.

Veo en Nautilus un experimento de cimática convertido en un proyecto artístico:

Las imágenes anteriores son fotografías de «Resonantia» de Jeff Louviere y Vanessa Brown:

Cada fotografía se realizó creando una frecuencia en un espectrógrafo caserorepresentado cada una de las 12 notas musicales. Las imagenes se imprimieron en papel de kozo. Se construyeron soportes a mano para sujetar el dibond [panel de aluminio compuesto] que fue imprimado y cubierto con pan de oro. [Cada] imagen se reposó sobre el oro y se recubrió con resina. Una vez seca, [cada] pieza se lijó en húmedo para eliminar todos los reflejos, y se le aplicó a mano un segundo pase de resina y pulido a partes específicas.

No es la primera vez que veo representaciones cimáticas de notas, aunque el resultado y la presentación en este caso son bastante bonitas.

.

El otro día me pasaron este vídeo [01m01s] con la historia de cómo crearon la toma del agua vibrando en el vaso por las pisadas del T. rex en Parque Jurásico y resulta bastante curiosa.

Aparentemente, Spielberg estaba un día escuchando Earth, Wind & Fire en su coche a un volumen tal que el retrovisor vibraba. Así que llamó a su supervisor de efectos especiales, Michael Lantieri, y le dijo: “Eso es lo que necesitamos, tenemos que hacer eso. Necesitamos que el retrovisor se agite… y quiero hacer algo con el agua.” Hacer vibrar el retrovisor fue cosa fácil —poníendole un pequeño motor que vibrase— pero el agua era un asunto completamente distinto, algo muy difícil de conseguir.

Así que todo el mundo se puso a buscar la forma de lograrlo hasta que el propio Lantieri, una noche cacharreando con una guitarra y un vaso de agua, consiguió provocar las buscadas ondas concéntricas. Según la Wikipedia, a la mañana siguiente colocaron unas cuerdas de guitarra en el interior del coche y un operario en el suelo las punteó para conseguir el efecto deseado. Esto último está sacado, supuestamente, del artículo titulado “The 200 things that rocked our world” del ejemplar de febrero de 2006 de la revista Empire.

Así que, a efectos prácticos, construyeron un cimascopio o tonoscopio rudimentario para lograr una de las tomas icónicas de la película.

.

La imagen anterior es producto de un aparato que he visto denominado como cimascopio o tonoscopio. Este instrumento recoge el efecto de la transferencia de energía de una onda sonora a una superficie, en ese caso de agua de alta pureza. La tensión superficial del agua tiene alta flexibilidad y una rápida respuesta a las vibraciones impuestas, incluso en transitorios de pocos milisegundos. Por lo tanto el agua es capaz de trasladar muchas de las periodicidades sinusoidales de un sonido de muestra a estructuras sinusoidales físicas en su superficie.

Los límites actuales de la impronta de sonido en agua de este aparato se hayan en los armónicos más altos y se deben, principalmente, a que no hay energía suficiente en esta zona del espectro sonoro para causar la variación en la membrana de tensión superficial.

Los detalles del instrumento se pueden encontrar aquí mientras que el estudio de visualización de notas del piano forma parte de un artículo sobre su proyecto MusicMadeVisible.