.

Hablando de vinilos y nostalgia, llego vía Kotaku a la noticia que NIN ha puesto en pre-venta un LP con la banda sonora de Quake, previamente sólo disponible comercialmente en el disco original del juego de 1996. Lo que debía ser una gran noticia se empaña por el contenido de la nota que, aparentemente, acompañaba inicialmente al lanzamiento, escrita toda en mayúsculas:

Planeamos que esta reedición incluyera un libreto conteniendo ensayos de John Carmack y American McGee, de id Software. Una cierta distribuidora de videojuegos anónima hizo que fuera imposible incluir esto en el paquete así que, por favor, respetad sus deseos no pinchando aquí para no ver siquiera los ensayos, ni aquí para imprimir el libreto vosotros mismos.

Como señalan en Kotaku, aunque la nota despareció a las pocas horas el segundo enlace todavía funciona, y el contenido al que apuntaba el primero se puede encontrar en la Wayback Machine.

Diseño del vinilo de la banda sonora de Quake. Fuente: store.nin.com.

Creo que nunca he jugado al Quake con la banda sonora. El 486 DX2 a 66MHz que había en mi casa era un ordenador estupendo pero el juego requería un Pentium, así que tampoco habría podido jugar aunque me lo hubiera comprado. Tampoco sé si la versión demo/shareware, que era la única a la que tenía acceso, tenía la parte correspondiente de la banda sonora. Pude jugar en la universidad pero eran partidas de deathmatch y no recuerdo su música. Parece ser que conseguir que la versión de Steam funcione con la banda sonora original es factible, aunque tiene su truco.

La verdad, de tener tiempo, creo que me daría más nostalgia volver a jugar a Quake con Estep Bot en algunos de los mapas DM. Claro que sería más razonable retomar DOOM (2016), que todavía no he terminado y tiene una excelente banda sonora con una historia igualmente interesante, como cuenta Mick Gordon en su charla para la GDC de 2017.

.
BURNING WITCHES - "Holy Diver" []

.

Parece que se consolida la tendencia de la venta de música en los EE.UU. que veía señalada el año pasado. Aunque lo significativo es que el oligopolio de facto del streaming aumenta su dominio como canal de venta de música, la anécdota que señalan en CNN es la siguiente:

Esta año, las ventas de vinilos han sobrepasado a las de CDs en los Estados Unidos por primera vez desde los años 80.

Los discos de vinilo supusieron $232.1 millones en ventas de música en la primera mitad del año, en contraste con [las de] CDs, que sólo recaudaron $129.9 millones, de acuerdo con un informe de la Recording Industry Association of America.

Yo no consigo entrar esas cifras en dicho informe. De hecho, lo que he encontrado es esto:

Extracto de la quinta página del informe del primer semestre de 2020 de la RIAA.

La parte de la izquierda muestra el número de unidades vendidas. No sé cómo de significativa es la venta de casetes y otros formatos en el primer semestre de 2020 en los EE.UU., pero voy a asumir como despreciable el error de suponer que cualquier venta que no sea de vinilo es de CD. Bajo esta suposición, viendo las cifras anteriores, se vendieron 18.7 millones de unidades de CDs y 9.2 millones de unidades de vinilos. Es cierto que los vinilos suelen ser más caros que los CDs pero no he podido corroborar las cifras dadas en dólares.

La anécdota que sí me parece interesante, aunque no es nueva, es que las ventas de catálogo superan a las novedades, como se observa especialmente en la tabla de los cinco álbumes de rock más vendidos, sacada de la página 18 del mismo informe:

Artista Título Discos
+ TEA[1]
+ SEA[2] bajo demanda
Queen Greatest Hits (1) 448000
Elton John Diamonds 372000
Creedence Clearwater Revival Chronicle, Vol. 1 299000
Journey Greatest Hits 273000
Fleetwood Mac Rumours 265000

[1] TEA (álbumes equivalentes por pista, del inglés, track-equivalent albums): 10 pistas digitales = 1 álbum.

[2] SEA (álbumes equivalentes por stream, del inglés, stream-equivalent albums): 1250 reproducciones premium = 1 álbum; 3750 reproducciones con anuncios = 1 álbum.

No sólo estos discos son de grupos o artistas que empezaron su andadura antes de 1975, además los cuatro con más unidades vendidas son recopilatorios.

Claro que yo no soy quién para opinar de esto: el último disco que declaré que me gustaría adquirir es uno conmemorativo del 40.º aniversario de Iron Maiden.

.
DARK TRANQUILLITY - Phantom Days (OFFICIAL VIDEO) []

.

A pesar de las pocas menciones a Cradle of Filth en este sitio hubo una época que los escuchaba prácticamente a diario, casi como Richmond. No es que ahora me gusten menos pero me gustan más cosas y no hay tiempo para todo. Con la música no puedo hacer lo mismo que con los podcasts y escucharla al doble de velocidad para que me de tiempo a oír más.

Con todo, procuro seguir la pista al grupo, su música y también las cosas que llevan su sello, como los tés que anunciaron hace unos meses o el motivo de esta entrada, las guitarras que veía hace unas horas en BraveWords y que Vorona fabrica por encargo:

Vorona Cradle Of Filth Vempire

Esta primera guitarra tiene un cuerpo de caoba guatemalteca con dos pastillas Seymour Duncan Blackout cableadas a mano con un kit Seymour Duncan Active y puente Floyd Rose alemán. El cuello también es de caoba guatemalteca, de múltiples piezas, unido al cuerpo estilo neck thru, con perfil fino en forma de «C» y acabado negro mate. El diapasón de ébano tiene un radio de 17″ (~432mm), 24 trastes de acero inoxidable en escala de 25.5″, y tiene una decoración que reza «Divinity and lust are forever forbidden to meet» y brilla en la oscuridad, al igual que el contorno del cuerpo. Las clavijas son de bloqueo de la marca Hipshot con el engranaje a la vista y los enganches para la correa son de Ernie Ball. El lote incluye un maletín rígido y se vende por $2500.

Vorona Cradle Of Filth Midian

La segunda guitarra, que en algunas de las fotos etiquetan como Devastator, tiene unas cuantas diferencias aparte de la más evidente de la forma. El cuerpo sigue siendo caoba pero sólo tiene una pastilla Seymour Duncan Blackout, aunque parece que se puede optar por una EMG, y el puente es un Gotoh GE103B Tune-o-matic. El cuello también es caoba, de tres piezas, manteniendo el perfil fino en forma de «C» y encajado en el cuerpo. La escala se mantiene en 25.5″ pero el acabado de la madera es brillante. El diapasón de ébano tiene el mismo radio de 17″ (~432mm), también cuenta con 24 trastes de acero inoxidable y está decorado con incrustaciones de punto de la Luna de Midian. Las clavijas vuelven a ser de bloqueo de la marca Hipshot y se vende en un lote con una funda por $2000.

Seguro que no tienen nada que ver pero, si pudiera justificar esa clase de gasto en guitarras, estaría más tentado de comprar un par Solar con acabado en madera, por preferencia personal.