.

Algo he oído de que habían citado a Sean Connery para declarar como imputado junto a su mujer por un tema de corrupción urbanística. Aparentemente, en un alarde de originalidad, alguien – ¿quién? – lo ha llamado «caso Goldfinger». Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, por aquí dejo esta portada vista en LPCover Lover, que me parece mucho más interesante: