.

Hace unos años veía por ahí unos lavabos con forma de guitarra y ahora me topo en Design Milk con los diseños de Gianluca Paludi para la colección de lavabos Vinyl de Olympia Ceramica:

Por lo que dicen en el press kit que han preparado para el Salone del Mobile Milano, el lavabo es como un tocadiscos de DJ […], el grifo es el brazo [de la aguja,] las dos perillas de control de volumen sirven para regular la presión y la temperatura del agua. La consola, que incluye un cajón con compartimentos, alberga un altavoz Bluetooth […]. La estructura [es] de hierro [y] lleva un estante de vidrio templado, un toallero y una bolsa de cuero […]. El espejo LED tiene luces tanto en la parte superior como en la inferior, y estas últimas replican el aspecto de un ecualizador:

.

Según dicen en Colossal, parece que con los componentes adecuados puedes sumergir un tocadiscos y conseguir una reproducción casi perfecta, como demuestra la instalación Submerged Turntable” del artista Evan Holm [01m04s].

En la página del artista hay un documental de poco más de ocho minutos sobre cómo preparó esta instalación en el SFMOMA hace ya un par de años.

Por suerte para mi economía, nunca me he dejado atrapar por el apasionante mundo del vinilo. Viendo como hay gente que cobra/paga miles de dólares por estos artículos temo que mi afán coleccionista y mis limitaciones presupuestarias sólo me generasen frustraciones.

Con todo, no deja de resultarme interesante, especialmente cuando se presenta de una manera original o menos convencional. Recuerdo haber visto hace un par de años la reseña del premio a la campaña “Back To Vinyl – The Office Turntable” en el festival Cannes Lions o la gran invitación de boda que puse por aquí hace cinco años, que me llamaron la atención.

También me resulta interesante cómo las compañías que todavía fabrican vinilos siguen operando y tienen incluso una demanda creciente, según un artículo en The Quietus al que llegaba vía Hacker News. No creo que sea por la edición del último recopilatorio del Wu-Tang Clan, The Wu – Once Upon A Time In Shaolin, del que sólo produjeron una copia.

Y hasta aquí lo que tenía apuntado. Que no todo van a ser mujeres desnudas sujetando unos vinilos o posando junto a un gramófono cada vez que hablo de discos :P.

.

Vale, tengo un problema. Veo una imagen así en LPCover Lover y lo primero que pienso es “¿será auténtica?”. Y no me refiero a la señorita.

No me parece preocupante que me interese por la naturaleza de la fotografía en lugar de por la mujer desnuda que en ella aparece. Lo que me inquieta es que probablemente sea muy evidente que la foto está compuesta para parecer antigua sin serlo y que yo dude. Y he dudado hasta el punto de buscar y encontrar la misma imagen con copyright, donde parece atribuir el origen a domai.com y la autoría al fotógrafo Andrey Slastyonoff aunque no he podido verificarlo. Aparentemente fue usada en 2002 como portada de la única maqueta/demo de un tal Buzz King, y hay referencias al fichero original (17676_slastyonoff_gan01.jpg) del 2001. En ningún caso he visto mención al nombre –artístico o real– de la modelo.

Ya puestos a ser inquisitivos, intenté encontrar qué clase de gramófono portátil es el que se ve, con aún menos éxito. Los que he visto alguna vez no tenían el porta-discos metálico, eran de cartón forrado o de madera, y supuse que eso sería algo característico pero en mi corta búsqueda virtual no me he topado con soluciones similares.

En fin, me conformaré con admirar a la chica. Pobre de mí.

.


Visto en huasotrolero.

.

¿Soy el único que al ver esta imagen encontrada en flickr lo primero que piensa es “Vértigo“? Qué ganas de encontrar un rato para volver a disfrutar de una película de Hitchcock