.

Siguiendo con Hendrix, no sabía que la autoría de “Hey Joe tuviese un origen tan poco claro.

En el primer capítulo de “Seven Ages of Rock cuentan como Chas Chandler, ex-bajista de The Animals, estaba buscando un artista que hiciese una versión de la canción folk de Tim Rose, ‘Hey Joe. Hay una entrevista de 1997 con el señor Rose [06m26s] en la que asegura que el núcleo de la canción se base en una melodía apalache que oyó en Florida cuando era pequeño — terminando esta frase con lo que parece un guiño. La historia que cuenta después diverge ligeramente de lo que el propio Chandler cuenta en el documental citado anteriormente pero ambos relatos no son incompatibles.

Volviendo al hilo principal de esta entrada, la historia no acaba (o empieza, ya que hablamos del origen de la canción) ahí. Para empezar, aparentemente no hay pruebas adicionales sobre el origen apalache de la melodía. Lo que sí se sabe, hasta que se demuestre lo contrario, es que la primera grabación comercial es la de 1965 de The Leaves, un grupo que desconocía por completo.

Pero la historia tampoco acaba/empieza ahí. Existe un registro en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos con la partitura parcial y letra de la canción fechada el 12 de enero de 1962 a nombre de William Roberts, un cantante folk de los años 60. Aparentemente solía tocarla en directo pero no llegó a grabarla en disco.

Pero la historia tampoco acaba/empieza ahí. Existe la reclamación de Niela Miller quien, en la segunda mitad de los años 50, era la pareja de Billy Roberts. Cuentan en The Fretboard Journal que existe una demo grabada en acetato de 1962 de su canción Baby, Please Don’t Go To Town [02m48s]. Aunque la letra no es la misma el parecido de la melodía es bastante evidente, y la señora Miller afirma que Roberts aprendió la melodía de ella y cambió la letra, poniendo la canción resultando a su nombre.


Fotografía de Niela Miller vista en Numero Group.

Hablando de la melodía, la progresión de los acordes sigue un círculo de cuartas, que es un círculo de quintas invertido. Y esto es lo único en claro que he sacado de toda esta historia.

0 comentarios.

Añadir un comentario