.

Creo que haber visto el trailer de la serie del Castigador me adelantó una o dos cosas que no necesitaba saber con antelación. La serie tiene sus defectos y revelar ciertas imágenes prematuramente les resta impacto en el momento que se vuelven a ver. Con todo, resultó suficientemente entretenida como para que tenga curiosidad por ver la segunda temporada, si tengo oportunidad, ahora que ya se sabe que está encargada.

Y eso es más de lo que puedo decir de algunas de las últimas series de Marvel en Netflix, que no me gustaron tanto como las primeras. Vi Iron Fist entera más por inercia que por interés y, en mi opinión, el personaje se llevó consigo muchos de los problemas de su serie a The Defenders.

Ahora bien, no me desagradaría ver un montaje musical en la línea de la ilustración de dthains_art que veía hace unos días en el tumbler de Brian Michael Bendis, inspirada en la portada de «Demon Days» de Gorillaz:

Defenderz – Devil Days

.

Prefiero ver las series o películas conociendo lo mínimo para saber si me puede interesar o no. Eso quiere decir que suelo evitar ver trailers, salvo en casos como el del mes pasado con la promoción de la serie de Punisher. Tampoco he tenido reparo en ver el vídeo de la versión de «Come Together» de Gary Clark Jr. [03m46s] con imágenes de la película de la Liga de la Justicia que se estrena mañana. En este caso, los precedentes han pesado más que mis reticencias.

Por un lado, están los resultados digamos irregulares de las películas del universo extendido de DC, especialmente las que tienen más de un protagonista. Consideré que existía la posibilidad que alguna imagen del vídeo hubiera podido reavivar mi interés. Por otro lado, está Gary Clark Jr., cuya música sí llama mi atención y del que ya dejé anotado por aquí un vídeo suyo hace tres años, menos un día. Casualmente, en dicha ocasión también se trataba de una versión, en concreto de «Catfish Blues» de Robert Petway.

Cuando tomo una tangente no hay quien me pare, así que para llegar a lo que iba a poner me salgo por otra. Como ya comenté, «Catfish Blues» es precursora a «Rollin’ Stone», lo que me hizo recordar una historieta de ocho páginas de Alex Toth que vi en algún momento y he vuelto a encontrar en tumblr. Sólo tiene en común el título y la presentación musical, pero no deja de ser curioso:

.

No sé si debería poner un aviso de pequeños spoilers de un capítulo de 2007 de The IT Crowd, del primer anuncio de la (todavía no estrenada) serie del Castigador y de Johnny cogió su fusil. Pensando en lo que voy a mencionar, no creo que vaya a contar nada que los fastidie. Aunque quizás lo vea pertinente porque yo lo agradecería: suelo intentar no conocer por adelantado nada de algo que prefiero descubrir por mi cuenta. No es tanto que me estropeen alguna sorpresa de un libro o una película, si no que prefiero formar mi propia opinión evitando en la medida posible prejuicios y expectativas. Y esto me lleva a la serie británica que he mencionado.

En el tercer episodio de la segunda temporada de The IT Crowd uno de los personajes intenta por todos los medios que no le revienten una película que quiere ver. Debo confesar que ya en su momento me sentí bastante identificado en algunos aspectos y con la edad no he mejorado. Sin embargo, hay ciertas cosas que son demasiado tentadoras. Y eso me lleva a la serie del Castigador.

Hace un mes sacaron un trailer de The Punisher [02m25s], la serie de Netflix protagonizada por Frank Castle, personaje por el que siento especial debilidad —su Año Uno sigue siendo uno de mis cómics favoritos— y que fue de lo mejor de la segunda temporada de Daredevil. Inicialmente iba a procurar evitar verlo pero al enterarme que habían utilizado «One» decidí echarle un ojo.

Imagen del trailer de Marvel’s The Punisher.

Es de sobra conocido el vídeo original de la canción con las imágenes de la película de Trumbo, que terminaba con un irónico «Dulce et decorum est pro patria mori». No hubiera estado de más que el trailer terminara con la frase que el sargento del campamento militar obligaba a recitar a Castle como si fuera una oración: «Si vis pacem, para bellum».

.

Normalmente procuro no poner nada que descubra partes importantes de libros, series de televisión o películas. A pesar de eso, la imagen con la que me topé después de encontrar la del lunes pasado es demasiado buena para no guardarla por aquí.

Tampoco creo que revele algo sorprendente o inesperado, y puede incluso que llame la atención a los que no hayan visto «Batman: The Brave and the Bold» o, de forma abreviada, BTBTB. Aunque técnicamente tuvo una temporada más que «Batman: The Animated Series», BTBTB cuenta con 76 episodios en total frente a los 85 de su predecesora. Lo bueno para los que tengan poco tiempo es que se pueden ver casi en cualquier orden ya que, con la salvedad de algún capítulo doble, no hay tramas argumentales desarrolladas entre episodios o temporadas. Es algo que ya estaba decidido antes de empezar la serie, como señalaba el director Ben Jones meses antes de emitirse el primer capítulo:

«Hay una historia de dos capítulos pero, aparte de eso, no hay un largo arco narrativo continuado para la historia global. Cuando vuelven estrellas invitadas individuales —Blue Beetle sobre todo— crecen como personajes respecto a sus apariciones anteriores. Hay un poco de continuidad en la personalidad de los personajes pero no sé cuánto puedo hablar sobre eso.»

De todas formas, sirva toda esta parrafada de aviso para los que no hayan visto la serie y quieran hacerlo en algún momento. Y ahora, a lo que iba:

Fotograma de «Mayhem of the Music Meister!» sacado de la colección de imágenes de esta crítica.

.

Dos ilustraciones de la película de Flash Gordon, una de Richard Amsel vista en Fuck Yeah Movie Posters y otra de Alex Ross vista en el tumblr de Brian Michael Bendis, aunque sólo en una de ellas mencionan la famosa banda sonora de Queen.

Esta gloriosa película tiene además unos cuantos lazos con el mundo del cómic y la televisión. Entre otras cosas, su guionista, Lorenzo Semple hijo, también lo fue de la serie de televisión de Batman; mientras que su protagonista, Sam J. Jones, protagonizó en 1987 una adaptación para la TV de The Spirit.Nunca te acostarás sin saber una cosa más.