.

Desde que dije que era raro que hablase tan poco de bajos mi costumbre no ha cambiado mucho. Es posible que sea la primera vez, desde entonces, que menciono otro bajo con la firma de un músico. Mi percepción es que normalmente se anuncian más modelos de guitarras que de bajos pero podría ser una impresión totalmente sesgada y, en cualquier caso, seguro que no es tan desproporcionado como mis intereses reflejan.

Sea como sea, un anuncio reciente en BraveWords superó mis orejeras cognitivas así que hoy apunto otro bajo:

Yamaha Attitude Billy Sheehan 30th Anniversary

Como dicen en este vídeo [], sólo habrá treinta unidades de este bajo conmemorativo del trigésimo aniversario de la producción de la primera iteración del diseño para el artista.

Tiene un cuerpo de tres piezas de aliso con junta estriada, acabado brillante de poliuretano y golpeador de tortuga, equipado con una pastilla DiMarzio Will Power en la posición central y una DiMarzio Woofer diseñada por Yamaha con cubierta a medida en la del cuello, con la posibilidad de que cada una use una salida independiente. Las perillas controlan el volumen de la Woofer, el volumen de la Will Power con un conmutador estéreo/mono mediante push/pull, y el tono de la Woofer con un conmutador de corte alto. El puente es de latón sólido.

El cuello de arce está unido al cuerpo con pernos de inglete, tiene unos anchos de 44.5mm y 57.6mm a las alturas de la cejuela y el décimo segundo traste, respectivamente, y un grosor que pasa de los 20mm en el primer traste a los 24mm en del décimo segundo, y lleva un acabado satinado también de poliuretano pero con tinte amarillo. El diapasón también es de arce, tiene un radio de 10″ (250mm) y veintiún trastes, de los cuales los dieciséis primeros son jumbo y a partir del diecisiete son medianos con hendiduras conforme a a la especificación del artista. La cejuela es de poliacetal y las clavijas son unas Gotoh GB2 con una Hipshot D-Tuner para la cuarta cuerda.

Este instrumento tiene una escala de 34″ (863.6 mm) y lleva cuerdas D’Addario EXL170 / 0.045-0.100 de fábrica, espaciadas a 19mm. Además, es sometido a procesos de A.R.E., que «utiliza temperatura, humedad y presión para replicar los efectos del tiempo en las maderas tonales», e I.R.A., que «libera la tensión entre componentes como el cuerpo, el cuello, el diapasón, la cejuela y el puente». Se vende en un maletín rígido, con un certificado numerado de autenticidad y un segundo golpeador, ambas cosas firmadas por el artista, por $7000.

No sé tanto de instrumentos como para argumentar si lo puede valer o no, pero entiendo que estos instrumentos conmemorativos limitados son más bien piezas de coleccionista, como puede ser la Ibanez PGM333 de su compañero en Mr. Big, así que tampoco me escandalizo por el precio.

.

A pesar de las pocas menciones a Cradle of Filth en este sitio hubo una época que los escuchaba prácticamente a diario, casi como Richmond. No es que ahora me gusten menos pero me gustan más cosas y no hay tiempo para todo. Con la música no puedo hacer lo mismo que con los podcasts y escucharla al doble de velocidad para que me de tiempo a oír más.

Con todo, procuro seguir la pista al grupo, su música y también las cosas que llevan su sello, como los tés que anunciaron hace unos meses o el motivo de esta entrada, las guitarras que veía hace unas horas en BraveWords y que Vorona fabrica por encargo:

Vorona Cradle Of Filth Vempire

Esta primera guitarra tiene un cuerpo de caoba guatemalteca con dos pastillas Seymour Duncan Blackout cableadas a mano con un kit Seymour Duncan Active y puente Floyd Rose alemán. El cuello también es de caoba guatemalteca, de múltiples piezas, unido al cuerpo estilo neck thru, con perfil fino en forma de «C» y acabado negro mate. El diapasón de ébano tiene un radio de 17″ (~432mm), 24 trastes de acero inoxidable en escala de 25.5″, y tiene una decoración que reza «Divinity and lust are forever forbidden to meet» y brilla en la oscuridad, al igual que el contorno del cuerpo. Las clavijas son de bloqueo de la marca Hipshot con el engranaje a la vista y los enganches para la correa son de Ernie Ball. El lote incluye un maletín rígido y se vende por $2500.

