.

Al final no he visto la serie de Jason Momoa de la que hablaba a principios de año. Como me pasa con la música, no puedo hacer lo mismo que hago que con los podcasts de reproducirlos al doble de velocidad para poder escuchar más. Bueno, técnicamente podría pero creo que la calidad del entretenimiento se vería mermada. Tendré que esperar a que me dejen un Time-Turner. (La traducción como giratiempo me parece adecuada, pero el término original me hace pensar en la foto que deje por aquí hace unos años, tanto por la paronomasia como por el concepto de desplazamiento temporal, y me hace gracia).

En fin, a lo que iba, que irse por las ramas tampoco ayuda con la falta de tiempo. En los últimos tiempos el señor Momoa ha tenido un par de encuentros bastante interesantes. El primero fue una visita a Les Claypool que dio para hacerse unas fotos pescando, recibiendo una lección del bajista, tocando juntos y usando el estudio. Eso sí que es aprovechar el tiempo.

Jason Momoa y Les Claypool. Fuente: Instagram, Instagram.

El segundo encuentro fue una entrevista que el actor aficionado a la música hizo a Slash con motivo de la presentación de seis guitarras Gibson:

Slash y Jason Momoa. Foto: Jim Donnelly. Fuente: Instagram, Instagram.

Yo sólo digo que se está montando un super-grupo podría reclutar a Wonder Woman y Flash de acompañamientos musical.

.
Uriah Heep - Easy Livin' Live at Shepperton 1974 []

.

Hablando de vinilos y nostalgia, llego vía Kotaku a la noticia que NIN ha puesto en pre-venta un LP con la banda sonora de Quake, previamente sólo disponible comercialmente en el disco original del juego de 1996. Lo que debía ser una gran noticia se empaña por el contenido de la nota que, aparentemente, acompañaba inicialmente al lanzamiento, escrita toda en mayúsculas:

Planeamos que esta reedición incluyera un libreto conteniendo ensayos de John Carmack y American McGee, de id Software. Una cierta distribuidora de videojuegos anónima hizo que fuera imposible incluir esto en el paquete así que, por favor, respetad sus deseos no pinchando aquí para no ver siquiera los ensayos, ni aquí para imprimir el libreto vosotros mismos.

Como señalan en Kotaku, aunque la nota despareció a las pocas horas el segundo enlace todavía funciona, y el contenido al que apuntaba el primero se puede encontrar en la Wayback Machine.

Diseño del vinilo de la banda sonora de Quake. Fuente: store.nin.com.

Creo que nunca he jugado al Quake con la banda sonora. El 486 DX2 a 66MHz que había en mi casa era un ordenador estupendo pero el juego requería un Pentium, así que tampoco habría podido jugar aunque me lo hubiera comprado. Tampoco sé si la versión demo/shareware, que era la única a la que tenía acceso, tenía la parte correspondiente de la banda sonora. Pude jugar en la universidad pero eran partidas de deathmatch y no recuerdo su música. Parece ser que conseguir que la versión de Steam funcione con la banda sonora original es factible, aunque tiene su truco.

La verdad, de tener tiempo, creo que me daría más nostalgia volver a jugar a Quake con Estep Bot en algunos de los mapas DM. Claro que sería más razonable retomar DOOM (2016), que todavía no he terminado y tiene una excelente banda sonora con una historia igualmente interesante, como cuenta Mick Gordon en su charla para la GDC de 2017.

.
BURNING WITCHES - "Holy Diver" []

.

Parece que se consolida la tendencia de la venta de música en los EE.UU. que veía señalada el año pasado. Aunque lo significativo es que el oligopolio de facto del streaming aumenta su dominio como canal de venta de música, la anécdota que señalan en CNN es la siguiente:

Esta año, las ventas de vinilos han sobrepasado a las de CDs en los Estados Unidos por primera vez desde los años 80.

Los discos de vinilo supusieron $232.1 millones en ventas de música en la primera mitad del año, en contraste con [las de] CDs, que sólo recaudaron $129.9 millones, de acuerdo con un informe de la Recording Industry Association of America.

Yo no consigo entrar esas cifras en dicho informe. De hecho, lo que he encontrado es esto:

Extracto de la quinta página del informe del primer semestre de 2020 de la RIAA.

La parte de la izquierda muestra el número de unidades vendidas. No sé cómo de significativa es la venta de casetes y otros formatos en el primer semestre de 2020 en los EE.UU., pero voy a asumir como despreciable el error de suponer que cualquier venta que no sea de vinilo es de CD. Bajo esta suposición, viendo las cifras anteriores, se vendieron 18.7 millones de unidades de CDs y 9.2 millones de unidades de vinilos. Es cierto que los vinilos suelen ser más caros que los CDs pero no he podido corroborar las cifras dadas en dólares.

La anécdota que sí me parece interesante, aunque no es nueva, es que las ventas de catálogo superan a las novedades, como se observa especialmente en la tabla de los cinco álbumes de rock más vendidos, sacada de la página 18 del mismo informe:

Artista Título Discos
+ TEA[1]
+ SEA[2] bajo demanda
Queen Greatest Hits (1) 448000
Elton John Diamonds 372000
Creedence Clearwater Revival Chronicle, Vol. 1 299000
Journey Greatest Hits 273000
Fleetwood Mac Rumours 265000

[1] TEA (álbumes equivalentes por pista, del inglés, track-equivalent albums): 10 pistas digitales = 1 álbum.

[2] SEA (álbumes equivalentes por stream, del inglés, stream-equivalent albums): 1250 reproducciones premium = 1 álbum; 3750 reproducciones con anuncios = 1 álbum.

No sólo estos discos son de grupos o artistas que empezaron su andadura antes de 1975, además los cuatro con más unidades vendidas son recopilatorios.

Claro que yo no soy quién para opinar de esto: el último disco que declaré que me gustaría adquirir es uno conmemorativo del 40.º aniversario de Iron Maiden.