.

Si alguien ha hecho propósito de año nuevo de pasarse más por el gimnasio (quién sabe, hay gente pa’tó) mi sugerencia es que intenten algo así:


Speed bag Memory Lane-Netsky Punch Drum [02m28s]

Yo lo estaré mirando desde el sillón.