.

Hace poco más de un mes veía el piano de LEGO y ahora encuentro en Metal Injection con el siguiente kit:

Fender Stratocaster diseñada por TOMOELL. Fuente: LEGO IDEAS.

Aunque la ficha de su entrada para el concurso Music to our ears! dice que no pasó a la siguiente fase, en Brick Fanatics aseguraban a finales de septiembre que el anuncio de su fabricación y venta es oficial.

Aunque me parece un buen diseño me llama mucho más la atención otro proyecto hecho con LEGO que encontraba en esta ocasión en Tom’s Hardware:

Gramola creada por Dennis Mellican que utiliza minifiguras de LEGO para controlar Spotify a través de una Raspberry Pi.
Fuente: YouTube [].

Hay un soporte de Lego Dimensions conectado a un Raspberry Pi. Cuando se pone una minifigura sobre el soporte, la RasPi comprueba de qué figura se trata y cambia la música a la pista correspondiente a la minifigura. […] Las minifiguras se detectan usando etiquetas NFC, así que en su lugar se puede utilizar cualquier cosa con una etiqueta NFC. Esto incluye Amiibos, Skylanders e incluso figuras de Disney Infinity.

El autor describe en Medium el desarrollo del proyecto y da instrucciones para quien quiera replicarlo. La verdad, si tuviera tiempo para hacer algo antes querría probar a procesador de efectos para guitarra con Guitarix sobre una RasPi. Claro que sin una interfaz de audio es complicado plantearse siquiera abordarlo, pero como idea es atractiva.

.

Mientras sigue creciendo la lista de cosas a las que me gustaría dedicarle tiempo otras personas más sabias que yo han asimilado la cita de un tal Allen Saunders, «la vida es lo que nos ocurre mientras estamos haciendo otros planes», y se dedican a aprovechar su tiempo creando… un walkman que reproduce disquetes de 3½″. Al menos, eso es lo que ha hecho Terence Eden, describiendo el proceso en su blog, al que llegué vía Hacker News:

Floppy Disk Walkman de Terence Eden.

Imprimir la portada con una impresora térmica Bluetooth es un buen detalle aunque tampoco habría estado mal optar por algo un poco más 8-bit.

.

La última vez que hablé de la Raspberry Pi fue al mencionar la Guitar Boy y creo que no he visto más de esta clase de proyectos porque no estoy demasiado atento. A pesar de mi despiste con la temática en cuestión, ayer no se me escapó una nota en Hacker News sobre Thingamagig, un simulador de amplificador, altavoz y efectos para guitarra habilitado con Alexa*. El asterisco viene en el texto original para indicar los dispositivos con el que es compatible; yo lo mantengo para señalar que no tendría en casa un aparato cuya función principal fuera estar escuchando todo lo que se dice. A pesar de eso, es curioso verlo en funcionamiento []

Prototipo de Thingamagig en funcionamiento. Fotografía: Cyrus Adkisson

Además, no deja de ser un proyecto interesante que ha sabido aprovechar recursos de código abierto como Guitarix para conseguir un resultado, a mi parecer, más que aceptable para uso doméstico. Aparentemente va a lanzar una campaña en Kickstarter, por si alguien tuviera interés.

No se sabe el precio pero me atrevería a especular que será una solución relativamente económica, sobre todo para los que no tenemos un nivel para aprovechar soluciones profesionales como las de Fractal o Line6. Aunque entiendo el encanto de, por ejemplo, una Helix en combinación con una Shuriken para los aficionados con el dinero suficiente.

.

Recuerdo que hace años dejé por aquí una mención a una NES Paul. Ahora llego a través de DudeIWantThat.com a la Guitar Boy, creación de uno de los administradores de los foros de BitFixGaming.

Se trata de una guitarra con un cuerpo reminiscente de una Game Boy, hecho a mano, que alberga una Raspberry Pi B+ corriendo RetroPie v2.3 y conectada a una pantalla LCD de 5″ y a botones de madera a medida. Los botones A y B funcionan también como controles de volumen y el cuerpo está protegido por una carcasa de polimetilmetacrilato. El proyecto le llevó unos tres meses y fue dejando constancia de su progreso en los foros que administra.

El resultado final es este:

Para los que quieran saber cómo suena este invento, hay un vídeo demostrativo del instrumento [05m28s].

.

Veo el otro día en Hacker News una reseña de un proyecto denominado Pianette / “Sound Fighter”, cuya descripción abreviada es:

Transformamos dos pianos de pared en controladores para una Playstation 2 utilizando piezos adaptados, Raspberry Pi B+ y varias Arduino Uno, y creando un firmware específico en Python 3 para asociar un estilo clásico de tocar el piano a acciones de Street Fighter Alpha 3, incluyendo combos y cosas por el estilo.

Este resumen no hace justicia al trabajo que han realizado. También es cierto que se pueden tener opiniones bastante dispares sobre el resultado pero no deja de ser un proyecto interesante. Además, me recuerda un tanto a un diseño de camiseta que vi hace unos años.

También trae a la memoria el Tekken Piano [03m28s] visto en Geekologie hace algo más de un año, aunque este era un proyecto menos elaborado:

El piano envía una señal MIDI que es transferida a una Arduino. Según la señal, la Arduino dispara transistres que, a su vez, disparan las entradas en un PCB Paewang (el circuito impreso de un joystick). El Paewang está conectado a una Xbox360 (también lo puedes usar en una PS3).

Como precisaban en su momento en N2G, el juego es Tekken Tag Tournament 2 y el circuito salió de un Datel/Joytron Paewang Revolution.

Pero no son casos únicos.

Ambos proyectos tienen características en común con otro visto en Gamasutra a finales de 2013 denominado Doom Piano [01m33s]. Estuvo expuesto en la Eurogamer Expo 2013 y se presentó en el Virgin Media Game Space de Londres, siendo uno de sus organizadores co-autor del experimento. Según un mensaje en su cuenta de twitter el juego está “controlado por un piano, tres I-PAC y un montón de cableado.