.

La única educación musical formal que tengo se remonta a hace casi tres décadas, a los tres trimestres que estuve recibiendo clases semanales de piano, un privilegio que no podré agradecer lo suficiente a mis padres. Igual que de vez en cuando busco una batería electrónica que pudiera tener en casa, tampoco me desagradaría tener un piano con el que retomar esta actividad. Evidentemente, primero tendría que gestionar mucho mejor el tiempo libre que tengo :P.

En base a esto, lo más lógico es que me hubiera fijado en la batería o el teclado que anunció Roland el mes pasado y recogían en Reverb. De hecho así fue, pero también llamó mi atención la nueva keytar AX-Edge:

Seguro que, en las manos adecuadas, se les puede sacar mucho partido pero nunca he entendido exactamente cuál es su ventaja. Mirando superficialmente el material comercial de este instrumento, tampoco acierto a ver las diferencias sustanciales frente a su predecesora, la AX-Synth.

De todas formas, probablemente yo no esté entre los objetivos de este nuevo producto. Estos instrumentos siempre me han parecido una mezcla extraña.

.

Hace tres años hice algunos apuntes buscando una batería electrónica para uso casero, y los repasé el año pasado cuando vi el anuncio de un nuevo modelo de batería electrónica plegable. Aunque a estas alturas es un mero ejercicio de ensoñación, no dejo de curiosear de forma periódica pero superficial el panorama de estos instrumentos para ver cuál adquiriría.

Hasta la fecha tenía un modelo de referencia que presentaba las características que, como profano, me parecen más interesantes sobre papel. Sin embargo, con la serie TD-17 de Roland, tengo un nuevo referente.

Foto promocional de una Roland TD-17KVX.

Igual que en las últimas ocasiones, me hice una tabla para comparar rápidamente las características del modelo más llamativo de la nueva serie con mi referencia previa:

TD-17KVX (1499€) TD-11KV (1390€)
Módulo TD-17 (~630€) TD-11 (585€)
Caja PDX-12 (179€) PDX-8 (155€)
Tom 3 ×PDX-8 (155€) 2 × PDX-6 (159€) + 1 × PDX-8 (155€)
Crash 2 × CY-12C (219€) 1 × CY-12C (219€)
Ride CY-13R (~145€) CY-13R (~145€)
Charles VH-10 (299€) [sin pedal] CY-5 (79€) + FD-8 (85€)
Bombo KD-10 (179€) KD-9 (~177€)
Atril MDS-4KVX (149€) MDS-4V (129€)

Los precios de cada fila están sacados de la misma página. Casi todos salen de la misma tienda menos los que están precedidos por una virgulilla, que son aproximaciones sobre el precio visto en múltiples minoristas. Por igualar los conjuntos, se puede añadir un pedal de charles genérico de 70€ (precio aproximado) a la TD-17KVX y un crash más a la TD-11KV. Con todos estos supuestos sobre el precio de los componentes, las diferencias quedarían en:

Modelo Precio
en conjunto por componentes
TD-17KVX + pedal de charles 1569€ 2554€
TD-11KV + CY-12C 1609€ 2266€

En estas condiciones la TD-17KVX no sólo sale más barata, también supone un descuento aproximado del 39% en el precio de los componentes frente a un 29%, también aproximado, en el caso de la TD-11KV. Evidentemente este descuento es totalmente artificial y variaría según los precios de los componentes, con lo que no deja de ser un dato prácticamente intrascendente. Además, ninguna viene con un pedal de bombo que sumaría al coste total de los dos conjuntos y más en mi caso, que preferiría que fuera doble.

Como lego en baterías electrónicas, no sabría establecer una escala para comparar los módulos de ambos conjuntos. Creo que puedo asumir sin muchos riesgos que la prestación de ambas excedería mi capacidad de sacarle partido, con lo que tampoco sería un factor decisivo en mi caso. Los parches más grandes y el charles más «natural» de la TD-17KVX son una mejora interesante, aunque no incluye ni el pie ni el pedal del charles. El crash adicional de serie es un punto a su favor.

La mayor incógnita en mi caso es el montaje y tamaño del atril. La única vez que probé una TD-11KV mis piernas quedaban incómodamente más altas que el parche de la caja y la distribución un tanto constrictiva, aunque no tuve oportunidad de intentar ajustar la colocación de las piezas. Si la altura fuese insuficiente no sé si se podría aumentar con extensiones en las patas sin comprometer la estabilidad del conjunto.

Debería informarme más de otros fabricantes y modelos pero, de momento, tengo un punto de comparación aunque sea sobre especificaciones.

.

Tengo la idea de adquirir en algún momento una batería electrónica para uso casero, como comenté hace un par de años. Aunque de momento tenga este propósito aparcado, el otro día me llegó el anuncio de la nueva batería electrónica Roland TD-1KPX2 y me hizo volver a considerar esta posibilidad para un futuro.

Roland TD-1KPX2.

Su precio queda fuera del presupuesto que, en mi caso, sería razonable pero sus componentes parecen acercarse a los de la que todavía me parece la opción más tentadora dentro de la gama de Roland, la TD-11KV. ACTUALIZACIÓN (29/ago/2018): He revisado y actualizado mi referencia de batería electrónica, que ahora sería la TD-17KVX.. Para verlo un poco más claro, he hecho lo mismo que la otra vez: hacerme una tabla sencilla comparando los componentes de una y otra batería. He intentado recoger los precios que he podido localizar de cada componente, a fecha actual — finales de septiembre de 2017. Como Roland fija los precios de sus productos probablemente no haya mucha variabilidad en los mismos entre comercios.

