.

Al final del apunte con el que empezaba la semana había una referencia a una entrada de hace unos años donde, a su vez, señalaba un artículo lleno de ocurrencias sobre las propiedades acústicas de aplicar φ en la construcción de espacios de grabación. Me parece una idea tan válida como cualquier otra, literalmente. Tiene el mismo valor que especular, por ejemplo, si disfrazarse de pirata para tocar el piano mejora su sonido. Para que tuvieran algo de sustancia deberían estar acompañadas de trabajos que las respaldaran, y pudieran ser replicados y evaluados de manera independiente. Lo malo es que dicho trabajo requiere (oh, sorpresa) trabajo.

Y es lo que no les quedó más remedio que hacer a Brian F.G. Katz y Antoine Weber del Institut Jean Le Rond d’Alembert de la Sorbona cuando se propusieron realizar un estudio de la acústica de Notre-Dame antes y después del fuego de 2019, como adelanta el título:

La catedral de Notre-Dame de Paris está entre los espacios de culto más conocidos del mundo. Su gran volumen, en combinación con una construcción de piedra relativamente desnuda y suelos de mármol, da lugar a tiempos de reverberación bastante largos. […] A pesar de la notoriedad de este espacio, hay pocos ejemplos de datos publicados sobre sus parámetros acústicos y estos datos no concuerdan. Las comparaciones entre [datos recogidos en 1987 y datos recogidos en 2015] muestran una ligera pero significativa disminución en tiempo de reverberación (8%) […] Se realizaron medidas en las obras, 1 año después del fuego. Comparando con los datos del 2015, el tiempo de reverberación decreció significativamente (20%).

Resumen de los tiempos medios de reverberación de los receptores, curva de decaimiento de ejemplo y análisis de volumen emparejado, (a) Tiempo de reverberación medio (T20) de micrófonos omnidireccionales con barras de error estándar. Los resultados de 20202 muestran los referentes a estimulos de barrido (S1) y disparos de fuentes de impulsos (S2, posiciones de grabación 1–5); (b) Ejemplo de decaimientos de RIC filtrada por bandas de octava, normalizado, truncado SNR optimizado, conjunto de datos de estímulos de barrido de 2020; (c) Distribuciones de análisis de decaimiento de doble-pendiente de banda de 500 Hz-octava mostrando timepos de reverberación Tempranos [Early] y Tardíos [Late], y el tiempo relativo (BPt) y el nivel (BPdB) del punto de inflexión identificado en las curvas de decaimiento de RIC. Los diagramas de caja mellados muestran la mediana, con intervalo de confianza de 95%, los percentiles 25.º y 75.º del rango de datos.

Un comentario en Hacker News , que es como llegué al artículo, dice que una de las fuentes de datos, referida [en el documento] como “un proyecto de realidad virtual”, implicó tomar medidas del edificio en gran detalle para Assassin’s Creed y, además, aporta como referencia una noticia de The Guardian sobre la contribución de 500000€ de Ubisoft Montréal para la restauración de la catedral. O me he perdido algo o este dato se lo ha sacado de la manga: en el estudio dicen que en 2015 se llevó a cabo una sesión de medidas para un proyecto de realidad virtual mientras que la noticia dice que el estudio reconstruyó el Paris del siglo XVIII en su juego de acción histórico de 2014 Assassin’s Creed Unity. No he probado ese juego, quizás porque dedico más tiempo a hablar de videojuegos que ha jugarlos, pero leyendo sobre el trabajo invertido en recrear el Paris de 1789 siento curiosidad.

.
Sadistic Mika Band in UK TV show “Old gley whistle test “1975 サディスティック ミカ バンド []

.

