.

Aunque las menciones a Megadeth más recientes no tienen mucho que ver con su música sí que he leído que ya hay algo de material para su próximo disco, así que me mantengo atento a las noticias del grupo. Mientras espero, como tantos otros, al momento que puedan sacar un nuevo álbum me entretengo con las novedades que anuncian en su veo, como unos artículos que llega «justo a tiempo para Halloween»:

La máscara, que ya está agotada, costaba $69.99 y es posible que hubiera supuesto una mejora respecto a mi aspecto habitual. El mono de piloto cuesta lo mismo y la camiseta se vende por $25, con alguna talla no disponible. Estos precios no incluyen los gastos de envío.

.

Sin que sirva de precedente, voy a poner algo pertinente a la época y relativamente novedoso, en lugar de noticias con un par de semanas de retraso. Leía en Bravewords.com hace unos días que, por primera vez, estaría disponible el especial de Halloween 1973 de Frank Zappa:

A lo largo de los 70 y los 80, el iconoclasta compositor Frank Zappa hizo una serie de impresionantes, ahora legendarios, espectáculos alrededor de Halloween cada año para celebrar su festividad favorita. Antes de asentarse en Nueva York en 1974 como sede de sus celebraciones anuales en disfraz, que continuarían hasta que retiró la tradición en 1984, Zappa, encabezando una emocionante nueva banda, dio dos excitantes conciertos de Halloween seguidos el año anterior en el Auditorium Theater de Chicago. Mientras que muchos de los espectáculos en NYC no se pudieron grabar, debido a que las exorbitantes tarifas que cobraba el sindicato de músicos hacían que fuese prácticamente imposible que Zappa se pudiera permitir grabar el evento, no había tales restricciones en el espectáculo de Chicago — fiel a la forma de ser de Zappa, por supuesto, fue grabado.

Aquí tengo que hacer un inciso.

No sé cuáles serían las tarifas que el sindicato de músicos de Nueva York cobraba, por lo que no puedo decir si eran exorbitantes o no; y no sé cómo se gestionaban, con lo que tampoco sé si eran justas. Lo que sí sé es que disponer de músicos para grabar música no es ni una necesidad ni un derecho, mientras que cobrar por el trabajo de los músicos sí que lo es.

El mes pasado hacía mención a un artículo de Kate Wagner sobre la crueldad del mundo de la música clásica, que comienza contando lo que supone la inactividad forzada para los miembros del sindicato de la Orquesta Sinfónica de Baltimore, por no aceptar una reducción salarial del veinte porciento. Esta clase de sindicatos no son representantes de los músicos, son los propios músicos.

Hasta aquí el inciso. Ahora, vuelvo a señalar lo que dicen en el párrafo citado: pudieron grabar el concierto de Chicago porque no tenían que pagarles tanto como al sindicato (es decir, a los músicos) de Nueva York. Corríjanme si me equivoco.

Gracias a esto, el fideicomiso de Zappa ha podido ahora poner a la venta una caja con la grabación de los conciertos de Zappa de Halloween de 1973 más unos ensayos previos, un libreto de 40 páginas, una careta y unos guantes de FRANKenZAPPA:

Caja con careta y contenidos del Halloween ’73 Box Set de Frank Zappa.

Por cierto, en la página del producto tienen un enlace para los clientes de California con información sobre algo llamado proposition 65. Como soy una persona curiosa, lo he pinchado y me ha salido un aviso diciendo que este producto contiene un [compuesto] químico sabido por el estado de California que causa de cáncer, defectos congénitos u otros daños reporductivos. Cuesta $99,98, gastos de envío no incluidos.

Hace un par de años hicieron algo similar con el concierto de Halloween de 1977, en esa ocasión poniendo a la venta una caja con la grabación de los seis conciertos en formato WAV de 24 bits y un libreto digital de 28 páginas dentro de un USB con forma de golosina, además de una careta y un disfraz de Zappa, con el mismo aviso de la proposition 65, que todavía se puede comprar también por $99,98 más gastos de envío:

Caja con careta, disfraz y contenidos del Halloween ’77 Box Set de Frank Zappa.

.
Nadia Kontogiannis como Weird AlVira en «The Halloween Special» de Two Minutes to Late Night [26m54s]

.
Helloween - Halloween []

.

La decoración de la guitarra Prudencio Saez anterior es obra de la madrileña Maya Pixelskaya, basada por supuesto en el trabajo del mítico Drew Struzan para la fantástica película «La Cosa», de John Carpenter. Recuerdo haber hecho una pequeña nota cuando lo vi en Guitar-Muse.com hace unos años pero no me he acordado hasta toparme, de casualidad, con un recopilatorio de la misma artista en Behance.

Así que, aprovechando este hecho fortuito, dejo por aquí también los enlaces a las otras guitarras señaladas en Guitar-Muse.com en su serie dedicada a Halloween: parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5 y parte 6. Algunas de estas guitarras ya las había visto e incluso señalado por aquí, como la de Hellraiser o la de Elvira.