TD-1KPX2 (1075€) TD-11KV (1390€)
Módulo ¿TD-1? TD-11 (585€)
Caja PDX-8 (168€) PDX-8 (168€)
Tom (×3) PDX-6 (159€) PDX-6 (159€)
Crash (+1) CY-5 (88€) (+ ✗) CY-12C (158€) (+ ✔)
Ride CY-5 (88€) CY-13R (177€)
Charles CY-5 (88€) + FD-9 (175€) CY-5 (88€) + FD-8 (98€)
Bombo ? KD-9 (177€)

Por características y precio creo que sigo prefiriendo una TD-11KV, aunque yo diría que la TD-1KPX2 ofrece más de lo que yo probablemente supiera aprovechar. Además, esta última tiene la ventaja clara de poder dejarla plegada cuando no se estuviera usando. De todas formas, si tengo el espacio para tener la batería montada, no estoy muy seguro de querer estar desplegando y plegando un instrumento de 15 kg cada vez que fuera a tocarlo. Tendría que ver si es suficientemente compacta para tener un sitio fijo en algún rincón.

Claro que eso me lleva de nuevo a una de mis mayores dudas, que es si su tamaño me permitiría tocarla con cierta comodidad. En su momento llegué a probar en tienda tanto la TD-4KP (otro modelo plegable) y la TD-11KV, aunque tal y como estaba montada esta última quedaba todo demasiado bajo para mí. Tendré que intentar probarlas con un poco de calma en algún momento.

.

Hace una temporada Adam “Ad-Rock” Horovitz revelaba por qué ya no escucha nueva música en una entrevista donde, de paso, mencionaba que fue uno de los primeros de su círculo en tener una 808 [29m14s] que guardaba en los estudios Chung King, refiriéndose a la Roland TR-808 con la que grabarían Licensed to Ill.

Ahora veo en Engadget que existe un proyecto de Vincent Riemer denominado iO-808 que trae la mítica caja de ritmos al navegador usando la Web Audio API. Aunque la interfaz puede ser poco intuitiva, el autor también ha creado un manual básico para familiarizarse con su funcionamiento.

Este proyecto no es único: como señalan en FACT Magazine, existen sitios como Acid Machine, una aproximación a la TB-303; o HTML5 Drum Machine que ofrece tanto la TR-808 como la TR-909 (emulada también en HTML-909), junto con la Machinedrum de Elektron y la LinnDrum, además de una batería acústica.

.

Se me ha metido en la cabeza la posibilidad de adquirir una batería electrónica que, igual que el resto de instrumentos que tengo, sólo sería para uso doméstico y tocar en ratos libres. Habiendo tocado alguna que otra batería tengo ciertas preferencias, sin un orden de relevancia particular:

  • Platos ahogables.
  • Parches de membrana.
  • Segundo crash (u opción de tenerlo en un futuro).
  • Pedal de bombo “de verdad”.
  • Posibilidad de doble pedal de bombo.
  • Múltiples zonas en el parche de caja.
  • Parches/set programable.
  • Apta para aficionados de hasta 2 metros.

Si esto fueran requisitos, debería buscar algo parecido a la Roland TD11-KV Roland TD-17KVX pero su precio actual supera por mucho los 700€, que sería un presupuesto razonable en mi caso.

Hasta la fecha, mis candidatas por presupuesto y características son (de nuevo, sin un orden concreto): Roland TD-1KV, Roland TD-4KP y Yamaha DTX450K. ACTUALIZACIÓN (22/sep/2017): También he considerado la (más cara) TD-1KPX2.

Aparte de las diferencias entre fabricantes y módulos, he intentado ver los distintos componentes de cada equipo, desglosándolo así:

TD-1KV TD-4KP DTX450K
Caja PDX-8 Serie PDX TP70S
Tom (×3) Serie PDX Serie PDX TP70
Plato (×2) OP-TD1C +1 CY-5 PY90AT +1
Charles ? FD-8 HH65
Bombo + pedal ? ? + ✗ KP65 + FP6110A

Ya que en todos los casos son más los puntos a favor que en contra, por brevedad señalaré sólo estos últimos:

  • TD-1KV
    • El parche de la caja tiene dos zonas (frente a tres de la Yamaha).
    • No se puede asignar individualmente el sonido de cada parche.
    • Para usar un pedal de verdad haría falta comprar también un parche KD-9.
  • TD-4KP
    • El parche de la caja es el más sencillo de las tres opciones.
    • El pedal de bombo no viene con el set.
    • No tiene modo de doble bombo. Se puede emular con algún truco.
    • Para usar un pedal doble de verdad haría falta comprar el parche KD-9.
    • No parece tener opción de añadir un plato más.
  • DTX450
    • Platos no ahogables.
    • No parece tener opción de doble bombo, aunque quizás se pude conseguir asignando el sonido adecuado al pedal del charles.

Sólo por esta comparativa parece que descartaría la TD-4KP, aunque de momento es la única de las tres que es plegable y que he podido probar para ver que se ajusta a mi estatura. Intentaré probar alguna más, si tengo la oportunidad, y se agradecerán sugerencias.