.

Después de cerrar la entrada sobre teclados alternativos de la semana pasada estuve re-visitando el concepto del temperamento. Hay un texto de Kyle Gann que entra en detalle en el tema de la afinación y los problemas que presenta para instrumentos como el piano o la guitarra. Además, muestra su disconformidad con el temperamento igual y provee ejemplos sonoros para ejemplificar sus argumentos. En definitiva, una buena lectura.

Sin embargo, mientras leía todo esto mi mente empezó a divagar, seguramente para evitar que mi neurona se saturase, hacia algo que había visto este verano:

Pinchando para ver en grande la primera de las imágenes anteriores, sacadas de aquí, se puede ver lo que parece el diapasón de una Ibanez “Stoneman” de Fredrik Thordendal (una especie de Gibson Firebird/Ibanez Firebrand estilizada hacia una Gibson Explorer/Ibanez Destroyer pero con el cuerno de una Ibanez Iceman y ocho cuerdas) equipado con trastes True Temperament:

TRUE TEMPERAMENT™ does not imply Just Intonation. It is physically impossible to implement Just Intonation in more than one specific key (and its relative minor) on any instrument with only 12 intervals in the octave. (Except perhaps for computer-controlled instruments using electronically generated sounds.)

What we mean by TRUE TEMPERAMENT™ is that our fretting system will give you super-accurate intonation over the whole fingerboard in the temperament it is constructed for.

No es la primera vez que ha aparecido por aquí, se puede ver en el vídeo de “Musth” de Mattias Eklundh que mencioné hace año y medio, pero esta vez quise informarme un poco más.

Si lo he entendido bien, este sistema determina la posición de los trastes para cada cuerda según el temperamento y características específicas del instrumento. Mientras que para los trastes convencionales la posición es igual para todas las cuerdas y sólo depende de la longitud de la cuerda del cuello al puente, estos trastes tienen en cuenta la afinación deseada. La siguiente figura, vista en Fido Lab, ilustra las diferencias entre algunos temperamentos por afinación:

En el caso de True Temperament se consideran además la masa de cada cuerda y tensión “dinámica”. Pongo entre comillas este último término porque me lo he sacado de la manga, en su artículo de preguntas frecuentes hacen referencia a la tensión que tiene una cuerda siendo pulsada sobre un traste y la influencia de las características físicas de dicha cuerda en el cálculo de la posición. Parece de sentido común que estos distintos parámetros condicionen el tono producido por la cuerda pulsada, especialmente recordando cómo se calcula la tensión de una guitarra: la tensión es función de la masa unitaria, la longitud y la frecuencia.

.

A raíz de la entrada del lunes sobre los cascos Super Nintendo me puse a repasar algunos borradores que tenía sobre vídeojuegos y me volví a econtrar con este vídeo de Chris Novello [02m50s]. En él muestra un experimento curioso, utilizando un dispositivo de su invención, que denomina illucia, y un Soundplane, captura y después manipula el estado de la memoria de una partida de Super Mario Bros.

El autor acompaña el vídeo de una descripción del invento y de la “actuación” capturada en el vídeo que, aunque no me impresionó especialmente, me trajo a la cabeza la descripción de las interpretaciones de música electrónica sobre las que leí cuando estaba curioseando el tema de la música imposible. También me recordó una reseña que había visto en Hacker News, en cuyos comentarios hablaban del Soundplane como dispositivo superior a otro denominado SeaBoard. Ambos dispositivos se pueden ver aquí:

Más allá de las particularidades de estos inventos, en dichos comentarios se desarrolla una conversación bastante interesante (al menos para un profano como yo) sobre interfaces y controladoras. Dentro de la discusión un enlace sobre teclados alternativos llamó mi atención. En él empieza hablando de teclados isomórficos o uniformes, como el de Jankó, que tiene este aspecto en un piano:

Aparentemente, implementar este teclado en un piano convencional es un tanto complejo pero el principio tras la distribución de las teclas se puede llevar a otros instrumentos, como es el caso del sintetizador Chromatone. Y existen soluciones que buscan mejorar la distribución de las teclas también con su forma, como se observa en este vídeo sobre el Terpstra [11m48s], controlador que el año pasado consiguió completar con éxito su campaña de financiación por micro-mecenazgo:

Al verlo me acordé inmediatamente de una entrada de 2009 donde mencionaba el AXiS-64 pro de C-Thru Music, un teclado generalizado que también figura en el artículo enlazado antes sobre teclados alternativos. Pero hay dispositivos que van aún más allá, buscando poder utilizar temperamentos justos. Mirad esto:

Son dos variantes del Tonal Plexus de H-Π, que distribuye las notas de una escala en filas torcidas de teclas con control micro-tonal. Ahí es . Al ver algún vídeo de su funcionamiento me hizo volver a un artículo que mencionaba sobre Bach y el temperamento hace cuatro años, que me sigue pareciendo especialmente informativo para novatos como yo.

.

Últimamente me falta el tiempo pero en cuanto tenga un rato pretendo leerme con calma este artículo de El Tamiz sobre Johann Sebastian Bach. Tras el post de ayer y encontrármelo en los elementos compartidos de dmatilla casi parece inevitable. Cito:

Tal complejidad requiere, además del talento y los conocimientos suficientes, de una teoría musical avanzada, avanzadísima: a una especie de aproximación cuasi-científica a la composición. Y los compositores se encontraban con un problema que no había existido cuando la música era cantada con voces humanas y, sobre todo, cuando existía una sola voz: cuando se subía mucho por la escala musical o se bajaba mucho, las cosas no encajaban. Explicar esto en detalle sería muy largo, pero intentaré resumirlo para que te hagas una idea, ya que el bueno de Bach hizo avanzar las cosas mucho en este sentido.

Ya señalé un artículo sobre el asunto del temperamento hace unos meses y seguro que será entretenido volver a leer sobre este tema.

.

Vale, no es la mejor lectura para atacar con dolor de cabeza pero no deja de ser realmente interesante, aparte de estar bien escrito: The Wolf at Our Heels. The centuries-old struggle to play in tune. A continuación un extracto del comienzo del artículo:

The gods are laughing at their little joke on musicians. When it comes to the tuning of instruments, especially keyboards and fretted instruments, nature drops a giant hairball in our path. Here’s a short course on the arcana of tuning. It will take us to the meaning of a celebrated collection of keyboard pieces: J. S. Bach’s The Well-Tempered Clavier, humankind’s greatest musical riposte to the laughter of the gods.