Recordaba una carta de Hellen Keller describiendo cómo había disfrutado una interpretación de la Sinfonía n.º 9 de Beethoven al leer unos extractos de una entrevista que Corinna da Fonseca-Wollheim hizo a Gabriela Lena Frank, compositora y pianista [que] nació con una pérdida de audición neurosensorial alta-moderada/casi-profunda, en el New York Times:

Desde que era una niña pequeña me ha fascinado cómo la sordera afectó a Beethoven. […] La progresión a lo largo de las sonatas —un documento musical de su pérdida auditiva en transición— no es ni por asomo perfectamente linear, pero es innegable. […] Creo que también es fascinante que, a medida que las manos de Beethoven se estiraban buscando notas más altas y bajas, pidiera pianos con notas adicionales, elongando el rango de frecuencias del teclado; pidió instrumentos físicamente más pesados que resonaran con más vibración.

Partiendo del axioma que la pérdida de la capacidad de oír influyó en la música de Beethoven, la compositora se pregunta si es una exageración decir que los compositores posteriores, en su gran mayoría oyentes, vieron su forma de entender la música conformada por dicha «estética sorda».

Estatua de Ludwig van Beethoven en Bonn, por Ernst Julius Hähnel. Fuente: Wikimedia.

Me parece una reflexión muy interesante y me gustaría pensar que se podría aplicar a otros campos relacionados con la música, aparte de la acústica. Por ejemplo, hablando de mecánica, habría que considerar en qué medida las composiciones de Django Reinhardt derivan de no poder utilizar los dedos anular y meñique de su mano izquierda, tras quemarse en un incendio. O, hablando de óptica, como la ceguera de Joaquín Rodrigo, al que mencioné en referencia a su uso del braille, le llevó a componer sin ayuda visual.

.
LIQUID TENSION EXPERIMENT - The Passage Of Time (OFFICIAL VIDEO) []

.

Cuando tocaba la guitarra con cierta regularidad prefería tocar sobre algún tema que practicar o tocar con una pista de acompañamiento. Creo que la razón fundamental es que eso disimulaba más mis fallos, tanto de técnica como de no saber exactamente cómo tocar muchas partes por haberlas aprendido «de oído» o de fuentes poco fiables. Además, resultaba mucho más fácil simplemente elegir algo que ya tuviera en MP3, como la discografía de Metallica, e intentar acompañar algun tema que ponerme a trabajar en mis evidentes debilidades.

Lo que no se explicaba por mis carencias era lo desafinada que sonaba mi guitarra cuando intentaba tocar distintos temas de Ride the Lightning o «One» de …And Justice for All, mientras que para Master of Puppets no había ningún problema. Por prueba y error, acabé por abrir los temas «desafinados» con Audacity para reducir su frecuencia entre un 1% y un 2%. Lo bueno de este cambio es que no afecta al tempo de los temas, así que se puede seguir tocándolos a la velocidad original.

Hay muchas explicaciones posibles para esta desviación en la afinación de los temas. Puede que las grabaciones que yo tenga no fueran buenas. Puede que todos los temas fueran acelerados, como supuestamente se hizo con «Runaway» de Del Shannon. Otra posibilidad, totalmente hipotética y que nunca me he molestado en comprobar que tuviera algún viso de verosimilitud, es que tuvieran los instrumentos afinados de forma distinta al convencional La 440. Esta posibilidad me vino a la cabeza al sugerirme YouTube un vídeo de 2016 sobre la historia del tono [12m00s].

Presentación del vídeo HISTORY OF PITCH: 440hz vs 432hz.

Entre otras cosas, habla de la preferencia de Verdi de afinar La a 432 Hz. Lo curioso es que cambiar el tono de las pistas que mencionaba de La4 440 Hz a La4 432 Hz supone bajar la frecuencia un 1.8%, aproximadamente, que cambia el tono de la pista lo suficiente como para poder acompañarlos con una guitarra afinada convencionalmente. Todo esto es pura casualidad y aproximaciones facilonas pero, al parecer, hay gente que se toma lo de la diferencia de frecuencias en la afinación demasiado en serio, con sus teorías bio-acústicas/conspiranoicas. Es una pena que la mera mención a la sucesión de Fibonacci me haga pensar en pseudo-ciencia, como con el uso del número áureo en la fabricación de instrumentos.