Vorona Cradle Of Filth Midian

La segunda guitarra, que en algunas de las fotos etiquetan como Devastator, tiene unas cuantas diferencias aparte de la más evidente de la forma. El cuerpo sigue siendo caoba pero sólo tiene una pastilla Seymour Duncan Blackout, aunque parece que se puede optar por una EMG, y el puente es un Gotoh GE103B Tune-o-matic. El cuello también es caoba, de tres piezas, manteniendo el perfil fino en forma de «C» y encajado en el cuerpo. La escala se mantiene en 25.5″ pero el acabado de la madera es brillante. El diapasón de ébano tiene el mismo radio de 17″ (~432mm), también cuenta con 24 trastes de acero inoxidable y está decorado con incrustaciones de punto de la Luna de Midian. Las clavijas vuelven a ser de bloqueo de la marca Hipshot y se vende en un lote con una funda por $2000.

Seguro que no tienen nada que ver pero, si pudiera justificar esa clase de gasto en guitarras, estaría más tentado de comprar un par Solar con acabado en madera, por preferencia personal.

.

Los últimos meses he estado disfrutando de las versiones de temas de películas de los ochenta, como la que puse aquí ayer, que han estado publicando en el canal de At The Movies. Tanto viaje musical en el tiempo a esa época me ha hecho recordar algo que vi hace una temporada y creía haber dejado apuntado, pero que me ha costado volver a localizar:

Bajo «Máquina del Tiempo». Autor/Fuente: Doner Designs.

De hecho, lo que recordaba era haber visto un vídeo de Billy Sheehan probando este bajo «Máquina del Tiempo» de Doner Designs [] y haber buscado de dónde había salido para añadirlo a los pocos contenidos que tengo etiquetados con «regreso al futuro», pero no lo hice en el momento y hasta la fecha.

.

Durante muchos años la única música que podía escuchar por el ordenador salía de su único altavoz integrado, componente del que la gente con talento sabía sacar partido. Con el paso de los años las tarjetas de sonido se fueron haciendo más baratas y no era tan raro ver sistemas con la mítica Sound Blaster, de la que me he acordado al ver la que señalaban en kotaku hace unos meses:

Sound Blaster Pro 2 diseñada por Bhaal_Spawn. Fuente: LEGO IDEAS

Casi da pena que sólo sea un elemento decorativo. Lo mismo me pasa muchas veces cuando veo guitarras hechas con LEGO, que parecen tan poco prácticas que dudo que sean funcionales. Sin embargo, la guitarra que Mike Clifford fabricó con piezas de LEGO y resina epoxi [] parece un instrumento en condiciones, aunque para llegar a ese punto tuvo que pasar por un laborioso proceso:

La parte más complicada de esta construcción de guitarra fue crear la pieza a partir de la cual se tallaría el cuerpo de guitarra con los LEGOs y epoxi. Puse el patrón de LEGO en una placa trasera, y puse los LEGOs bocabajo en una capa parcialmente curada de epoxi, y entonces eché más epoxi para cubrir a medias los LEGOs. Después de que esta epoxi se curase, pude quitar la placa trasera que estaba sujetando juntos los LEGOs, [y] echar más resina epoxi sobre ellos para cubrir las traseras de los LEGOs. Mientras la epoxi todavía estaba fluida, añadí una segunda capa de LEGOs y finalmente volví a rellenar la forma completa con resina. Tras obtener la pieza para el cuerpo, podía simplemente utilizar los procesos habituales de carpintería para la construcción de guitarras, para darle forma a la guitarra a partir de [dicha pieza].

También añadí algunos detalles [relacionados con] LEGO, con la cubierta del alma hecha a partir de una placa base de LEGO y reemplazando las perillas en las clavijas con LEGOs.

El resultado es bastante aparente:

Mike Clifford mostrando la LEGOcaster que construyó. Fuente: YouTube [].

Me topé con ella volviendo a ver el vídeo sobre el diapasón microtonal hecho con LEGO, en el que aparece mencionada.

.

Si con el instrumento del otro día se podía agarrar uno un colocón, con este parece más probable pillar el tétanos:

Guitarra hecha con clavos. Fuente: YouTube [].

El constructor que ha pergeñado este instrumento, Tim Sway, también ha debido pensarlo porque, aparte de describirla como una «guitarra hecha con clavos», le ha puesto el nombre de Tetanuscaster. Si ya me parecían peligrosos los clavos de la guitarra de Hetfield de madera del garaje Ulrich, no sé ni cómo describir la sensación que me produce ver una guitarra así.