.

Igual que me extrañaba no haber mencionado antes Firefly y/o Serenity, me parece curioso que hasta la fecha sólo haya hecho una mención a Alan Moore, hace algo más de doce años, y que fuera de forma tangencial. En algún momento podría haber aprovechado que el aspecto de John Constantine está basado en Sting, por ejemplo. Podría haber sido un comentario suelto al señalar la apariencia del cantante en Dune (), o haberlo señalado cuando estaba viendo la malograda serie Constantine, cuyo protagonista tiene un semblante más cercano al del personaje original que el de la película homónima de 2005.

Para no desaprovechar una oportunidad similar, hablando de la obra del mago de Northampton con películas y series de televisión derivadas, pasemos a una de mis novelas gráficas favoritas: Watchmen. Me gusta la estética de la versión cinematográfica de 2009 dirigida por Zack Snyder y tenía una cierta curiosidad temerosa por ver en qué resultaba la serie, creada por Damon Lindelof con banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross, emitida a finales del año pasado.

Llegados a este punto, no voy a poner un aviso de spoilers por dos razones: lo único que puedo hacer es aconsejar encarecidamente leer Watchmen y sólo voy a hablar de cosas que no llegaron a pasar. En particular, de la película que Terry Gilliam intentó hacer a finales de los 80 basándose en la serie de cómics. Hay muchas fuentes donde se habla de las anécdotas de este proyecto fallido pero un recopilatorio de CBR señala diez, de las que yo me quedo con una: se rumorea que Robin Williams, que trabajó con Gilliam en Las aventuras del barón Munchausen () y El rey pescador (), estaba involucrado en el proyecto. Aunque parece que no hay ninguna fuente fiable, se especula que podría haber interpretado a Rorschach.

Esta anécdota no confirmada tiene una vuelta de tuerca más, gracias a lo revelado por el propio Alan Moore en una entrevista para BBC Radio 6 (vía Bleeding Cool) emitida el 4 de octubre de 2019:

Oí que se suponía que Terry Gilliam estaba haciendo Watchmen en los ochenta. Recuerdo que me dijo que había tenía una serie de llamadas de David Bowie pidiéndole hacer de Rorschach. He ahí un mundo alternativo que sólo podemos imaginar.

Diseño de cubierta de Watchmen.

Después de escribir todo esto, me he dado cuenta que también hubiera podido rescatar el tema de la obra de Moore a partir del apunte relacionado con V for Vendetta que puse hace unos años, en el que hablaba de su banda sonora. Al final, siempre estoy hablando de lo mismo.

.

Me gustan mucho las remezclas, aunque soy algo inconsistente en la forma de etiquetarlas y a veces uso el anglicismo mashup. Cosas como los vídeos de The Hood Internet que apunté la semana pasada me fascinan, hasta el punto que no le prestara mucha atención a que una canción publicada en 1984 —en un disco que se llama, para más inri, 1984— salga en la mezcla de 1983. Para ser justos e igual de quisquillosos, la canción fue grabada en 1983.

Hoy me encuentro con Cultural Mashups – Ephemera Set to Music de Todd Alcott Graphics, una colección de diseños que mezclan canciones con anuncios estilo años 50, o portadas de novelas pulp, o carteles de películas antiguas, o portadas de cómics…

Es de agradecer que el creador de estas mezclas, que vende en Etsy, mencione las fuentes de inspiración de sus diseños. Por ejemplo, el diseño inspirado por «Constact Craving» de K. D. Lang va acompañado de una descripción donde dice que re-imagina la canción clásica de 1992 […] como el poster de una película de terror europea de los 60, concretamente Black Sunday, el clásico de Mario Brava del cine de terror giallo. Esto es exactamente lo que echaba en falta en las remezclas de Butcher Billy, donde esta misma referencia había sido usada casi sin alteración y ni siquiera se mencionaba la fuente.

.

El vídeo de ayer me ha recordado a un par de cosas más que vi cuando buscaba mejores imágenes de Sleia. En particular, la pintura sobre el ojo de la cantante me hizo pensar, casi inevitablemente, en Bowie y de ahí salté a un par de diseños basados en la misma idea:

Además, en la misma página que se puede comprar la camiseta de Sleia también está disponible otra con este diseño:

Camiseta de los Misfetts.

.

Hace años mencionaba un proyecto que contaba momentos de la historia de la música con GIFs animados. A veces, cuando veo algo de pixel art, recuerdo el tiempo pasado delante del monitor de fósforo verde del Amstrad CPC 464 del colegio —había un puesto con monitor RGB, así que no solía estar disponible— transponiendo las cuadrículas de 8×8 dibujadas en mi cuaderno a instrucciones SYMBOL y utilizando los caracteres alterados para componer gráficos y dibujos. Si alguien tiene curiosidad, puede usar un emulador de CPC para probar esta clase de programación.

Creo que ya entonces me daba cuenta que no es lo mismo poder hacer algo que saber hacer algo. Yo tenía las herramientas y los conocimientos para hacer gráficos de 8 bits, otra cosa es que supiera sacar algo de ello. Por eso admiro a los que por dedicación y/o talento son capaces hacer algo de cierta calidad.

Todo esto viene a cuento de la cuenta 8bitbands en twitter, de donde sale la siguiente cuadrícula:

@8bitbands: Can you name any of these musicians?

Si fuera un cartón de bingo reconozco que no hubiera sabido cantar una línea pero, para los que quieran intentarlo, he recopilado quién o quiénes están retratado en cada casilla:

1 2 3 4 5 6 7
A James Brown Billie Joe Armstrong Jimi Hendrix Morrisey Dave Mustaine Sia Jimmy Page
B Freddie Mercury Deadmau5 Joe Perry Paul McCartney Cliff Williams Slash Prince
C Jamiroquai Michael Jackson Malcolm Young Tom Petty Brian Johnson Carlos Santana Paul Stanley
D David Bowie Kurt Cobain George Harrison Axl Rose John Lennon & Yoko Ono Vince Neil Peter Criss
E Angus Young Robert Plant Elvis Presley Daft Punk Israel «Iz» Kamakawiwo’ole Brian May Jim Morrison
F Sting Simon & Garfunkel Ace Frehley Bruce Springsteen Mike Dirnt Sid Vicious John Lennon
G Duff McKagan Johnny Ramone Keith Richards Stevie Ray Vaughan Jack White Gene Simmons Billy Gibbons

.

Una de las cosas que he podido ver con calma en las semanas pasadas ha sido la charla sobre la creación de la banda sonora de DOOM en GDC 2017 que Mick Gordon dio el 1 de marzo pasado:

Una mirada detallada al proceso de composición, las técnicas de producción y las filosofías creativas tras la infernal banda sonora para la cuarta entrega de la franquicia seminal de los FPS, «DOOM».

El compositor Mick Gordon («Killer Instinct», «Wolfenstein: The New Order», «Need for Speed») [habló] sobre cómo crear una banda sonora para un FPS moderno de alta intensidad que ocupe un lugar descaradamente central, atraiga a los fans y se mantenga fiel a la franquicia.

Cubriendo [temas como] diseño sonoro musical, técnicas de síntesis, aproximación a la composición, música interactiva, mezcla, trabajo remoto y generación de ideas, Mick [charló] sobre los detalles tras la creación de una banda sonora agresiva que engancha al jugador al tiempo que apoya el juego.

La charla se puede ver desde hace unos días también en YouTube con el título DOOM: Behind the Music [01h00m56s] y resulta interesante y entretenida, incluso para un profano en la materia como yo. Gran parte del mérito es el entusiasmo de Gordon al hablar del tema, pero también la abundancia de detalles curiosos para la relativa corta duración de la presentación.

Para empezar está la cadena de efectos que montó para crear los sonidos a partir de señales sinusoidales, cuyo esquema se puede ver en el vídeo anterior:

Esquema de la cadena de efectos montada por Mick Gordon para crear los sonidos de DOOM.

Una de las razones para montar este monstruo fue la instrucción de id Software de no usar guitarras. Otra fue buscar una forma distinta de producir sonidos, empeño que le llevó a rememorar lo que le gustaba de Doom 3. El juego contaba con una pista producida por Chris Vrenna, uno de los miembros originales de Nine Inch Nails. Esto le hizo recordar que NIN salieron de gira con David Bowie, lo que a su vez le condujo a recapitular una anécdota sobre la grabación de «Heroes» y el ingenio del ingeniero Tony Visconti. Resulta curioso, al menos para mí, cómo esto inspiró el diseño del sistema esbozado por el esquema anterior.

También me resulta curioso conocer cómo consiguió saltar la «prohibición» del uso de guitarras experimentando con MORPH de Zynaptiq (previamente diseñado por la liquidada Prosoniq), algo que cuenta en el último tercio de su presentación. El software mezcla sonidos de una manera similar a la técnica de transferencia de estilos aunque aparentemente no se utiliza este método, si se hace caso a la respuesta de Zynaptiq al comentario de Alex J. Champandard en twitter. Sea como sea, Gordon lo utilizó para mezclar el sonido de una guitarra de nueve cuerdas con el de la motosierra del juego.

El instrumento en cuestión era una Schecter Damien Platinum-9 que acabó dando a un amigo suyo en un grupo «heavy». No sé es si este amigo suyo podría ser Matt Halpern de Periphery, con quien contó para tocar partes de la banda sonora del juego en directo para la edición de 2016 de The Game Awards [04m21s] acompañados de Sascha Dikiciyan (Sonic Mayhem). Lo que sí sé es que en dicha actuación llevaba una Mayones Regius 8 negra que también utilizó en el proceso creativo junto a una Ernie Ball Music Man JP7, por lo que dice él mismo en esta entrevista para Origin Effects.

Las guitarras se pueden ver en acción en el mini-documental de dos vídeos también titulado DOOM: Behind the Music [07m35s] que ponía el año pasado por aquí, hablando del mensaje oculto en la banda sonora de DOOM. Ese es otro tema que también toca en su presentación, señalando que hay otro mensaje oculto en la banda sonora del que nadie se hizo eco. Los que quieran saber de qué se trata pueden saltar directamente al minuto 43 del vídeo.

Por último, por si alguien no ha tenido oportunidad de disfrutar el resultado final de todo lo que cuenta en la charla, se puede escuchar la banda sonora completa de DOOM en YouTube [02h08m13s].